Con “nun”, la N árabe de “nazareno” marcan y expulsan a cristianos

ROMA, 02 Ago. 14 / 06:19 am (ACI/EWTN Noticias).- Ya no queda una familia cristiana en la ciudad iraquí de Mosul. La última que quedaba era una mujer discapacitada, a quien los yihadistas del Estado Islámico (ISIS), dijeron que tenía que irse si no quería ser decapitada. Previamente su casa, como la de todos los demás cristianos, había sido marcada con la letra “nun”, la N del alfabeto árabe para identificarlos como los seguidores de Cristo, el “Nazareno”.

Esta es la realidad que vive desde hace meses la minoría cristiana en Irak, desde que el grupo extremista musulmán –vinculado en sus comienzos a Al Qaeda-, iniciara su avance en este país y en Siria con el objetivo de imponer un califato y gobernar con la sharia o ley islámica, la cual obliga a los “infieles” a convertirse al Islam, pagar la jizya (el impuesto para los no musulmanes), o de lo contrario ser asesinados.

En el caso de Mosul –la segunda ciudad más importante de Irak-, la amenaza se concretó el pasado 18 de julio. Para ese día ya las viviendas, iglesias y demás propiedades de los cristianos habían sido marcadas con la letra “nun”.

Así, bajo amenaza de muerte si no renunciaban a su fe, miles de fieles debieron dejar la ciudad. “Hemos dejado todo en Mosul. Solo pudimos traer lo que llevábamos en el cuerpo, documentos y unas pocas bolsas; esto es todo lo que nos ha quedado. No sé si podremos volver algún día. Tampoco sé qué nos deparará el futuro”, dijo Habib, un católico caldeo.

Por su parte, una madre con cuatro hijos lamentó que “en Oriente Próximo no hay lugar para nosotros, los cristianos”. “¿Adónde podrán ir? Nada nos ata ya a Irak. Primero la guerra de 2003; después los desórdenes, cuando los cristianos nos convertimos en el blanco de fanáticos. Y ahora esto: queremos irnos cuanto antes a Occidente”, expresó.

Ya con el control de la ciudad, los miembros del ISIS se han apoderado de los edificios religiosos. Incluso, según indicó a Radio Vaticana el 19 de julio el patriarca de la Iglesia Católica Siria, Ignace Joseph III Younan, los yihadistas incendiaron el obispado local.

“No hay una sola familia cristiana en Mosul”, afirmó a The Guardian, Bashar Nasih Behnam, de 52 años. “La última era una mujer cristiana discapacitada. Ella permaneció porque no podía salir. Ellos (los fundamentalistas), llegaron y le dijeron que tenía que irse si no le cortarían la cabeza con una espada. Esa fue la última familia”, indicó.

Como un éxodo, los cristianos han buscado refugio en el Kurdistán iraquí, donde las autoridades kurdas –que buscan su independencia de Irak-, les han ofrecido protección.

Reacción en redes sociales

Ahora la letra “nun” se ha convertido en un símbolo de solidaridad con los cristianos iraquíes. Miles de personas han optado por usarla como imagen personal en Facebook y retuitearla a sus contactos con el fin de despertar conciencia sobre lo que enfrentan los cristianos en Irak.

Asimismo, se han lanzado campañas internacionales para exigir a la ONU que reaccione y frene “este verdadero genocidio a los cristianos de Irak”. Una estas iniciativas se llama “Todos somos ‘Nazarenos’”. Sus organizadores señalan que el pedido de poner fin a este genocidio será enviado al Secretario General de la Liga Árabe y sus responsables de Derechos Humanos, Paz, Seguridad y Política Exterior. También llegará al secretario general de la ONU y su servicio de prensa.

Para sumarse a la campaña se puede ingresar a http://www.citizengo.org/es/9763-cristiano-iraq-o-te-vas-o-te-matan

Fuente:

Nota destacada de la semana anterior

8 cosas que necesitas saber sobre la Inmaculada Concepción