Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Miércoles 22 de junio de 2016.


Tiempo Litúrgico: Ordinario
Color: Verde

Santos del día:


Primera Lectura: Segundo libro de los Reyes (22, 8-13; 23, 1-3)
El rey leyó delante de todo el pueblo el libro de la alianza,
encontrado en el templo, y renovó la alianza en presencia del Señor

Por aquel entonces, el sumo sacerdote Jilquías dijo a Safán, delegado del rey Josías: “He hallado en el templo el libro de la ley”. Jilquías entregó el libro a Safán, quien lo leyó. Luego, Safán fue a ver al rey y le rindió cuentas, diciendo: “Tus siervos han fundido el dinero del templo y se lo han entregado a los encargados de las obras”. Y añadió: “El sacerdote Jilquías me ha entregado un libro”. Y lo leyó en presencia del rey.

Cuando el rey oyó las palabras del libro de la ley, rasgó sus vestiduras y ordenó al sacerdote Jilquías; a Ajicam, hijo de Safán; a Akbor, hijo de Miqueas; al delegado Safán y a Asaías, ministro suyo: “Vayan a consultar lo que dice el Señor acerca de mí, del pueblo y de todo Judá en este libro que se ha encontrado, pues el Señor está enfurecido con nosotros, porque nuestros padres no escucharon las palabras de este libro y no cumplieron lo que en él está escrito”.

Cuando ellos trajeron la respuesta, el rey convocó a todos los ancianos de Judá y de Jerusalén y se dirigió hacia el templo, acompañado por los hombres de Judá y todos los habitantes de Jerusalén, los
sacerdotes, los profetas y todo el pueblo, desde el más pequeño hasta el más grande, y les leyó el libro de la alianza, hallado en el templo.

Después, de pie sobre el estrado y en presencia del Señor, renovó la alianza, comprometiéndose a seguir al Señor y a cumplir sus preceptos, normas y mandatos, con todo el corazón y toda el alma, y a poner en vigor las palabras de esta alianza, escritas en el libro. Y todo el pueblo renovó también la alianza.

Salmo Responsorial: 118, 33-34. 35-36. 37 y 40
R/ Muéstranos, Señor, el camino de tus leyes. 
  • Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes y yo lo seguiré con cuidado. Enséñame a cumplir tu voluntad y a guardarla de todo corazón. R.  
  • Guíame por la senda de tu ley, que es lo que quiero. Inclina mi corazón a tus preceptos, y no a la avaricia. R.  
  • Aparta mis ojos de las vanidades, dame vida con tu palabra. Mira cómo anhelo tus decretos: dame vida con tu justicia. R.

† Lectura del santo Evangelio según san Mateo (7, 15-20)
Por sus frutos los conocerán

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuidado con los falsos profetas. Se acercan a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los cardos?

Todo árbol bueno da frutos buenos y el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos y un árbol malo no puede producir frutos buenos. Todo árbol que no produce frutos buenos es cortado y arrojado al fuego. Así que por sus frutos los conocerán”.

Reflexión sobre la Primera Lectura

La ley de Dios es, ante todo, una invitación a la felicidad, por lo que desobedecerla lo único que acarrea al hombre es angustia y dolor.

En el lenguaje del Antiguo Testamento, esto es expresado como un enojo de parte de Dios, sin embargo, esta actitud divina debe comprenderse más en el sentido de lo que el mismo pecado trae en sí mismo. No es que Dios nos castigue por no obedecer sus mandatos, sino que, el hecho de no obedecerlos hace que se pierda la felicidad. Esto es lo que llamamos las consecuencias del pecado, de las cuales, la más trágica es perder la vida eterna.

Sin embargo, parecería que después de tantos años de humanidad y de instrucción de parte de Dios y habiéndolo experimentado una y otra vez, todavía no hemos aprendido y no hemos puesto en nuestro corazón las palabras del Génesis en las que Dios advierte a nuestros primeros padres: "El día que comas de este árbol morirás". Regresemos a Dios con un corazón arrepentido y con el firme propósito de vivir conforme a su voluntad, la cual está expresada en las Sagradas Escrituras.

Reflexión sobre el Evangelio

Hay hermanos a los que les gusta "aparentar" y hacerse pasar como personas muy piadosas mediante actos puramente externos, siendo que estos actos externos deben ser un claro reflejo de lo que se vive interiormente.

El cristianismo, por el hecho de ser un estilo de vida centrado en el Evangelio, no puede ser disimulado. Los frutos, es decir, lo que emerge naturalmente de la persona en situaciones cotidianas, manifiestan en realidad lo que se es. Si somos cristianos, esto se debe notar en nuestra manera de vestir, de hablar, de reaccionar y, sobre todo, de amar y servir.

Nuestro trato diario con las personas con las que convivimos, debe estar impregnado del "buen aroma de Cristo"; nuestra solicitud para ayudar a los necesitados, debe ser movida, no por intereses personales, sino por compasión, como quien ve en el hermano necesitado, al mismo Jesús que dijo: "Cuando lo hiciste por uno de mis hermanos lo hiciste por mí"; nuestra apariencia diaria debe manifestar que somos templo del Espíritu. Si verdaderamente eres discípulo de Jesús, deja que él se transparente en tu vida siendo congruente entre lo que crees y lo que vives.

Oración

Señor de la felicidad y Dios amor, enséñame a cumplir tus mandatos con un corazón dispuesto, ya que estoy seguro de que tú tienes deseos de bien y no de mal para mí; quiero deleitarme en tus deseos y complacerme en cumplirlos, pues sé que esto también significa que viva feliz en esta vida, y en la futura, gozar de la vida eterna.

Acción

Hoy haré un recuento de que todas las cosas que me producen felicidad en mi vida, confirmaré cómo esa felicidad llega por cumplir algún mandato divino y daré gracias a Dios por esa dicha.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón.
Como María, todo por Jesús y para Jesús.

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de: 
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa 
Verificado en: 
Ordo Temporis 2016, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

¿El fin del mundo será el 23 de septiembre? Sacerdote católico responde (video)