Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Lunes 14 de agosto de 2017


Tiempo Litúrgico: Ordinario
   Color del día: Rojo   

Santo del día:



Lectura del libro del
Deuteronomio (10, 12-22)
No cierren su corazón. Amen al forastero,
porque también ustedes lo fueron en Egipto.

En aquellos días, Moisés le dijo al pueblo estas palabras: “Ahora, Israel, advierte bien lo que el Señor te pide: Que temas al Señor, tu Dios; que cumplas su voluntad y lo ames; que sirvas al Señor, tu Dios, con todo el corazón y toda el alma; que cumplas los preceptos del Señor, y los mandamientos que hoy te impongo para tu bien.

Es cierto que el cielo y toda su inmensidad, la tierra y cuanto hay en ella son del Señor, tu Dios; sin embargo, sólo con tus padres se unió el Señor con alianza de amor, y sólo a ustedes, sus descendientes, los eligió de entre todos los pueblos, como pueden comprobarlo todavía.

No cierren, pues, su corazón ni endurezcan su cabeza, porque el Señor, su Dios, es el Dios de los dioses y el Señor de los señores, Dios grande, fuerte y terrible; no es parcial ni acepta sobornos, hace justicia al huérfano y a la viuda, ama al forastero y le da pan y vestido. Amen, pues, al forastero, porque también ustedes lo fueron en Egipto.

Teme al Señor, tu Dios; sírvelo; vive unido a él y jura en su nombre. El será tu gloria, él será tu Dios, pues él hizo por ti las terribles hazañas que tus ojos han visto. Setenta eran tus padres cuando fueron a Egipto, y ahora, Israel, el Señor, tu Dios, te ha hecho un pueblo numeroso como las estrellas del cielo"

Reflexión sobre la Primera Lectura

En este rico pasaje de la tradición Deuteronomista, encontramos de nuevo el centro de la vida del pueblo: la alianza de amor entre Dios y su pueblo. 

En esta alianza, que se ha perfeccionado por la Sangre de Cristo constituyéndose en nueva y eterna, y de la cual participamos por nuestro bautismo, se nos pide lo mismo que a los israelitas: amar con todo el corazón y con toda el alma a Dios. 

Sería bueno que hoy pensáramos si verdaderamente nosotros estamos cumpliendo lo que se nos pide. ¿Podrías decir que amas a Dios con todo tu corazón y con toda tu alma? Antes de responder, recuerda que, como dice nuestro refrán mexicano: "amor son obras y no buenas razones". ¿Podrías, entonces, decir que tus obras muestran a Dios que lo amas con todo tu corazón y con toda tu alma? Un amor que no se manifiesta, no es verdadero amor, sino más bien conveniencia. El amor, como dice Pablo, lo cree todo, lo espera todo, lo soporta todo, lo da todo. 

Muéstrale a Dios que lo amas: dedícale tiempo (ora), visítalo (está en todos los Sagrarios), sírvelo (está en todos los pobres), atiéndelo (está en tus hijos, tu cónyuge y en tus padres), apártate del pecado que lo ofende; de esta manera tus palabras de amor serán congruentes con tus obras.

Salmo responsorial
(147, 12-13. 14-15. 19-20)
R/  Glorifica al Señor, Jerusalén. 
  • Glorifica al Señor, Jerusalén, a Dios ríndele honores, Israel. El refuerza el cerrojo de tus puertas y bendice a tus hijos en tu casa. R. 
  • El mantiene la paz en tus fronteras, con su trigo mejor sacia tu hambre. El envía a la tierra su mensaje y su palabra corre velozmente. R. 
  • Le muestra a Jacob su pensamiento, sus normas y designios a Israel. No ha hecho nada igual con ningún pueblo, ni le ha confiado a otro sus proyectos. R.

† Lectura del santo Evangelio
según san Mateo (17, 22-27)
Lo van a matar, pero al tercer día va a resucitar.
Los hijos están exentos de impuestos.

En aquel tiempo, se hallaba Jesús con sus discípulos en Galilea y les dijo: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo van a matar, pero al tercer día va a resucitar”. Al oír esto, los discípulos se llenaron de tristeza.

Cuando llegaron a Cafarnaúm, se acercaron a Pedro los recaudadores del impuesto para el templo y le dijeron: “¿Acaso tu maestro no paga el impuesto?” El les respondió: “Sí lo paga”. 

Al entrar Pedro en la casa, Jesús se adelantó a preguntarle: “¿Qué te parece, Simón? ¿A quiénes les cobran impuestos los reyes de la tierra, a los hijos o a los extraños?” Pedro le respondió: “A los extraños”. Entonces Jesús le dijo: “Por lo tanto, los hijos están exentos. Pero para no darles motivo de escándalo, ve al lago y echa el anzuelo, saca el primer pez que pique, ábrele la boca y encontrarás una moneda. Tómala y paga por mí y por ti”.

Reflexión sobre el Evangelio

Este breve pasaje nos ilustra cómo el cristiano está obligado a cumplir con las leyes puestas por el Estado, de la misma manera que Jesús lo hizo y enseñó a sus discípulos a realizarlo. 

Y es que, aun viviendo en el Reino, estamos sujetos a la vida social, a la vida civil y es precisamente ahí en donde, con nuestro testimonio, podemos construir una sociedad más justa, más humana y más libre. Es mediante nuestras acciones como vamos transformando el orden social, por lo que, el pago de nuestros impuestos, el acudir a las urnas a votar en tiempos de elección, el pertenecer a organizaciones y partidos políticos y de servicio, no sólo es un derecho, sino una verdadera obligación de cada cristiano. 

No pertenecemos a este mundo, pero vivimos en él y tenemos la encomienda recibida de Jesús de transformarlo. Seamos responsables en todo lo que concierne a la vida civil, política y social de nuestro país, hagamos de él (cada uno de acuerdo al don que Dios le ha dado) un lugar en donde el amor y la paz sean una verdadera realidad.

Oración

Padre bueno, que me amaste antes de que yo pudiera responderte, te doy las gracias por todo lo que, en tu infinito amor, me has dado: la vida, mis padres, mis seres amados y cuanto necesito para vivir. Ayúdame a ser agradecido y a merecer todas las cosas hermosas que me brindas y a mostrarte mi gratitud en mi vida de cada día.

Acción

Dedicaré algunos momentos de mi día a dar gracias a Dios por todas las cosas buenas que tengo y que a él le debo.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa
Verificado en:
Ordo Temporis Ciclo A - 2017, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

Ubican árbol que habría plantado San Martín de Porres hace unos 400 años en Perú