Las llagas de Jesús muestran que Dios siempre nos perdona

VATICANO, 01 Jun. 14 / 09:53 am (ACI/EWTN Noticias).- Al presidir el rezo del Regina Caeli frente a la multitud congregada en la Plaza de San Pedro, en el Domingo de la Ascención, el Papa Francisco señaló que Jesús, al ascender a los cielos, llevó al Padre el regalo de sus llagas, “y cuando el Padre mira las llagas de Jesús, nos perdona siempre”.

El Santo Padre dijo que “Jesús, cuando va al Cielo, le lleva al Padre un regalo. ¿Pensaron en esto? ¿Cuál es el regalo que Jesús lleva al Padre? Sus llagas. Este es el regalo que Jesús lleva al Padre. Su cuerpo es bellísimo, sin las heridas de la flagelación, no, todo hermoso, pero, ha conservado las llagas”.

“Y cuando va al Padre, le dice al Padre: Mira Padre, éste es el precio del perdón que tú das. Y cuando el Padre mira las llagas de Jesús, nos perdona siempre. No porque nosotros somos buenos, no. Porque Él ha pagado por nosotros. Mirando las llagas de Jesús el Padre se vuelve más misericordioso, más grande, ¡eh!”.

Francisco indicó que “4ste es el gran trabajo que hace Jesús hoy en el Cielo. Hacer ver al Padre el precio del perdón, sus llagas. ¡Qué cosa bella esta eh! No tengas miedo de pedir perdón. Él siempre perdona. ¡No tengas miedo! Porque Él mira las llagas de Jesús, mira nuestro pecado, y lo perdona”.

El Papa recordó que “hoy en Italia y en otros países, se celebra la Ascensión de Jesús al Cielo, que se produjo cuarenta días después de la Pascua. Los Hechos de los Apóstoles relatan este episodio, la separación final del Señor Jesús de sus discípulos y de este mundo”.

“En cambio, el Evangelio de Mateo, refiere el mandato de Jesús a los discípulos: la invitación a ir, a partir para anunciar a todos su mensaje de salvación. ‘Ir’, o mejor, ‘partir’ se convierte en la palabra clave de la fiesta de hoy: Jesús parte hacia el Padre y manda a los discípulos que partan hacia el mundo”.

Según cita Radio Vaticano, el Papa Francisco destacó que “Jesús parte, asciende al Cielo, es decir, regresa al Padre de quien había sido enviado al mundo”.

“Hizo su trabajo, y regresa al Padre. Pero no se trata de una separación, porque Él permanece para siempre con nosotros, en una forma nueva. Con su Ascensión, el Señor resucitado atrae la mirada de los Apóstoles – y también nuestra mirada – a las alturas del Cielo para mostrarnos que la meta de nuestro camino es el Padre”.

“Sin embargo –continuó el Papa–, Jesús permanece presente y operante en las vicisitudes de la historia humana con la potencia y los dones de su Espíritu; está junto a cada uno de nosotros: incluso si no lo vemos con los ojos, ¡Él está! Nos acompaña, nos guía, nos toma de la mano y nos levanta cuando caemos”.

“Jesús resucitado está cerca de los cristianos perseguidos y discriminados; está cerca de cada hombre y mujer que sufre. ¡Está cerca de todos nosotros!”.

“También hoy, está aquí con nosotros en la Plaza. ¡El Señor está con nosotros! ¿Ustedes creen esto?”, cuestionó el Santo Padre a los miles congregados en la Plaza de San Pedro, y luego los alentó a que digan juntos “¡El Señor está con nosotros! Todos: ¡El Señor está con nosotros! Otra vez: ¡El Señor está con nosotros!”.

El Papa señaló que “Jesús también está presente mediante la Iglesia, a la que Él ha enviado a prolongar su misión. La última palabra de Jesús a los discípulos es la orden de partir: ‘Vayan, pues, y hagan discípulos a todas las gentes’. Es un mandato preciso, ¡no es facultativo!”.

La comunidad cristiana, reiteró, “es una comunidad ‘en salida’, una comunidad ‘en partida’. Es más: la Iglesia ha nacido ‘en salida’. Y ustedes me dirán: ¿pero y las comunidades de clausura? Sí, también ellas, porque están siempre ‘en salida’ con la oración, con el corazón abierto al mundo, a los horizontes de Dios. ¿Y los ancianos, los enfermos? También ellos, con la oración y la unión a las llagas de Jesús”.

“A sus discípulos misioneros Jesús les dice: ‘Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo’. Solos, sin Jesús, ¡no podemos hacer nada!”.

El Papa remarcó que “en la obra apostólica no bastan nuestras fuerzas, nuestros recursos, nuestras estructuras, si bien son necesarias. Pero no bastan. Sin la presencia del Señor y la fuerza de su Espíritu nuestro trabajo, aun si bien organizado, resulta ineficaz”.

“Y así vamos a decir a la gente quién es Jesús. Pero yo no quisiera que ustedes se olviden del regalo que Jesús ha llevado al Padre. ¿Cuál es el regalo? Las llagas. Así. Porque con estas llagas hace ver al Padre el precio de su perdón”.

Francisco recordó que “junto a Jesús nos acompaña María, nuestra Madre”.

“Ella ya está en la casa del Padre, es Reina del Cielo y así la invocamos en este tiempo; pero como Jesús está con nosotros, es la Madre de nuestra esperanza”, concluyó.

Fuente:

Nota destacada de la semana anterior

Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía como encuentro con Dios