Solo quien confía en Cristo dará frutos en tiempos de sequía

VATICANO, 21 Mar. 14 / 04:17 am (ACI/EWTN Noticias).- Durante la Misa que celebró este jueves en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco advirtió que quien se fía solo de sus propias fuerzas o ideologías y deja de lado a Dios está destinado a la infelicidad, pues solo la confianza en Cristo permite dar frutos también en el tiempo de sequía.

“¡Maldito el hombre que confía en el hombre y busca su apoyo en la carne, mientras su corazón se aparta del Señor!”, “el hombre que confía en sí mismo” será como “un matorral en la estepa”, condenado por la aridez a quedarse sin frutos y a morir, advirtió el Papa en homilía.

Según informó Radio Vaticana, Francisco dijo que en cambio, quien confía en el Señor “es como un árbol plantado al borde de las aguas, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme cuando llega el calor y su follaje se mantiene frondoso; no se inquieta en un año de sequía y nunca deja de dar fruto”. “Solamente en el Señor nuestra confianza está segura. Otras confianzas no sirven, no nos salvan, no nos dan vida, no nos dan alegría”.

Explicó que “nos gusta confiar en nosotros mismos, confiar en aquel amigo o confiar en aquella situación buena que tengo o en aquella ideología" y "el Señor se queda un poco de lado”. Esto, advirtió, hace que el hombre se encierre en sí mismo, “sin horizontes, sin puertas abiertas, sin ventanas” y “no tendrá salvación, no puede salvarse a sí mismo”.

Recordó que eso le sucedió al rico del Evangelio, que tenía todo, "era tan feliz"; pero "no se daba cuenta que en la puerta de su casa, cubierto de llagas”, yacía un pobre.

El Pontífice subrayó que el Evangelio dice el nombre del pobre: se llamaba Lázaro. Mientras que el rico “no tiene nombre”.

“Esta es la maldición más fuerte de aquel que confía en sí mismo o en las fuerzas, en las posibilidades de los hombres y no en Dios: perder el nombre. ¿Cómo te llamas?

Cuenta número tal, en el banco tal. ¿Cómo te llamas? Tantas propiedades, tantas casas, tantas... ¿Cómo te llamas? Las cosas que tenemos, los ídolos. Y tú confías en aquello. Este hombre es maldito”, señaló.

“Todos nosotros tenemos esta debilidad, esta fragilidad de poner nuestras esperanzas en nosotros mismos o en los amigos o sólo en las posibilidades humanas y nos olvidamos del Señor. Y esto nos conduce por el camino… de la infelicidad”:

Por ello, invitó a que en Cuaresma los fieles se pregunten “¿dónde está mi confianza? ¿En el Señor o soy un pagano, que confío en las cosas, en los ídolos que me he construido? ¿Tengo todavía un nombre o he comenzado a perder el nombre y me llamo ‘Yo’? Yo, mí, conmigo, para mí, ¿sólo yo? Para mí, para mí… siempre aquel egoísmo: ‘Yo’. Esto no nos trae salvación”.

Sin embargo, aseguró que “al final hay una puerta de esperanza” para aquellos que confían en sí mismos y “han perdido el nombre”:

“Al final, al final, al final hay siempre una posibilidad. Y este hombre, cuando se dio cuenta que había perdido el nombre, había perdido todo, todo, levantó los ojos y dijo una sola palabra: ‘Padre’. Y la respuesta de Dios fue una sola palabra: ‘¡Hijo!’. Si alguno de nosotros en la vida, por solo confiarnos en el hombre y en nosotros mismos, terminamos por perder el nombre, por perder esta dignidad, ahora existe la posibilidad de decir esta palabra que es más que mágica, es más, es fuerte: ‘Padre’. Él nos espera siempre para abrir una puerta que nosotros no vemos y nos dirá: ‘Hijo’. Pidamos al Señor la gracia que nos dé a todos la sabiduría de tener confianza sólo en Él, no en las cosas, en las fuerzas humanas, sólo en Él”, afirmó el Papa.


Nota destacada de la semana anterior

Papa Francisco: "Ante tus pecados, ¿te dejas ‘misericordiar’ por el Señor?"