Dios busca relación de papá-hijo para decirnos "estoy contigo"

VATICANO, 27 Jun. 14 / 10:24 am (ACI/EWTN Noticias).- “Dios está esperando por nosotros”, expresó el Papa Francisco durante la Misa matutina en la Casa Santa Marta, donde invitó a los fieles a ser pequeños de corazón para poder comprender el amor de Dios, que está buscando tener una “relación de papá-hijo” para decirnos “estoy contigo”.

Según informó Radio Vaticana, el Santo Padre señaló que para comunicar su tierno amor de Padre, Dios necesita que el hombre se haga pequeño. Dios no espera sino “da”, no habla sino “reacciona”. No hay sombra de pasividad en el modo en que el Creador entiende el amor por sus criaturas.

En ese sentido, afirmó que la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús “nos da la gracia, la alegría de celebrar en el corazón de su Hijo las grandes obras de su amor. Podemos decir que hoy es la fiesta del amor de Dios en Jesucristo, el amor de Dios por nosotros, el amor de Dios en nosotros”.

“Hay dos aspectos de amor. En primer lugar, el amor está más en el dar que en el recibir. El segundo aspecto: el amor está más en las obras que en las palabras. Cuando decimos que está más en dar que en recibir, es que el amor se ‘comunica’: siempre comunica. Es recibido por la persona amada. Y cuando decimos que está más en los hechos que en las palabras: el amor siempre davida, hace crecer”, explicó.

Sin embargo, dijo que para “comprender el amor de Dios”, el hombre tiene necesidad de buscar una dimensión inversamente proporcional a la inmensidad, es decir “la pequeñez del corazón”. Recordó que Moisés dijo que el pueblo judío fue elegido por Dios porque era “el más pequeño de todos los pueblos”. Además, Jesús en el Evangelio alabó al Padre “porque ha escondido las cosas divinas a los sabios y las ha revelado a los pequeños”. Así, lo que Dios busca en el hombre es una “relación de papá-hijo”, lo “acaricia”, le dice “yo estoy contigo”.

“Esta es la ternura del Señor, en su amor; esto es aquello que Él nos comunica y da fuerza a nuestra ternura. Pero si nosotros nos sentimos fuertes, no experimentaremos nunca la caricia del Señor, ‘las’ caricias del Señor, tan bellas, tan hermosas. ‘No temas, Yo estoy contigo, te llevo de la mano’... Son todas palabras del Señor que nos hacen comprender ese misterioso amor que Él tiene por nosotros. Y cuando Jesús habla de sí mismo dice: ‘Yo soy manso y humilde de corazón’. También Él, el Hijo de Dios, se abaja para recibir el amor del Padre”.

Francisco explicó que otro signo particular del amor de Dios es que Él nos amó a nosotros “primero”. Él está siempre “primero que nosotros”, “Él está esperando por nosotros”.

Por ello, alentó a los fieles a pedir a Dios la gracia “de entrar en este mundo tan misterioso, sorprendernos y tener paz con este amor que se comunica, que nos da alegría y nos lleva por el camino de la vida como a un niño, de la mano”.

“Cuando llegamos, Él está. Cuando lo buscamos, Él nos ha buscado antes. Él siempre está adelante nuestro, nos espera para recibirnos en su corazón, en su amor. Y estas dos cosas pueden ayudarnos a comprender este misterio de amor de Dios con nosotros. Para expresarse necesita de nuestra pequeñez, de nuestro abajamiento. Y, también, necesita nuestro asombro cuando lo buscamos y lo encontramos ahí, esperándonos”, concluyó.

Fuente:

Nota destacada de la semana anterior

3 pedidos del Papa Francisco por los 100 años de las apariciones de la Virgen de Fátima