Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Lunes 9 de noviembre de 2015


Tiempo Litúrgico: Ordinario
Color: Blanco

Santoral


Primera Lectura: Ezequiel 47, 1-2. 8-9. 12
"Por dondequiera que el torrente pase prosperará la vida"

En aquellos tiempos, un hombre me llevó a la entrada del templo. Por debajo del umbral manaba agua hacia el oriente, pues el templo miraba hacia el oriente, y el agua bajaba por el lado derecho del templo, al sur del altar. Luego me hizo salir por el pórtico del norte y dar la vuelta hasta el pórtico que mira hacia el oriente, y el agua corría por el lado derecho. 

Aquel hombre me dijo: "Estas aguas van hacia la región oriental; bajarán hasta el Arabá, entrarán en el mar de aguas saladas y lo sanearán. Todo ser viviente que se mueva por donde pasa el torrente, vivirá; habrá peces en abundancia, porque los lugares a donde lleguen estas aguas quedarán saneados y por dondequiera que el torrente pase, prosperará la vida. 

En ambas márgenes del torrente crecerán árboles frutales de toda especie, de follaje perenne e inagotables frutos. Darán frutos nuevos cada mes, porque los riegan las aguas que manan del santuario. Sus frutos servirán de alimento y sus hojas de medicina".

Salmo Responsorial: 138
"Guíame, Señor, por el camino eterno." 
  • Señor, tú me sondeas y me conoces; me conoces cuando me siento o me levanto, de lejos penetras mis pensamientos; distingues mi camino y mi descanso.
  • Todas mis sendas te son familiares. No ha llegado la palabra a mi lengua, y ya, Señor, te la sabes toda. Me estrechas detrás y delante, me cubres con tu palma. Tanto saber me sobrepasa, es sublime, y no lo abarco.
  • ¿Adónde iré lejos de tu aliento, adónde escaparé de tu mirada? Si escalo el cielo, allí estás tú; si me acuesto en el abismo, allí te encuentro.
  • Si vuelo hasta el margen de la aurora, si emigro hasta el confín del mar, allí me alcanzará tu izquierda, me agarrará tu derecha.

Evangelio según Juan 2, 13-22
"Quiten todo de aquí y no conviertan en un mercado la casa de mi Padre"

Cuando se acercaba la Pascua de los judíos, Jesús llegó a Jerusalén y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas con sus mesas. Entonces hizo un látigo de cordeles y los echó del templo, con todo y sus ovejas y bueyes; a los cambistas les volcó las mesas y les tiró al suelo las monedas; y a los que vendían palomas les dijo: "Quiten todo de aquí y no conviertan en un mercado la casa de mi Padre".

En ese momento, sus discípulos se acordaron de lo que estaba escrito: El celo de tu casa me devora.

Después intervinieron los judíos para preguntarle: "¿Qué señal nos das de que tienes autoridad para actuar así?" Jesús les respondió: "Destruyan este templo y en tres días lo reconstruiré". Replicaron los judíos: "Cuarenta y seis años se ha llevado la construcción del templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?"

Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Por eso, cuando resucitó Jesús de entre los muertos, se acordaron sus discípulos de que había dicho aquello y creyeron en la Escritura y en las palabras que Jesús había dicho.

Reflexión sobre la Primera Lectura

La mayoría de los expertos ha propuesto este hermoso texto de Ezequiel como una visión maravillosa de la acción de la gracia en el hombre. Cuando recibimos al Espíritu Santo en nuestras vidas, estamos dejando que corra por nosotros, como lo profetizaba Jesús, un torrente de agua viva que va sanando y dando vida a todas las áreas de nuestra existencia. El hombre lleno del Espíritu Santo ve cómo su vida florece; todas las heridas que se han recibido a lo largo de la vida milagrosamente se sanan, y así la paz y la alegría regresan como un raudal que nos hace realmente vivir. Toda la amargura que pueda haber existido por nuestras experiencias pasadas van siendo endulzadas por la presencia amorosa del Dios en el alma. Todo en nosotros y en nuestras relaciones florece. Se opera un cambio que sólo quien lo ha vivido o lo ha visto de cerca en una persona puede creerlo. Vidas completamente transformadas y llenas de paz y gozo producido por este torrente de Agua Viva que fluye de la gracia y del corazón amoroso de nuestro Dios. Esta gracia corre a lo largo de nuestra existencia y nos hace partícipes de la vida divina, dándonos a probar lo que será la vida del cielo. No nos bastará toda la vida para agradecer a Dios el habernos dado a gozar, desde esta vida, su vida divina.

Reflexión sobre el Evangelio

Al celebrar hoy en la Iglesia la dedicación de la Basílica de san Juan de Letrán en Roma, la liturgia nos propone este hermoso texto de san Juan en el que se ve el celo de Jesús por el templo, el cual debe ser considerado: Casa de Dios.

En la actualidad, se han venido desarrollando dos ideas que no parecen ser las mejores en cuanto a la actitud de algunos padres de familia con respecto a los niños. 

Por un lado, están aquellos que, con tal de no molestar a los demás (o quizás por comodidad), se sienten excusados de no ir a misa, pues los niños son muy inquietos, o en otros casos los dejan con alguno de los familiares, o va primero el esposo y luego la esposa. De manera que el niño no conoce la casa de Dios. Para él, el templo será un lugar extraño. 

Por otro lado, tenemos el opuesto, que deja que los niños en el templo corran, se suban a las bancas, griten; en fin, que hagan lo que se les da la gana. Esto hace que el niño pierda el respeto totalmente por la casa de Dios.

Creo que lo más normal es asistir a misa en familia. Los papás no sólo ponen atención, sino que van instruyendo a los niños en lo que significa el domingo, la misa, la casa de Dios. Un lugar de respeto en el que no se pude hacer lo que uno quiera. Para ayudarse, se pueden valer de libritos para colorear, de pequeños misalitos para niños en los que se les enseñar a seguir la misa. 

Habrá ocasiones en que será necesario sacarlos del templo mientras se calman para evitar que los demás se distraigan; sabemos que los niños son inquietos, pero también sabemos que aprenden con el ejemplo y repitiendo. Hagamos que nuestros hijos entiendan que el templo es la casa de nuestro Dios, es nuestra propia casa, es Casa de Oración.

Oración

Señor, que no desaproveche la abundancia de tus dones. Acércame a tus fuentes de agua viva, sáciame para que pueda yo producir los frutos que esperas de mí.

Acción

Incrementaré mi vida sacramental para que mi vida pueda ir cambiando, y que los que me rodean puedan alimentarse de mis frutos de bondad, generosidad y amor que vienen de Dios.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelización Activa
Verificado en:
Ordo Temporis 2015 Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía como encuentro con Dios