Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Jueves 23 de febrero de 2017.


Tiempo Litúrgico: Ordinario
   Color del día: Rojo   

Santo del día:



Primera Lectura: Libro del Eclesiástico (Sirácide) (5, 1-10)
No tardes en volverte al Señor.

No confíes en tus riquezas ni digas: “Con ellas todo lo tengo”. No te dejes arrastrar por tus instintos y pasiones, ni sigas tus antojos y caprichos.

No digas: “Yo a nadie me someto”, porque el Señor te pedirá cuentas. No digas: “He pecado y nada me ha sucedido”, porque el Señor es paciente para castigar. No confíes en el perdón de Dios para amontonar pecado tras pecado, diciendo: “Su misericordia es grande y él perdonará todas mis culpas”, porque en él hay misericordia, pero también hay cólera, y descarga su ira sobre los malvados.

No tardes en volverte al Señor, ni lo dejes de un día para otro, porque su furor estalla de repente y perecerás en el día del castigo. No confíes en el engañoso dinero, que de nada te servirá en el día de juicio.

Reflexión sobre la Primera Lectura

La confianza que nos proponía el texto el día de ayer, se extiende a una actitud constante que se refiere a Dios. Los bienes que poseemos pueden ser de utilidad, pero jamás pueden suplir la bendición de Dios; por el contrario todo bien, procede de Dios y es a él a quien tenemos que agradecer su bondad y generosidad. 

Y porque todo bien proviene de Dios, así como el hombre debe ser humilde y agradecido con Dios, también tiene que ser sencillo en el trato con los demás. 

Y la sencillez y la humildad generan en el fiel, la conciencia de la misericordia y la justicia divinas: no debo abusar de su misericordia, porque él también es justo y reprende al hombre cuando obra mal; pero Dios sabe de qué estamos hechos y es por eso que si volvemos humildes a él y le pedimos perdón, él sabrá perdonar todas nuestra faltas por más grandes que sean.

Salmo responsorial (1, 1-2. 3. 4 y 6)
R/  Dichoso el hombre que confía en el Señor. 
  • Dichoso aquel que no se guía por mundanos criterios, que no anda en malos pasos ni se burla del bueno, que ama la ley de Dios y se goza en cumplir sus mandamientos. R. 
  • Es como un árbol plantado junto al río, que da fruto a su tiempo y nunca se marchita. En todo tendrá éxito. R. 
  • En cambio los malvados serán como la paja barrida por el viento. Porque el Señor protege el camino del justo y al malo sus caminos acaban por perderlo. R.

† Lectura del santo Evangelio según san Marcos (9, 41-50)
Más te vale entrar manco en la vida,
que ir con las dos manos al lugar de castigo.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Todo aquel que les dé a beber un vaso de agua por el hecho de que son de Cristo, les aseguro que no se quedará sin recompensa.

Al que sea ocasión de pecado para esta gente sencilla que cree en mí, más le valdría que le pusieran al cuello una de esas enormes piedras de molino y lo arrojaran al mar.

Si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela; pues más te vale entrar manco en la vida eterna, que ir con tus dos manos al lugar de castigo, al fuego que no se apaga. Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo; pues más te vale entrar cojo en la vida eterna, que con tus dos pies ser arrojado al lugar de castigo. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo; pues más te vale entrar tuerto en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos al lugar de castigo, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.

Todos serán salados con fuego. La sal es cosa buena; pero si pierde su sabor, ¿con qué se lo volverán a dar? Tengan sal en ustedes y tengan paz los unos con los otros”.

Reflexión sobre el Evangelio

Jesús, con esta instrucción nos habla, como acostumbra hacerlo Él, en términos de radicalidad, mostrando que el camino al cielo es un camino estrecho y que quien quiere ir por él no puede convivir con el pecado. Las imágenes que presenta sirven solo para ejemplificar lo duro, lo difícil y doloroso que puede ser el separarse de personas, actividades, lugares muy queridos para nosotros pero que son ocasión de pecado. 

Para entenderlo tendríamos que pensar, por ejemplo, en lo difícil y doloroso que sería dejar a un amigo o amiga de la infancia que no habiendo hecho una opción por Cristo vive bajo los criterios del mundo y cada vez que convivimos con esta persona terminamos pecando. 

Un caso que se presenta con cierta frecuencia es cuando uno de los novios se convierte, pero antes de esto, ha llevado una relación deshonrada con la novia o con el novio, especialmente en el área sexual y tienen que tomar la disyuntiva de continuar su camino cristiano o dejar al novio o la novia que no quiere aceptar el noviazgo como lo propone Jesús; hay también decisiones de trabajo, sobre todo en el área de la justicia, en donde se debe escoger entre continuar en el trabajo, que nos propone la injusticia y el pecado, o renunciar y quedar sin sustento para la familia. Todas ellas son decisiones realmente difíciles y dolorosas, pero en ellas nos jugamos la eternidad. No valoremos equivocadamente. Nada de este mundo, por muy amado que sea se compara a la dicha de vivir eternamente con Dios. Cualquier sacrificio, por doloroso que sea, vale la pena.

Oración

Padre bueno, tú que nos has dado a tu Hijo para que él sea nuestro guía que nos lleva a ti, haz que movidos por su Espíritu de amor, humildemente reconozcamos nuestras faltas y con un corazón puro y sencillo, volvamos a ti con arrepentimiento y confianza. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Acción

Hoy pondré mi confianza en Dios y dejaré que él sea mi bien mayor, y procuraré ser un bien para los demás.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa
Verificado en:
Ordo Temporis Ciclo A - 2017, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019 anuncia sede oficial de los actos centrales