Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Viernes 2 de setiembre de 2016.


Tiempo Litúrgico: Ordinario
  Color del día: Verde  

Santos del día:



Primera Lectura: 1° carta san Pablo a los corintios (4, 1-5)
El Señor pondrá al descubierto las intenciones del corazón.

Hermanos: Procuren que todos nos consideren como servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios.

Ahora bien, lo que se busca en un administrador es que sea fiel. Por eso, lo que menos me preocupa es que me juzguen ustedes o un tribunal humano; pues ni siquiera yo me juzgo a mí mismo. Es cierto que mi conciencia no me reprocha nada, pero no por eso he sido declarado inocente. El Señor es quien habrá de juzgarme. 

Por lo tanto, no juzguen antes de tiempo; esperen a que venga el Señor. Entonces él sacará a la luz lo que está oculto en las tinieblas, pondrá al descubierto las intenciones del corazón y dará a cada uno la alabanza que merezca.

Reflexión sobre la Primera Lectura

En estas palabras de san Pablo recordamos todos los ejemplos que puso el Señor sobre los administradores; el apóstol nos lo decía: "todo es nuestro", y es verdad, pero sólo de la manera como lo tiene un administrador. 

Somos administradores de nuestro tiempo, de los bienes que Dios nos ha dado, de nuestra salud, e inclusive de las personas que Dios ha confiado a nuestro cuidado como son los hijos, los padres ancianos, el cónyuge. ¡Sí!, todo es nuestro pero dado en administración, y Jesús, el día que nos llame a la Casa Paterna, ese día nos dirá como le dijo a su servidor: "Dame cuenta de tu administración". 

Por ello, no podemos desperdiciar nuestro tiempo, ni malgastar la salud, ni el dinero, ni el ambiente ni nada que se nos haya dado en administración. Debemos tener cuidado de las personas que Dios nos ha confiado y darles el cariño, el cuidado y la atención que el mismo Jesús les daría a cada uno. No dejes pasar este día, haz de tu administración una verdadera experiencia del amor de Dios.

Salmo responsorial (36, 3-4. 5-6. 27-28. 39-40)
R/ La salvación del justo es el Señor. 
  • Pon tu esperanza en Dios, practica el bien y vivirás tranquilo en esta tierra. Busca en él tu alegría y te dará el Señor cuanto deseas. R. 
  • Pon tu vida en las manos del Señor, en él confía, y hará que tu virtud y tus derechos brillen igual que el sol de mediodía. R. 
  • Apártate del mal, practica el bien y tendrás una casa eternamente, porque al Señor le agrada lo que es justo y vela por sus fieles; en cambio, a los injustos los borrará de la tierra para siempre. R. 
  • La salvación del justo es el Señor; en la tribulación él es su amparo. A quien en él confía, Dios lo salva de los hombres malvados. R.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas (5, 33-39)
Vendrá un día en que les quiten al esposo y entonces si ayunarán.

En aquel tiempo, los fariseos y los escribas le preguntaron a Jesús: “¿Por qué los discípulos de Juan ayunan con frecuencia y hacen oración, igual que los discípulos de los fariseos, y los tuyos, en cambio, comen y beben?”

Jesús les contestó: “¿Acaso pueden ustedes obligar a los invitados a una boda a que ayunen, mientras el esposo está con ellos? Vendrá un día en que les quiten al esposo, y entonces sí ayunarán”.

Les dijo también una parábola: “Nadie rompe un vestido nuevo para remendar uno viejo, porque echa a perder el nuevo, y al vestido viejo no le queda el remiendo del nuevo. Nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque el vino nuevo revienta los odres y entonces el vino se tira y los odres se echan a perder. El vino nuevo hay que echarlo en odres nuevos y así se conservan el vino y los odres. Y nadie, acabando de beber un vino añejo, acepta uno nuevo, pues dice: ‘El añejo es mejor’ ”.

Reflexión sobre el Evangelio

Esta parábola, llena de significado, nos presenta, por un lado, el hecho de que el cristiano, una vez que ha decidido vivir de acuerdo al Evangelio, no puede ya tener los mismos patrones de vida, pues, en muchas ocasiones estos serán incompatibles con el mensaje de Jesús. Por ello, muchas veces hay que cambiar de ambientes, de lecturas, de conversaciones, incluso de amistades. 

Por otro lado, nos hace ver cómo el cristianismo, visto desde afuera, es decir, desde el lado del mundo, de la banalidad de la vida cómoda, puede parecer, no solo "extraño", sino incluso falto de vida y sabor. No faltan los comentarios, en los cuales, se critica a los cristianos como personas aburridas y sin gozo (la verdad quien da esta impresión no está viviendo realmente la vida cristiana). 

Sin embargo, la vida cristiana es el vino añejo, nadie piensa que pueda ser bueno, pero una vez que se prueba no se quiere dejar. Quien ha tenido la experiencia de dejarse llenar por Dios no querrá nunca más experimentar la vaciedad del mundo. Pídele a Jesús que llene tu vida con su amor, ¡no te arrepentirás!

Oración

Señor, todos mis bienes, trabajo, amistades, familia, capacidades y mi vida entera, te pertencen a ti, te proclamo como el único dueño y Señor de lo que "poseo"; pero también quiero decirte, que mientras tenga bajo mi responsabilidad lo que tú me has dado a administrar, haré mi mejor y mayor esfuerzo por entregártelo puro, limpio y resplandeciente, sólo me acojo a tu gracia para que actúe en mí y pueda hacer incluso más de lo que humanamente podría.

Acción

Mientras transcurra el día de hoy, cada vez que entre en contacto con bienes, personas o momentos del día, repetiré en mi interior "todo es tuyo Señor", para recordar constantemente que sólo administro lo que el Señor sabe que puedo atender.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa
Verificado en:
Ordo Temporis 2016, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

¿El fin del mundo será el 23 de septiembre? Sacerdote católico responde (video)