El Papa al Foro Económico de Davos: Es intolerable que miles mueran de hambre cada día

VATICANO, 22 Ene. 14 / 10:35 am (ACI).- “Confiando en que este encuentro brinde una oportunidad para una reflexión más profunda sobre las causas de la crisis económica que sacude al mundo en los últimos años” y con el fin de “dar una contribución útil a su importante labor”, el Papa Francisco envió un mensaje, al 44º Foro Económico Mundial de Davos, que se celebra en Suiza del 22 al 25 de enero, donde participarán cerca de 40 jefes de Estado y de Gobierno.

En su mensaje dirigido al presidente ejecutivo del Foro económico mundial, profesor Klaus Schwab, Francisco señala que "la nuestra, es una época de grandes cambios y avances significativos en diversas áreas, y esto tiene consecuencias importantes para la vida humana".

Citando la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, el Santo Padre recuerda que "son de alabar los avances que contribuyen al bienestar de la gente, como, por ejemplo, en el ámbito de la salud, de la educación y de la comunicación” así como en muchos otros sectores de la actividad humana, y "hay que reconocer el papel fundamental desempeñado por la economía moderna en estos cambios, a la hora de fomentar y desarrollar los recursos inmensos de la inteligencia humana.

"Sin embargo, los objetivos logrados –aunque hayan reducido la pobreza de un gran número de personas– a menudo han llevado aparejada una amplia exclusión social". De hecho, insiste el Santo Padre, "la mayor parte de los hombres y mujeres de nuestro tiempo siguen experimentando la inseguridad cotidiana, y no raramente con consecuencias trágicas".

Con respecto esta reunión que se celebra en Suiza, el Papa Francisco resalta la importancia que tienen los distintos sectores políticos y económicos "en la promoción de un enfoque inclusivo que tenga en cuenta la dignidad de toda persona humana y el bien común".

El Santo Padre afirma que los que trabajan en estos sectores tienen una responsabilidad precisa para con los demás, especialmente con los más frágiles, débiles y vulnerables. "Es intolerable que todavía miles de personas mueran cada día de hambre, a pesar de las grandes cantidades de alimentos disponibles y, a menudo, simplemente desperdiciados", advierte el Papa.

Del mismo modo, se detiene en la idea de que "no pueden dejar de impresionarnos los innumerables refugiados que buscando condiciones de vida con un mínimo de dignidad, no solo no consiguen encontrar hospitalidad, sino que a menudo mueren trágicamente mientras se desplazan de un lugar a otro".

Tras reconocer que estas son palabras fuertes y dramáticas, al mismo tiempo "quieren reafirmar y desafiar la capacidad de este Foro para marcar la diferencia", exhorta en su mensaje el Pontífice.

Francisco apunta que los que han demostrado la capacidad para innovar y mejorar la vida de muchas personas a través de su creatividad y experiencia profesional, "pueden ofrecer una contribución adicional poniendo sus capacidades al servicio de los que aún viven en medio de una terrible pobreza". Por ello, insiste, hace falta "un renovado, profundo y amplio sentido de responsabilidad por parte de todos".

Francisco subraya que el crecimiento de la igualdad requiere algo más que el crecimiento económico, aunque si lo presupone. Se requiere, en primer lugar, "una visión trascendente de la persona" porque "sin la perspectiva de una vida eterna, el progreso humano en este mundo se queda sin aliento”, ha dicho tomando las palabras de su predecesor, Benedicto XVI, en la Caritas in Veritate.

Además, "necesita decisiones, mecanismos y procesos encaminados a una mejor distribución de la riqueza, la creación de fuentes de empleo y la promoción integral del pobre, que va más allá de una simple mentalidad de asistencia", explica.

Finalmente, el Papa exhorta a aprovechar estos grandes recursos humanos y morales para haceros cargo de este "desafío con determinación y visión de futuro". Asimismo, pidió que se esfuercen para que la humanidad se sirva de la riqueza y no sea gobernada por ella.

El Foro de Davos

En total más 2.500 participantes procedentes de casi 100 países, entre los que se incluyen más de 1.500 líderes empresariales de las mil compañías que forman parte del Foro, además de representantes de organizaciones internacionales, la sociedad civil, los medios de comunicación, la educación y las artes.

El portador del mensaje del Papa es el Cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, Presidente del Consejo Pontificio de la Justicia y de la Paz.

El Foro Económico Mundial fue fundado en 1971 por Klaus Schwab, profesor de economía de Suiza, quien ha asegurado que este año el encuentro se produce con el mundo en un "momento crítico", ya que la reducción de crisis económicas en el corto plazo da lugar a la necesidad "profunda" de nuevas reformas estructurales en los mercados emergentes.


Nota destacada de la semana anterior

¿El fin del mundo será el 23 de septiembre? Sacerdote católico responde (video)