Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Lunes 18 de julio de 2016.


Tiempo Litúrgico: Ordinario
Color: Verde

Santo del día:



Primera Lectura: Libro del profeta Miqueas (6, 1-4. 6-8)
Te daré a conocer lo que el Señor desea de tí

Escuchen lo que dice el Señor: “Levántate; llama a juicio a los montes, que las colinas escuchen tu voz. Escuchen, montes, el juicio del Señor, pongan atención, cimientos de la tierra: el Señor entabla juicio contra su pueblo, presenta sus quejas contra Israel.

Pueblo mío, ¿qué mal te he causado o en qué cosa te he ofendido? Respóndeme. Con la ayuda de Moisés, Aarón y María, yo te saqué de Egipto y te libré de la esclavitud”.

¿Que cosa digna le ofreceré al Señor, postrado ante el Dios del cielo? ¿Le ofreceré en holocausto becerros de un año? ¿Aceptará el Señor un millar de carneros o diez mil ríos de aceite? ¿En expiación por mis culpas le ofreceré a mi primogénito, al fruto de mis entrañas, por mi pecado?

Hombre, ya te he explicado lo que es bueno, lo que el Señor desea de ti: que practiques la justicia y ames la lealtad y que seas humilde con tu Dios. 

Reflexión sobre la Primera Lectura

Este texto del profeta Miqueas nos presenta la actitud clásica del hijo que sabe que ha hecho mal, que su padre lo pondrá a juicio y que de éste no saldrá bien librado, así que se pregunta: ¿con qué lo contentaré? ¿Le compraré un chocolate? ¿Lo invitaré a pasear? La respuesta es la que al final nos propone el profeta: ¡Obedécelo! En la actualidad nos encontramos con una situación semejante a la que ocurría en tiempos del profeta.

Hoy la gente quiere agradar a Dios únicamente con prácticas religiosas, muchas de las cuales dada la actitud, resultan vacías y estériles como ocurría en el siglo VIII a.C., cuando ha predicado Miqueas. En los últimos versículos nos dice que lo que realmente agrada al Señor es que practiquemos la justicia, que no es otra cosa que amar a nuestros semejantes; que amemos la lealtad, esto es que cumplamos con nuestros compromisos en todos los ámbitos (con el cónyuge, los hijos, los padres, los amigos, el trabajo) y que seamos humildes con Dios, esto es que amemos realmente al Señor y lo reconozcamos verdaderamente como el Señor de nuestra vida. 

Con esto, el profeta nos presenta con anticipación la enseñanza que resume el evangelio de Cristo. No valen de nada delante de Dios nuestras prácticas religiosas si éstas no están acompañadas de amor a Dios y a los hermanos, cuando la religión es sólo un "cumplir" y no una vida en el Espíritu. Úne a tus prácticas religiosas el amor y de esta forma tu relación con Dios y con los demás crecerá.

Salmo responsorial (49, 5-6. 8-9. 16bc-17. 21 y 23)
R/ Dios salva al que cumple su voluntad. 
  • Congreguen ante mí a los que sellaron sobre el altar mi alianza. Es Dios quien va a juzgar y el cielo mismo lo declara. R. 
  • No voy a reclamarte sacrificios, pues siempre están ante mí tus holocaustos. Pero ya no aceptaré becerros de tu casa ni cabritos de tus rebaños. R. 
  • ¿Por qué citas mis preceptos y hablas a toda hora de mi pacto, tú, que detestas la obediencia y echas en saco roto mis mandatos? R. 
  • Tú haces esto, ¿y yo tengo que callarme? ¿Crees acaso que yo soy como tú? Quien las gracias me da, ése me honra y yo salvaré al que cumple mi voluntad. R.

† Lectura del santo Evangelio según san Mateo (12, 38-42)
La reina del sur se levantará el día del juicio contra esa generación

En aquel tiempo, le dijeron a Jesús algunos escribas y fariseos: “Maestro, queremos verte hacer una señal prodigiosa”. El les respondió: “Esta gente malvada e infiel está reclamando una señal, pero la única señal que se le dará, será la del profeta Jonás. Pues de la misma manera que Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre de la ballena, así también el Hijo del hombre estará tres días y tres noches en el seno de la tierra.

Los habitantes de Nínive se levantarán el día del juicio contra esta gente y la condenarán, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay alguien más grande que Jonás.

La reina del sur se levantará el día del juicio contra esta gente y la condenará, porque ella vino de los últimos rincones de la tierra a oír la sabiduría de Salomón, y aquí hay alguien más grande que Salomón”.

Reflexión sobre el Evangelio

Hoy en día, todavía nuestra generación busca de Jesús una señal prodigiosa para creer: "Señor sana a mi hijo", "Señor, que consiga un buen trabajo", "Señor, ...". 

Lo triste del asunto es que después de recibir la señal, no bastándonos la prueba y señal eclatante de su resurrección, la respuesta de fe de muchos de nuestros cristianos es insignificante. ¿Cuántas veces hemos recibido lo que hemos pedido? Y, ¿cómo ha sido nuestra respuesta después de haberlo recibido? Después de que Jesús nos ha dado la muestra de su amor, la fe no se desarrolla. Por unas semanas vamos a misa o hacemos algo más de lo que hacíamos, pero rápidamente se nos olvida y la conversión no crece, no madura.

No seamos de los que buscan a Jesús por sus milagros y las muestras de su amor, sino más bien de los que buscan al Señor de los milagros para rendirle nuestro amor.

Oración

Gracias Señor, porque en tu gran amor, no sólo me pides que te busque y que te agrade sino que me dices cómo hacerlo. Así, Señor, enséñame a vivir en justicia, una justicia como la tuya llena de misericordia y equidad; a ser leal, es decir, permanecer en cada cosa que hago y crecer para dar testimonio de ti; y por último, enséñame a que mi vida siempre esté postrada ante ti en humildad y adoración.

Acción

Hoy pondré especial atención en hacer lo que Dios me dice que le agrada: ser justo, leal y humilde.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa
Verificado en:
Ordo Temporis 2016, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía como encuentro con Dios