Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Miércoles 18 de octubre de 2017


Tiempo Litúrgico: Ordinario
   Color del día: Rojo   

Santo del día:


          Primera Lectura
Lectura de la segunda carta del
apóstol san Pablo a Timoteo (4, 9-17)
El único que me acompaña es Lucas.

Querido hermano: Haz lo posible por venir a verme cuanto antes, pues Dimas, prefiriendo las cosas de este mundo, me ha abandonado y ha partido a Tesalónica. Crescencio se fue a Galacia, y Tito, a Dalmacia. El único que me acompaña es Lucas. Trae a Marcos contigo, porque me será muy útil en mis tareas. A Tíquico lo envié a Efeso.

Cuando vengas, tráeme el abrigo que dejé en Tróade, en la casa de Carpo. Tráeme también los libros y especialmente los pergaminos. Alejandro, el herrero, me ha hecho mucho daño. El Señor le dará su merecido. Cuídate de él, pues se ha opuesto tenazmente a nuestra predicación.

La primera vez que me defendí ante el tribunal, nadie me ayudó. Todos me abandonaron. Que no se les tome en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado y me dio fuerzas para que, por mi medio, se proclamara claramente el mensaje de salvación y lo oyeran todos los paganos.

Reflexión sobre la Primera Lectura

Una de las cosas que más ayudan para nuestro crecimiento espiritual es el tener un buen maestro y la compañía de hermanos que piensan como nosotros y que están también buscando la santidad y el agradar en todo al Señor, siendo radicales en el seguimiento del Evangelio. 

Auque no es el tema propio de este texto, vemos en el trasfondo a San Lucas, quien encontraría a San Pablo muy posiblemente en su segundo viaje misionero y a partir de ahí lo acompañará siempre hasta el final de sus días. San Lucas, que de acuerdo a lo que él mismo nos dice, lo investigará personalmente con los propios testigos oculares, de San Pablo aprendió a amar a Jesús con todo su corazón, a descubrir en él la razón de su vida. 

Vio a San Pablo predicar con pasión, lo vio sufrir por Cristo, lo vio pasar largas horas en oración; en una palabra, aprendió de San Pablo lo que significa ser y vivir como un auténtico cristiano enamorado del Dios que lo ha salvado y que le ha dado razón a su vida.

Busca tú también tener amigos santos, hombres y mujeres que, como tú, busquen a Dios; con los cuales puedas crecer, aprender de su vida y de su oración. Como dice el libro del Eclesiástico: quien encuentra un amigo, ha encontrado verdaderamente un tesoro.

Salmo responsorial
(Sal 144, 10-11. 12-13ab. 17-18)
R/  Señor, que todos tus fieles te bendigan. 
  • Que te alaben, Señor, todas tus obras y que todos tus fieles te bendigan. Que proclamen la gloria de tu reino y den a conocer tus maravillas. R. 
  • Que muestren a los hombres tus proezas, y el esplendor glorioso de tu reino. Tu reino, Señor, es para siempre y tu dominio eterno. R.  
  • Siempre es justo el Señor en sus designios y están llenas de amor todas sus obras. No está lejos de aquellos que lo buscan; muy cerca está el Señor, de quien lo invoca. R.

† Lectura del santo Evangelio
según san Lucas (10, 1-9)
La cosecha es mucha
y los trabajadores pocos.

En aquel tiempo, Jesús designó a otros setenta y dos discípulos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares a donde pensaba ir, y les dijo: “La cosecha es mucha y los trabajadores pocos. Rueguen, por tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos. 

Pónganse en camino; yo los envío como corderos en medio de lobos. No lleven ni dinero, ni morral, ni sandalias y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Cuando entren en una casa digan: ‘Que la paz reine en esta casa’. Y si allí hay gente amante de la paz, el deseo de paz de ustedes se cumplirá; si no, no se cumplirá. Quédense en esa casa. Coman y beban de lo que tengan, porque el trabajador tiene derecho a su salario. 

No anden de casa en casa. En cualquier ciudad donde entren y los reciban, coman lo que les den. Curen a los enfermos que haya y díganles: ‘Ya se acerca a ustedes el Reino de Dios’ ”.

Reflexión sobre el Evangelio

Jesús continúa llamando hombres y mujeres de todas edades y condiciones para que se unan al grupo de apóstoles, al grupo de hermanos y hermanas que, infatigablemente, anuncian por doquier la Buena Nueva del Evangelio. 

No siempre es fácil pues, por un lado nos encontramos con la fragilidad de la naturaleza humana, y con ello, la pereza, el desinterés, la pena, la falta de preparación y, por otro lado, con la dificultad propia de presentar a los demás un mensaje que, a simple vista, parecería traer sólo más problemas y restricciones a la vida. 

Sin embargo, si nosotros le respondemos con generosidad, como lo hizo san Lucas y muchísimos hermanos y hermanas a lo largo de la historia, lograremos establecer el Reino, y con ello, llegará la paz y la armonía a nuestra casa, a nuestra sociedad, en fin, a nuestro mundo. No dejemos a Jesús trabajar solo, únete hoy a su equipo de evangelizadores, te lo aseguro: No te vas a arrepentir.

Oración

Padre lleno de amor, que nos iluminas con la luz de la Palabra para alcanzar la vida que nos tienes preparada desde antes de la creación del mundo, derrama sobre nosotros tu Espíritu Santo para que, atentos a esa Palabra, sigamos a tu Hijo llevando nuestra cruz, pero atentos a las necesidades de nuestros hermanos para que merezcamos ser partícipes de esa vida que él nos ha ganado en la cruz. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Acción

Atento al llamado que Dios me hace a ser solidario con mis hermanos que sufren, dedicaré algo de mi tiempo o de mis bienes para socorrer las necesidades de algún hermano que lo requiera.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa
Verificado en:
Ordo Temporis Ciclo A - 2017, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

Papa Francisco: "Ante tus pecados, ¿te dejas ‘misericordiar’ por el Señor?"