EVANGELIO DE HOY Lunes 17 de Junio de 2013

Santoral

· Primera Lectura: II Corintios 6,1-10
"Damos prueba de que somos ministros de Dios"
Hermanos: Secundando su obra, os exhortamos a no echar en saco roto la gracia de Dios, porque él dice: "En tiempo favorable te escuché, en día de salvación vine en tu ayuda"; pues mirad, ahora es tiempo favorable, ahora es día de salvación. Para no poner en ridículo nuestro ministerio, nunca damos a nadie motivo de escándalo; al contrario, continuamente damos prueba de que somos ministros de Dios con lo mucho que pasamos: luchas, infortunios, apuros, golpes, cárceles, motines, fatigas, noches sin dormir y días sin comer; procedemos con limpieza, saber, paciencia y amabilidad, con dones del Espíritu y amor sincero, llevando la palabra de la verdad y la fuerza de Dios. Con la derecha y con la izquierda empuñamos las armas de la justicia, a través de hon ra y afrenta, de mala y buena fama. Somos los impostores que dicen la verdad, los desconocidos conocidos de sobra, los moribundos que están bien vivos, los penados nunca ajusticiados, los afligidos siempre alegres, los pobretones que enriquecen a muchos, los necesitados que todo lo poseen.

· Salmo Responsorial: 97
"El Señor da a conocer su victoria."
Cantad al Señor un cántico nuevo, / porque ha hecho maravillas: / su diestra le ha dado la victoria, / su santo brazo. R.
El Señor da a conocer su victoria, / revela a las naciones su justicia: / se acordó de su misericordia y su fidelidad / en favor de la casa de Israel. R.
Los confines de la tierra han contemplado / la victoria de nuestro Dios. / Aclamad al Señor, tierra entera; / gritad, vitoread, tocad. R.

· Evangelio: Mateo 5,38-42
"Yo os digo: No hagáis frente al que os agravia"
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Habéis oído que se dijo: "Ojo por ojo, diente por diente". Yo, en cambio, os digo: No hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehúyas."

REFLEXIÓN DEL SANTO EVANGELIO:
Debido a nuestra naturaleza herida por el pecado siempre ha existido en el hombre lo que se llama "el espiral de la violencia", es decir, cada acción violenta genera, a su vez, otra de mayor magnitud y es a lo que nosotros llamamos "venganza". 
Jesús, en este pequeño pasaje, nos da la fórmula para romper este espiral: el amor y el perdón. Si alguien te golpea en una mejilla, no hagas nada, no te defiendas; si alguien te quita algo, no vayas a quitárselo por la fuerza; si alguien te obliga a hacer algo, hazlo con gusto; después deja que Dios tome en sus manos la situación. 
Ciertamente, no es fácil hacer vida este pasaje, como no lo son todos aquellos en los que tenemos que dejar en las manos de Dios nuestra vida para que él, y sólo él, la lleve adelante. Esto sólo será posible para aquellos que se dejan "poseer" totalmente por la acción del Espíritu Santo. Sólo cuando el hombre es impulsado por la acción de la gracia, es posible romper el círculo de la violencia; de ahí la importancia de nuestra oración diaria y de la vida sacramental. 
Dios te ha llamado, por tu bautismo, a ser artífice de la paz, respóndele con generosidad y con amor. 

Revisaré en mi vida las ocasiones en las que, por temor a ser rechazado, he hecho las cosas que sé que te desagradan, y de ahora en adelante diré: no, cuando deba decirlo. 

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 
Pbro. Ernesto María Caro.


Nota destacada de la semana anterior

Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía como encuentro con Dios