¿Rezas a menudo con devoción? ¿Qué frutos puede tener? El Papa responde a la cuestión.


VATICANO, 12 Ene. 16 / 07:44 am (ACI).- El Papa Francisco celebró este martes por la mañana la Misa matutina de Santa Marta en la que habló de la fe y la oración y respondió a esta cuestión. 

“La oración de los fieles cambia la Iglesia”, dijo. “No somos nosotros, los Papas, los obispos, los sacerdotes las religiosas los que llevamos adelante la Iglesia, ¡son los santos!”, exclamó el Santo Padre.

Luego de contar una anécdota que le ocurrió en la diócesis de Buenos Aires, el Papa manifestó que “la oración hace milagros". "Hace también milagros a los que son cristianos, sean fieles laicos, sacerdotes, obispos que han perdido la devoción de la piedad”, agregó.

Comentando la primera lectura de la liturgia del día que corresponde al profeta Samuel, el Papa explicó que los protagonistas son Ana (una mujer angustiada por ser estéril que pide a Dios que le conceda un hijo) y el sacerdote Elí que la observa desde el templo.

“Ana rezaba en su corazón y se movían solo sus labios, la voz no se escuchaba”, dijo el Papa. “Este es el coraje de una mujer de fe que con su dolor, con sus lágrimas, pide al Señor la gracia”, añadió.

El Papa aseguró que “muchas mujeres buenas son así en la Iglesia, que van a rezar como si fuese una apuesta… Pero pensemos solamente en una grande, Santa Mónica, que con sus lágrimas logró tener la gracia de la conversión de su hijo, San Agustín. Muchas son así”.

“Los santos son estos, como esta mujer. Los santos son aquellos que tienen el coraje de creer que Dios es el Señor y que puede hacer todo”.

En el lado opuesto se encuentra Elí, según el Papa “un pobre hombre” hacia el que “siento una cierta simpatía”, admitió Francisco. “También en mí encuentro defectos que me hacen acercarme a él y entenderlo bien”, explicó.

“Con cuánta facilidad juzgamos a las personas, con cuanta facilidad no tenemos el respeto de decir: ‘¿Qué tendrá en su corazón? No lo sé, pero yo no digo nada…’. Cuando “falta la piedad en el corazón, siempre se piensa mal” y no se entiende a quien reza “con dolor y angustia” y “confía ese dolor y esa angustia al Señor”.

Francisco señaló que “esta oración la ha conocido Jesús en el Huerto de los Olivos, cuando era la angustia y el dolor era tan grande que sudó sangre”.

Jesús “respondió como esta mujer: con mansedumbre”. “A veces, nosotros oramos, pedimos al Señor, pero muchas veces no sabemos llegar a esa lucha con el Señor, a las lágrimas, a pedir, a pedir la gracia”, subrayó.

Fuente:

Nota destacada de la semana anterior

Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía como encuentro con Dios