¿Qué son la fe y el amor? La conmovedora respuesta del Papa Francisco


VATICANO, 16 Mar. 15 / 12:20 pm (ACI/EWTN Noticias).- Mensaje conciso del Papa Francisco: Dios está enamorado de toda persona. Lo dijo este lunes en su homilía de la Misa que celebró como cada mañana en la capilla de la residencia de Santa Marta en el Vaticano.

Pero también habló de qué significa la fe: “La fe es hacer espacio a este amor de Dios, es hacer espacio a la potencia, al poder de Dios pero no al poder de uno que es muy potente, sino al poder de uno que me ama, que está enamorado de mí y que quiere la alegría conmigo. Esta es la fe. Esto es creer: hacer espacio al Señor para que venga y me cambie”.

Comentando la primera lectura del profeta Isaías, donde dice que Dios creará “nuevos cielos y una nueva tierra”, el Papa aprovechó para destacar que la segunda creación, la del hombre, es aún más “maravillosa” que la primera, la del universo.

“Encontramos que el Señor tiene mucho entusiasmo: habla de alegría y dice una palabra: 'Me deleitaré con mi pueblo'. El Señor piensa lo que va a hacer, piensa que Él, Él mismo estará en la alegría con su pueblo. Es como si fuese un sueño del Señor, el Señor sueña. ¡Tiene sus sueños! Francisco puso un ejemplo para entenderlo mejor: “es como si una chica con su novio o el chico con su novia pensara: 'Cuando estemos juntos, cuando nos casemos...'”.

Por tanto, “Dios piensa en cada uno de nosotros” y “piensa bien, nos quiere”, 'sueña' con nosotros”. “Sueña con la alegría con la que se deleitará con nosotros. Por eso el Señor quiere 'recrearnos', hacer nuevo nuestro corazón, 'recrear' nuestro corazón para hacer triunfar la alegría”.

“¿Lo han pensado? '¡El Señor sueña conmigo! ¡Yo estoy en la mente del Señor, en el corazón del Señor! ¡El Señor es capaz de cambiar mi vida!'. Y hace muchos planes: 'Construiremos casas, plantaremos viñas, comeremos juntos...' todas estas ilusiones que se hace solamente un enamorado... Y aquí el Señor se hace notar enamorado de su pueblo. Y cuando le dice a su pueblo: 'No te he elegido porque seas el más fuerte, más grande, el más potente. Sino que te he elegido porque eres el más pequeño de todos. También puedes decir: el más miserable de todos. Te he elegido así. Y esto es el amor”.

El Pontífice continuó hablando de cómo el amor que Dios tiene por nosotros no lo puede explicar ningún teólogo: “creo que no existe ningún teólogo que pueda explicar esto: no se puede explicar. Solamente esto se puede pensar, sentir y llorar. De alegría. El Señor nos puede cambiar”.

Para lograrlo, el Papa aconsejó “creer que el Señor puede cambiarme, que Él tiene poder: como ha hecho ese hombre que tenía el hijo enfermo en el Evangelio”, dijo en referencia al pasaje en el que Jesús sana a un niño en Cafarnaún.

El hombre que le pidió ayuda a Jesús para que curase a su hijo “creía en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino”, terminó el Papa Francisco.

Fuente:

Nota destacada de la semana anterior

Hallazgo arqueológico en Tierra Santa corrobora episodio narrado en la Biblia (video)