El trabajo es bendición

Muchas veces nos quejamos por el exceso de trabajo, pero el trabajo es una bendición por muchas razones.

El trabajo nos aleja de los vicios, nos hace personas productivas, nos hace servidores de los demás y un trabajo bien realizado nos permite surgir económicamente poco a poco que también es importante para el diario vivir.

Por eso tenemos que bendecir el trabajo que tengamos, porque en este tiempo es escazo, cuesta conseguirlo y muchas veces no es ni el mejor, ni el mejor pagado, ni el más satisfactorio pero solo el hecho de tener ya es un milagro.

A mis lectores les ruego que me pongan en oración pues no tengo trabajo y de verdad lo necesito.
Bendiciones a todos!

Nota destacada de la semana anterior

Papa Francisco: "Ante tus pecados, ¿te dejas ‘misericordiar’ por el Señor?"