Evangelio del Día - Viernes 26 de setiembre de 2014


Tiempo litúrgico: Ordinario
Color del día: Verde

Santoral


Primera Lectura: Eclesiastés 3, 1-11
"Todas las tareas bajo el sol tienen su sazón"

Todo tiene su tiempo y sazón, todas las tareas bajo el sol: tiempo de nacer, tiempo de morir; tiempo de plantar, tiempo de arrancar; tiempo de matar, tiempo de sanar; tiempo de derruir, tiempo de construir; tiempo de llorar, tiempo de reír; tiempo de hacer duelo, tiempo de bailar; tiempo de arrojar piedras, tiempo de recoger piedras; tiempo de abrazar, tiempo de desprenderse; tiempo de buscar, tiempo de perder; tiempo de guardar, tiempo de desechar; tiempo de rasgar, tiempo de coser; tiempo de callar, tiempo de hablar; tiempo de amar, tiempo de odiar; tiempo de guerra, tiempo de paz. 

¿Qué saca el obrero de sus fatigas? Observé todas las tareas que Dios encomendó a los hombres para afligirlos: todo lo hizo hermoso en su sazón y dio al hombre el mundo para que pensara; pero el hombre no abarca las obras que hizo Dios desde el principio hasta el fin.

Salmo Responsorial: 143
"Bendito el Señor, mi Roca."
  • Bendito el Señor, mi Roca, mi bienhechor, mi alcázar, baluarte donde me pongo a salvo, mi escudo y mi refugio.
  • Señor, ¿qué es el hombre para que te fijes en él?; ¿qué los hijos de Adán para que pienses en ellos? El hombre es igual que un soplo; sus días, una sombra que pasa.

Evangelio: Lucas 9, 18-22
"Tú eres el Mesías de Dios. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho"

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: "¿Quién dice la gente que soy yo?" Ellos contestaron: "Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas". El les preguntó: "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?" Pedro tomó la palabra y dijo: "El Mesías de Dios". 

El les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: "El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y letrados, ser ejecutado y resucitar el tercer día."

Reflexión

La respuesta de Pedro a Jesús es correcta, sin embrago, la idea de Mesías no es la correcta. El pasaje nos deja ver cómo los apóstoles esperaban un Mesías que les resolviera todos sus problemas, un Mesías que los liberara de los romanos, que les devolviera el poder económico. 

Jesús los corrige de nuevo. El Reino y el mesianismo que él trae están relacionados con la cruz, con la renuncia, con el rechazo por parte de los "importantes". No es un cristianismo de privilegios sino de esfuerzo y donación. Puede ser que hoy todavía muchos de nosotros estemos esperando este tipo de "Mesías". 

Un Mesías "resuelve-todo", sin embargo, Jesús nos ha obtenido del Padre el poder del Espíritu Santo. Con él y nuestra colaboración, seremos capaces de responder a las exigencias de la vida y llevar adelante nuestros proyectos. Y tú, ¿qué tipo de Mesías piensas que es Jesús? 

Acción

Señor, enséñame a aprovechar el tiempo que me regalas en este mundo, dame tu gracia para poder descubrir lo que debo hacer a cada momento. Renuncio drásticamente a postergar las cosas importantes en mi vida y darle más prioridad a cosas que tienen menos trascendencia en los valores que tú me propones.

Hoy apartaré un momento del día y lo pasaré en tranquilidad reflexionando tantas cosas bellas que me he perdido en la vida por el ajetreo y las prisas. 

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelio del Día 
Evangelización Activa

Nota destacada de la semana anterior

¿El fin del mundo será el 23 de septiembre? Sacerdote católico responde (video)