¿Qué enseña la Iglesia sobre la comunión eucarística y los divorciados en nueva unión?

ROMA, 24 Abr. 14 / 03:47 pm (ACI).- Ante la nueva polémica por la situación de los católicos divorciados en nueva unión que desean comulgar, es necesario recordar qué es lo que enseña la Iglesia Católica sobre el acceso a la Sagrada Eucaristía.

La Iglesia Católica, como toda institución, se encuentra regida por un conjunto de leyes. La Iglesia Católica de rito latino tiene en su caso el Código de Derecho Canónico. Actualmente rige el promulgado por Juan Pablo II el 25 de enero de 1983.

Este Código, en su canon 915 establece que: “No deben ser admitidos a la sagrada comunión los excomulgados y los que están en entredicho después de la imposición o de la declaración de la pena, y los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave”.

En ese sentido, ante la pretensión de algunos autores de que esta norma no aplica a las personas divorciadas en nueva unión, el 24 de junio de 2000 el Pontificio Consejo para los Textos Legislativos publicó una declaración “Sobre la admisibilidad a la Sagrada Comunión de los divorciados que se han vuelto a casar”, en la que recordó que el Catecismo de la Iglesia Católica en su numeral 1650 señala:

“Hoy son numerosos en muchos países los católicos que recurren al divorcio según las leyes civiles y que contraen también civilmente una nueva unión. La Iglesia mantiene, por fidelidad a la palabra de Jesucristo (‘Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla; y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio’: Mc 10,11-12), que no puede reconocer como válida esta nueva unión, si era válido el primer matrimonio

Si los divorciados se vuelven a casar civilmente, se ponen en una situación que contradice objetivamente a la ley de Dios. Por lo cual no pueden acceder a la comunión eucarística mientras persista esta situación, y por la misma razón no pueden ejercer ciertas responsabilidades eclesiales. La reconciliación mediante el sacramento de la penitencia no puede ser concedida más que aquellos que se arrepientan de haber violado el signo de la Alianza y de la fidelidad a Cristo y que se comprometan a vivir en total continencia”.

En su declaración, el Pontificio Consejo recordó que ya anteriormente la Exhortación Apostólica Familiaris Consortio de 1981 en su numeral 84 “había confirmado, en términos inequívocos, tal prohibición”, y posteriormente, en 1994, la Carta Annus internationalis Familiae de la Congregación para la Doctrina de la Fe expresó lo mismo.

Sin embargo, ante las continuas –y sobre todo recientes– tergiversaciones de ciertos medios de comunicación sobre este tema, autoridades y expertos de la Santa Sede han recordado la doctrina católica. El 25 de abril de 2013, el Pontificio Consejo para la Familia declaró sin fundamento la noticia lanzada en un principio por el diario italiano La Repubblica y difundida luego por otros medios de comunicación “de que se esté preparando un documento sobre la comunión de los divorciados que se han vuelto a casar”.

Comunión Espiritual

El 25 de julio de 2012, en declaraciones a ACI Prensa, el Secretario del Pontificio Consejo para la Familia, Mons. Jean Laffitte, invitó a las personas divorciadas vueltas a casar a participar de la Santa Misa y les recordó que no pueden acceder a la comunión eucarística pero pueden participar en la Comunión de manera espiritual.

El Prelado recordó que la Exhortación Apostólica Familiaris Consortio explica que existe una distinción entre la comunión espiritual y la comunión eucarística, y que sin la primera, no puede existir la segunda.

Mons. Laffitte indicó que la comunión espiritual es la forma en la que la persona se une personalmente a Cristo en el momento de la redención del Santo Sacrificio, para así, después, recibir la comunión eucarística.

En esta perspectiva, "las personas que por una u otra razón no pueden recibir la Santa Comunión, o comulgar, siempre pueden tener una comunión espiritual fructífera", remarcó.

"Esto no es una disciplina inventada por la Iglesia", recordó, y por lo tanto, en el matrimonio, "los cónyuges hacen un pacto con Dios, y Dios hace un pacto con ellos", que crea un sacramento indisoluble. Una segunda unión "lo convertiría en algo contradictorio y contrario a lo sacramental".

Fuente:

Nota destacada de la semana anterior

¿El fin del mundo será el 23 de septiembre? Sacerdote católico responde (video)