Así respondieron miles de cristianos a “misa negra” en Oklahoma, Estados Unidos


OKLAHOMA, 16 Ago. 16 / 01:49 pm (ACI).- Miles de cristianos de distintas confesiones se reunieron para realizar una caminata de oración por la paz, en respuesta a la "misa negra” y el ritual satánico que se llevó a cabo ayer por la tarde en la ciudad de Oklahoma en Estados Unidos.

La “misa negra” en la que se profanó la estatua de la Virgen María en el día de la Asunción, fue dirigida por Adam Daniels, que fue condenado por agresión sexual en 2009 y que realizó un evento similar en 2014, robando una hostia consagrada con el propósito de profanarla.

A pesar de la protestas contra los rituales satánicos que tuvieron lugar en un edificio público, los funcionarios de la ciudad dijeron que la “misa negra” tenía el permiso necesario y que estaba protegida por la libertad de expresión.

Según el servicio de noticias local NewsOK, en horas de la mañana del 15 de agosto una gran cantidad de católicos se reunieron para celebrar una Misa de desagravio en el jardín del centro cívico de la ciudad de Oklahoma, antes de que se lleve a cabo allí el ritual satánico.

"Para nosotros, la ‘misa negra’ es una farsa. Se golpea el corazón de la comunidad, y creo que ellos (los satanistas) están tratando de enviar un mensaje (…) a una comunidad conocida por su fe. Queremos mostrar a nuestros hijos que nuestra fe no es un acto pasivo. Se le tiene que dar a la gente una razón de nuestra esperanza, y esa esperanza es Jesucristo", dijo Bryan Estabrooks, un feligrés que caminaba con su esposa y sus tres hijos.

La caminata por la paz comenzó con la bienvenida del P. William Novak, vicario general de la Arquidiócesis católica de Oklahoma, en representación del Arzobispo, Mons. Paul Coakley.

"Todos somos hermanos y hermanas unidos en la paz y en la oración. Es por eso que estamos aquí hoy para apoyarnos en contra del mal", dijo el P. Novak a todos los fieles reunidos alrededor de la estatua de nombre “Y Jesús lloró”, un conocido símbolo de la esperanza y la fe en los terrenos de la vieja Catedral de San José.

“Al estar reunidos aquí en este lugar se nos recuerda lo que el maligno le ha hecho a nuestra ciudad y las vidas que destruyó. Pero también somos conscientes del bien que yace en el corazón de cada ser humano, del bien que supera al mal. Por eso nos encontramos hoy aquí, para estar unidos en contra del maligno y confiar en la bondad de nuestro Señor, fuente de todo lo que es bueno y sagrado”, resaltó el sacerdote. 

Finalmente pidió a Dios que “disipe toda oscuridad y maldad en la ciudad, nación y el mundo entero”. “Seamos un signo de paz, unidad y fe en el único Dios verdadero, que es Misericordioso y compasivo con todos nosotros”, agregó el P. Novak. 

Después de estas palabras la multitud caminó a través de la ciudad, algunos de rezando el rosario, otros entonando himnos o simplemente orando. La marcha terminó en la Primera Iglesia Metodista Unida de Oklahoma, donde se realizó una oración ecuménica.

NewsOK informó que en aquella habitación los asistentes escucharon a los líderes cristianos, que no solo oraron por la fe y la Iglesia, sino también para la comunidad en general: por el gobierno, educación, negocios, artes, medios de comunicación y la reconciliación.

El P. Jorge Cabrera, de la iglesia católica Little Flower, dijo a los cristianos reunidos en la iglesia metodista que "esto es importante para mostrar solidaridad con nuestros hermanos cristianos, el hacernos visibles. A veces la gente piensa que el mal prevalece, pero Dios está vivo y activo como siempre".

Fuente:

Nota destacada de la semana anterior

Ubican árbol que habría plantado San Martín de Porres hace unos 400 años en Perú