Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Miércoles 10 de mayo de 2017.


Tiempo Litúrgico: Pascua de Resurrección
   Color del día: Blanco   

Santos del día:
 

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (12, 24—13, 5)
Resérvenme a Saulo y a Bernabé.

En aquel tiempo, la palabra del Señor cundía y se propagaba. Cumplida su misión en Jerusalén, Saulo y Bernabé regresaron a Antioquía, llevando consigo a Juan Marcos. 

Había en la comunidad cristiana de Antioquía algunos profetas y maestros, como Bernabé, Simón (apodado el “Negro”), Lucio el de Cirene, Manahén (que se crió junto con el tetrarca Herodes) y Saulo.

Un día estaban ellos ayunando y dando culto al Señor, y el Espíritu Santo les dijo: “Resérvenme a Saulo y a Bernabé para la misión que les tengo destinada”. Todos volvieron a ayunar y a orar; después les impusieron las manos y los despidieron.

Así, enviados por el Espíritu Santo, Saulo y Bernabé fueron a Seleucia y zarparon para Chipre. Al llegar a Salamina, anunciaron la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos.

Reflexión sobre la Primera Lectura

Hemos leído "En aquel tiempo la Palabra de Dios cundía y se propagaba". La pregunta sería ¿y hoy? ¿Podemos decir que la Palabra de Dios cunde y se propaga cuando vemos en nuestro medio "cristiano" gobiernos e instituciones en donde la práctica de la corrupción es común y corriente, cuando en nuestras empresas existen con frecuencia injusticias laborales, cuando en nuestras oficinas, en vez de rendir el 100% buscamos la manera de dar lo menos posible?

¿Será que hoy en día la Palabra de Dios se propaga y se vive? Es, pues, necesario que cada uno de nosotros tome un claro compromiso, no sólo en la vivencia del Evangelio, sino en la misión de hacerlo conocer a los demás, de manera que todas estas situaciones de pecado puedan ser eliminadas. 

El Espíritu Santo desde el día de tu bautismo te envía y espera de ti una respuesta generosa como la de Saulo y Bernabé.

Salmo responsorial (66, 2-3. 5. 6 y 8)
R/  Que te alaben, Señor, todos los pueblos. Aleluya. 
  • Ten piedad de nosotros y bendícenos; vuelve, Señor, tus ojos a nosotros. Que conozca la tierra tu bondad y los pueblos tu obra salvadora. R. 
  • Las naciones con júbilo te canten, porque juzgas al mundo con justicia; con equidad tú juzgas a los pueblos y riges en la tierra a las naciones. R. 
  • Que te alaben, Señor, todos los pueblos, que los pueblos te aclamen todos juntos. Que nos bendiga Dios y que le rinda honor el mundo entero. R. 

† Lectura del santo Evangelio según san Juan (12, 44-50)
Yo he venido al mundo como luz.

En aquel tiempo, exclamó Jesús con fuerte voz: “El que cree en mí, no cree en mí, sino en aquel que me ha enviado; el que me ve a mí, ve a aquel que me ha enviado. Yo he venido al mundo como luz, para que todo el que crea en mí no siga en tinieblas.

Si alguno oye mis palabras y no las pone en práctica, yo no lo voy a condenar; porque no he venido al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo.

El que me rechaza y no acepta mis palabras, tiene ya quien lo condene: las palabras que yo he hablado lo condenarán en el último día. Porque yo no he hablado por mi cuenta, sino que mi Padre, que me envió, me ha mandado lo que tengo que decir y hablar. Y yo sé que su mandamiento es vida eterna. Así, pues, lo que hablo, lo digo como el Padre me lo ha dicho”.

Reflexión sobre el Evangelio

Algunas veces podrían sonarnos chocantes y fuera de sentido algunas de las palabras que encontramos en los santos evangelios. Sin embargo, estas palabras no las ha dicho Jesús por necedad, sino porque son las que le ha mandado el Padre.

Por ejemplo, cuando leemos los mandamientos, en medio de nuestra cultura tan moderna y desarrollada, no falta quien diga, entre otras cosas, que el sexto mandamiento de la ley de Dios es una muestra del Dios retrógrado en el que todavía algunos creen. Y su argumento es que mientras haya amor, la relación íntima puede ser hecha antes del matrimonio e incluso entre personas del mismo sexo. 

Quienes afirman esto -incluidos los mismos bautizados- es que no han comprendido que, precisamente porque tenemos un Dios que nos ama, nos ha advertido, por medio de su Palabra, que realizar las acciones contrarias a los mandamientos, destruyen la vida del hombre, tanto la propia como la de los demás.

En el Paraíso, Dios le dijo a Adán: "El día que comas de esta fruta (que desobedezcas), ese día morirás". Las consecuencias las conocemos y las vivimos: guerras, homicidios, rencor, egoísmo, destrucción, etc. Por ello, San Pablo escribirá a los Romanos: "El salario del pecado es la muerte".

Por eso, es que Jesús no nos va a condenar, nosotros mismos, si decidimos seguir el camino del pecado, habremos tomado el sendero de la autodestrucción, de la autocondenación.¡Cuidado!

Oración

Acepto tu llamado, Señor y el envío de tu Espíritu Santo, para que mi vida haga cundir tu Palabra en mi entorno, derrama tu fuerza y usa cada parte de mí para que pueda reflejarte. 

Señor, me comprometo, desde lo más profundo de mí, con el envío que me haces, dirige mis pasos y dame la sabiduría para reflejar tus pensamientos y sentimientos a los que me rodean.

Acción

Hoy buscaré a tres personas totalmente desconocidas y les hablaré de Dios y del plan de amor que él tiene para sus vidas.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa
Verificado en:
Ordo Temporis Ciclo A - 2017, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

Hace 100 años la Virgen de Fátima mostró el infierno a los tres pastorcitos