Trabajar con honestidad y valores

El éxito de toda empresa y de toda labor, es que las cosas que se hagan como parte de su trabajo diario estén basadas en la honestidad, la ética y todos los buenos valores cristianos y sociales.

Nosotros como trabajadores, empleados o jefes, tenemos la responsabilidad de realizae nuestros deberes siempre con la mirada puesta en los valores, eso nos va a evitar problemas y vamos a poder mantener siempre nuestra frente en alto cuando hayan pruebas y dificultades, pues nuestra consciencia estará limpia.

De la misma manera la empresa o la institución, como un todo, tiene la obligación legal y moral de que en su accionar cotidiano y en sus reglamentos se contemplen todos los deberes a cumplir. Es decir, para una empresaes se puede considerar honestidad pagar los debidos impuestos, cumplir con las garantías sociales, pagar salarios justos y a tiempo.

Todas estas ideas van a hacer que el ambiente laboral sea más agradable y accesible, que los empleados permanezcan motivados y que los problemas sean fácilmente resueltos. La presencia de Dios en la oficina no puede faltar.

Nota destacada de la semana anterior

Papa Francisco: "Ante tus pecados, ¿te dejas ‘misericordiar’ por el Señor?"