Vaticano defiende en la ONU derechos y capacidades de los ancianos

El Papa Francisco bendice a una anciana durante su viaje a Paraguay
Foto: L'Osservatore Romano

VATICANO, 09 Jul. 17 / 01:08 pm (ACI).- Los ancianos, con su sabiduría y experiencia, tienen la capacidad de seguir contribuyendo al desarrollo de la sociedad, pero lamentablemente muchos de ellos son marginados con políticas y prejuicios que los dejan a merced de la pobreza y el aislamiento social, denunció recientemente la Santa Sede ante la ONU.

El Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU, Mons. Bernardito Auza, dijo estas palabras durante la octava sesión del grupo de trabajo sobre el envejecimiento, convocado entre el 5 y 7 de julio por el organismo mundial bajo el tema “Participación activa de las personas mayores en el desarrollo”.

El representante vaticano señaló que “a medida que la población anciana crece rápidamente en el mundo”, la atención a este sector es cada vez más crítica. Ello exige la urgente elaboración de “medidas concretas y prácticas” que garanticen la protección de sus derechos humanos y respondan a sus necesidades, afirmó en su discurso.

Según el último informe sobre población mundial elaborado por la ONU, a finales de 2017 se prevé que las personas con más de 60 años rozarán los 1.000 millones y representarán el 13% de la población total.

En ese sentido, Mons. Auza recordó las palabras del Papa Francisco, quien advirtió que si bien “gracias al progreso de la medicina, la esperanza de vida ha aumentado: ¡la sociedad no se ha expandido a la vida!”, pues no se ha organizado lo suficiente como para dejarles espacio a los ancianos, “con el debido respeto y la consideración práctica de su fragilidad y dignidad”.

El Observador Permanente advirtió que los ancianos “son desproporcionadamente susceptibles a la pobreza, la mala salud, la discapacidad, el aislamiento social, la violencia, el abandono”, las guerras y factores que atentan contra su dignidad humana.

Por ello, el Prelado destacó el tema elegido para esta sesión, pues “con demasiada frecuencia vemos a los ancianos excluidos de la participación activa en la sociedad y el desarrollo”, a pesar de la sabiduría que han acumulado durante los años de vida, como tantas veces ha subrayado el Papa Francisco.

En ese sentido, el representante vaticano exhortó a que los esfuerzos del organismo internacional se centren en abordar y asegurar medidas que contrarresten “las políticas, prácticas y prejuicios” que suelen marginar a estas personas “que alguna vez estuvieron en el centro de nuestras familias y comunidades”.

Debemos “superar lo que el Papa Francisco denunció como ‘las deficiencias de una sociedad programada para la eficiencia’”, exhortó.

Para ello, Mons. Auza dijo que “es imprescindible trabajar políticas y prácticas que refuercen la participación política activa de las personas mayores, su involucración en la toma de decisiones, su continuidad como contribuyentes económicos, su participación en el mercado de trabajo, su capacidad para disfrutar de una jubilación sana y segura a una edad apropiada, así como el acceso a la formación continua y a la educación permanente”.

Asimismo, señaló que en el mayor énfasis “en la contribución de las personas mayores al desarrollo debería combinarse con una mayor atención a sus necesidades”.

En ese sentido, indicó que los ancianos enfermos, con discapacidad o deterioro cognitivo y que pueden no estar en condiciones de contribuir al desarrollo, “están en su mayor momento de necesidad” y en esas circunstancias “debemos demostrar que nuestro amor y respeto por los ancianos y los impedidos van más allá de las consideraciones materiales, políticas y económicas”.

Los ancianos mantienen su dignidad humana y esta no disminuye porque decrezcan sus capacidades económicas o físicas, afirmó.

Fuente:
https://www.aciprensa.com/noticias/vaticano-defiende-en-la-onu-derechos-y-capacidades-de-los-ancianos-57630/

Nota destacada de la semana anterior

¿El fin del mundo será el 23 de septiembre? Sacerdote católico responde (video)