Papa Francisco pide a médicos ser compasivos como el buen samaritano


VATICANO, 09 Jun. 16 / 03:46 pm (ACI).- “A mí me gusta bendecir las manos de los médicos como signo de reconocimiento a esa compasión que se hace caricia de salud”, expresó este jueves el Papa Francisco al recibir a los directivos de los Colegios de Médicos de España y Latinoamérica, a quienes invitó a ser como el buen samaritano “que no pasa de largo ante la persona malherida al borde del camino”.

Durante el encuentro en la Sala Clementina, el Santo Padre denunció que “en nuestra cultura tecnológica e individualista, la compasión no siempre es bien vista; en ocasiones, hasta se la desprecia porque significa someter a la persona que la recibe a una humillación. E incluso no faltan quienes se escudan en una supuesta compasión para justificar y aprobar la muerte de un enfermo. Y no es así”.

Francisco señaló que “la verdadera compasión no margina a nadie, ni la humilla, ni la excluye, ni mucho menos considera como algo bueno su desaparición. Ustedes saben bien que eso significaría el triunfo del egoísmo, de esa ‘cultura del descarte’ que rechaza y desprecia a las personas que no cumplen con determinados cánones de salud, de belleza o de utilidad”.

El Pontífice indicó que “la identidad y el compromiso del médico no sólo se apoya en su ciencia y competencia técnica, sino principalmente en su actitud compasiva y misericordiosa hacia los que sufren en el cuerpo y en el espíritu. La compasión es de alguna manera el alma misma de la medicina. La compasión no es lástima, es padecer-con”.

El Papa recordó que la salud es uno de los dones más preciados y deseados por todos y que en la tradición bíblica siempre se ha puesto de manifiesto la cercanía entre la salvación y la salud, así como sus mutuas y numerosas implicaciones.

Por ello, afirmó, los padres de la Iglesia solían denominar a Cristo y a su obra de salvación con el título de “Christus medicus”.

“Él es el Buen Pastor que cuida a la oveja herida y conforta a la enferma. Él es el Buen Samaritano que no pasa de largo ante la persona malherida al borde del camino, sino que, movido por la compasión, la cura y la atiende. La tradición médica cristiana siempre se ha inspirado en la parábola del Buen Samaritano. Es un identificarse con el amor del Hijo de Dios, que ‘pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos’”, indicó.

En ese sentido, aseguró que “la compasión, este padecer-con, es la respuesta adecuada al valor inmenso de la persona enferma, una respuesta hecha de respeto, comprensión y ternura, porque el valor sagrado de la vida del enfermo no desaparece ni se oscurece nunca, sino que brilla con más resplandor precisamente en su sufrimiento y en su desvalimiento”.

Francisco recordó la recomendación de San Camilo de Lellis para tratar a los enfermos: “Pongan más corazón en esas manos”.

“La fragilidad, el dolor y la enfermedad son una dura prueba para todos, también para el personal médico, son un llamado a la paciencia, al padecer-con; por ello no se puede ceder a la tentación funcionalista de aplicar soluciones rápidas y drásticas, movidos por una falsa compasión o por meros criterios de eficiencia y ahorro económico. Está en juego la dignidad de la vida humana; está en juego la dignidad de la vocación médica”, advirtió.

Añadió que “y si bien en el ejercicio de la medicina, técnicamente hablando, es necesaria la asepsia, en el meollo de la vocación médica la asepsia va contra la compasión, la asepsia es un medio técnico necesario en el ejercicio pero no debe afectar nunca lo esencial de ese corazón compasivo. Nunca debe afectar el ‘pongan más corazón en esas manos’”.

El Papa se despidió de los médicos asegurándoles sus oraciones y su aprecio por “el esfuerzo que realizan para dignificar cada día más su profesión y para acompañar, cuidar y valorar el inmenso don que significan las personas que sufren a causa de la enfermedad”.

Fuente:

Nota destacada de la semana anterior

3 pedidos del Papa Francisco por los 100 años de las apariciones de la Virgen de Fátima