Esta es la oración que el Papa Francisco recitó en Georgia por la paz en el mundo


TIFLIS, 30 Sep. 16 / 10:20 am (ACI).- En la tarde de su primer día en Georgia, el Papa Francisco celebró un encuentro con la comunidad asirio-caldea del país después de su encuentro con el Patriarca Ilia II.

La celebración se realizó en la iglesia de San Simón Bar Sabbae de la capital, Tiflis y a su llegada Francisco fue acogido por el Patriarca de Babilonia de los Caldeos, Louis Raphaël Sako y por el párroco de la misma.

El Santo Padre entró en procesión hacia la capilla del Santísimo entre los fieles de la diáspora asirio-caldea. Después de un canto y una oración recitada en arameo, el Papa recitó la siguiente oración por la paz:

Señor Jesús,
adoramos tu cruz,
que nos libra del pecado,
origen de toda división y de todo mal;
anunciamos tu resurrección,
que rescata al hombre de la esclavitud del fracaso y de la muerte;
esperamos tu venida gloriosa,
que realiza el cumplimiento de tu reino de justicia, de gozo y de paz.

Señor Jesús,
por tu gloriosa pasión,
vence la dureza de los corazones, prisioneros del odio y del egoísmo;
por el poder de tu resurrección,
arranca de su condición a las víctimas de la injusticia y de la opresión;
por la fidelidad de tu venida,
confunde a la cultura de la muerte y haz brillar el triunfo de la vida.

Señor Jesús,
une a tu cruz los sufrimientos de tantas víctimas inocentes:
los niños, los ancianos, los cristianos perseguidos;
envuelve con la luz de la Pascua a quienes se encuentran profundamente heridos:
las personas abusadas, despojadas de su libertad y dignidad;
haz experimentar la estabilidad de tu reino a quienes viven en la incertidumbre:
los exiliados, los refugiados y quienes han perdido el gusto por la vida.

Señor Jesús,
extiende la sombra de tu cruz sobre los pueblos en guerra:
que aprendan el camino de la reconciliación, del diálogo y del perdón;
haz experimentar el gozo de tu resurrección a los pueblos desfallecidos por las bombas:
arranca de la devastación a Irak y Siria;
reúne bajo la dulzura de tu realeza a tus hijos dispersos:
sostén a los cristianos de la diáspora y concédeles la unidad de la fe y del amor.

Virgen María, reina de la paz,
tú que estuviste al pie de la cruz,
alcánzanos de tu Hijo el perdón de nuestros pecados;
tú que nunca dudaste de la victoria de la resurrección,
sostén nuestra fe y nuestra esperanza;
tú que has sido constituida reina en la gloria,
enséñanos la majestad del servicio y la gloria del amor.
Amén.

Fuente:

Entrada destacada

¿Coincidencia divina? Milagros eucarísticos revelarían tipo de sangre de Jesús

Foto referencial / Crédito: Wikipedia (Dominio público) Por Church POP REDACCIÓN CENTRAL, 16 Jun. 17 / 10:18 am ( ACI ).- La ciencia ...