Escuchar y mirar a Jesús para encender la luz del alma

VATICANO, 17 Mar. 14 / 10:21 am (ACI/EWTN Noticias).- “La primera tarea del cristiano es escuchar la Palabra de Dios, escuchar a Jesús, porque Él nos habla, y Él nos salva con su Palabra. El así también hace más robusta, más fuerte nuestra fe”. Con estas palabras el Papa Francisco se ha dirigido a los fieles que le esperaban a las 16.00 horas en la parroquia romana de Santa María de la Oración en el municipio de Setteville de Guidonia, al norte de la capital italiana.

El Papa ha podido encontrar las diferentes realidades de la parroquia, en especial a los enfermos y los discapacitados, niños y jóvenes de catequesis de Primera Comunión, Confirmación y Post Confirmación, Comunidades Neocatecumenales y familias con niños bautizados en los últimos meses. Antes de comenzar la celebración Francisco ha querido confesar a algunos penitentes.

El Santo Padre ha centrado su homilía en las gracias de “aprender a escuchar y mirar a Jesús”. “En casa, ¿tenemos el Evangelio? -ha preguntado- ¿Y todos los días escuchamos a Jesús en el Evangelio, leemos un pasaje del Evangelio? ¿O tenemos miedo de esto, o no estamos acostumbrados? Escuchar la Palabra de Jesús, ¡para nutrirnos! Esto significa que la Palabra de Jesús es la comida más importante para el alma: ¡nos nutre el alma, nos nutre la fe!”“Yo os sugiero que, cada día, dediquéis unos minutos a leer un pasaje del Evangelio y ver qué sucede. Escuchar a Jesús y esa Palabra de Jesús cada día entra en nuestro corazón y nos hace más fuertes en la fe”.

“Estamos invitados a escuchar a Jesús y Jesús se manifiesta, y con su Transfiguración nos invita a mirarlo -ha continuado-. Y mirar a Jesús purifica nuestros ojos y los prepara para la vida eterna, para la visión del cielo”.

El Papa dijo luego que “tal vez nuestros ojos están un poco enfermos porque vemos tantas cosas que no son de Jesús, incluso que están en contra de Jesús: cosas mundanas, cosas que no son buenas para la luz del alma. Y así, esta luz se apaga lentamente y sin saberlo, terminamos en la oscuridad interior, en la oscuridad espiritual, en la oscuridad de la fe: a oscuras porque no estamos acostumbrados a ver, a imaginar las cosas de Jesús”.


Nota destacada de la semana anterior

Ubican árbol que habría plantado San Martín de Porres hace unos 400 años en Perú