¿Qué significa ser hijo de Dios?

Todos hemos escuchado que somos hijos de Dios, porque somos su creación y porque Jesucristo nos salvó y nos redimió del pecado. Ser hijos de Dios implica entonces una gran responsabilidad, una hermosa pero importante responsabilidad.

Estamos ante un dilema, ante un mundo que nos pide ser mediocres, que nos pide ser pecadores y servir a las tentaciones del mundo, pero si somos cristianos católicos, debemos ser verdaderos hijos de Dios, respetuosos de sus mandamientos y obedientes a su voluntad, aunque el mundo se nos venga encima y nos critique.

¡Qué maravilla es ver el ejemplo de los padres de la Iglesia, de los santos y santas de todos los tiempos, que han sufrido la persecución en la tierra por llevar la palabra de Dios a los que no lo conocen. Pero no creo que haya comparación con el momento de saber que al llegar al cielo, después de una vida de entrega y dedicación a Dios, el mismo señor Jesucristo los recibe con un abrazo, como verdaderos hijos de Dios que supieron respetar su dignidad humana.

Y todos tenemos esa posibilidad desde nuestros carismas y nuestras habilidades, Dios no nos fuerza ni nos obliga a nada, pero si le permitimos, Él nutre nuestras conciencias para que en algún momento de nuestra vida podamos dirigir su mirada a Él y doblar rodillas para amarlo.

¡Que lindo ser hijos de Dios! Comparta con nosotros sus opiniones sobre lo que significa ser un verdadero Hijo de Dios.

Nota destacada de la semana anterior

Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía como encuentro con Dios