Virgen de Guadalupe, ruega por nosotros

Imagen de la Virgen de Guadalupe
Madre santa María, en la advocación de la Virgen de Guadalupe, te pedimos con el corazón y con humildad que nos acompañes en nuestra vida para ser consuelo en nuestras penas y luz en el camino a tu hijo Jesús.

Somos pecadores, imperfectos y mal agradecidos de las muchas bendiciones que se nos envían, pero nos postramos de rodillas reconociendo que somos débiles, que somos intolerantes, irrespetuosos y poco generosos; para que conviertas nuestras penas y fallas en cosas agradables a nuestro salvador Jesucristo y acompañarte en el cielo para presenciarlo y adorarlo por la eternidad.

Los pecados duelen y si tenemoa un corazón abierto a la iluminación del Espíritu Santo, tendremos plena conciencia de nuestras fallas. Danos Madre María, paz en el corazón, para que comprendamos con claridad las enseñanzas de Jesús, los mandatos del Padre Celestial y los dones del Espíritu Santo, Trinidad Santa, un solo Dios.

Madre de la paz, ruega por nosotros.

Nota destacada de la semana anterior

Ubican árbol que habría plantado San Martín de Porres hace unos 400 años en Perú