Bendecir a mi padre y mi madre

Señor, que tu misericordia sea infinita con mis padres,
que tu mano sea bondadosa con ellos,
y que tu corazón puro y limpio perdone mis faltas hacia ellos.

Que no pueda verlos nunca con ojos tristes o enojados,
que todas las mañanas te de gracias por tenerlos,
en el cielo o en la tierra.

Que no me de pena abrazar y besar a mi padre y mi madre,
que sus preguntas y sugerencias siempre lleguen a mis oidos,
que aprenda tanto de su palabra como su obra.

Que cuando los vea cada día,
jóvenes o viejos, sanos o enfermos,
pueda ver en sus ojos el amor
y verlos con toda la ternura que me sea posible.

Haz, Señor, que durante toda mi vida
pueda yo honrar a mi padre y mi madre.

Amén

Nota destacada de la semana anterior

3 pedidos del Papa Francisco por los 100 años de las apariciones de la Virgen de Fátima