El matrimonio es entre un hombre y una mujer

ROMA, 05 Mar. 14 / 04:21 pm (ACI).- Hablando sobre la importancia de la familia en la Iglesia y el mundo, que además ha sido el tema del reciente consistorio de cardenales y será el tema del sínodo de los obispos en octubre en el Vaticano, el Papa Francisco precisó que “el matrimonio es entre un hombre y una mujer”.

En la entrevista publicada hoy por los diarios La Nación de Argentina y Corriere della Sera, de Italia, el Pontífice responde a una pregunta respecto a la unión civil que ha sido aprobada en algunos países.

Al respecto, el Santo Padre señala que “el matrimonio es entre un hombre y una mujer. Los Estados laicos quieren justificar la unión civil para regular diversas situaciones de convivencia, impulsados por la necesidad de regular aspectos económicos entre las personas, como, por ejemplo, la obra social. Hay que ver cada caso y evaluarlos en su diversidad”.

Sobre la reflexión actual en la Iglesia sobre la familia –fundada en el matrimonio entre hombre y mujer– y que será el tema del sínodo de los obispos en octubre, el Papa señala que “es un largo camino que la Iglesia debe completar. Un proceso que quiere el Señor. Tres meses después de mi elección, me fueron sometidos los temas para el sínodo, y nos propusimos discutir sobre cuál es el aporte de Jesús al hombre contemporáneo. Pero al final, gradualmente -que para mí es un signo de la voluntad de Dios-, se decidió discutir sobre la familia, que atraviesa una crisis muy seria”.

“Es difícil formar una familia. Los jóvenes ya no se casan. Hay muchas familias separadas, cuyo proyecto de vida común fracasó. Los hijos sufren mucho. Y nosotros tenemos que dar una respuesta. Pero para eso hay que reflexionar mucho y en profundidad. Es eso lo que están haciendo el consistorio y el sínodo. Hay que evitar quedarse en la superficie del tema”.

El Santo Padre alertó que “la tentación de resolver los problemas desde la casuística es un error, una simplificación de cosas profundas. Es lo que hacían los fariseos: una teología muy superficial. Y es a la luz de esa reflexión profunda que podrán afrontarse seriamente las situaciones particulares, también la de los divorciados”.

Sobre el discurso del Cardenal Kasper, que fue pronunciado en el consistorio de los cardenales en febrero y que se ha usado en diversos medios para decir que el Papa aprueba la comunión para los divorciados cuando no se ha tomado ninguna decisión al respecto, el Pontífice afirmó que dicho Purpurado “hizo una hermosa y profunda presentación, que muy pronto será publicada en alemán, en la que aborda cinco puntos, el quinto de los cuales es el de las segundas nupcias. Más me hubiese preocupado que en el consistorio no se desatara una discusión intensa, porque no habría servido de nada”.

“Los cardenales sabían que podían decir lo que quisieran, y presentaron puntos de vista diferentes, que siempre son enriquecedores. El debate abierto y fraterno hace crecer el pensamiento teológico y pastoral. Eso no me atemoriza. Es más: lo busco”, agregó.


Nota destacada de la semana anterior

Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía como encuentro con Dios