Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Miércoles 29 de noviembre de 2017


Tiempo Litúrgico: Ordinario
   Color del día: Verde   

Santos del día:

          Primera Lectura
Lectura del libro del profeta
Daniel (5, 1-6. 13-14. 16-17. 23-28)
Aparecieron los dedos de una mano,
que se pusieron a escribir.

En aquellos días, el rey Baltasar dio un gran banquete en honor de mil funcionarios suyos y se puso a beber con ellos. Animado por el vino, Baltasar mandó traer los vasos de oro y de plata que su padre, Nabucodonosor, había robado del templo de Jerusalén, para que bebieran en ellos el rey y sus funcionarios, sus mujeres y sus concubinas.

Trajeron, pues, los vasos de oro y de plata robados del templo de Jerusalén, y en ellos bebieron el rey y sus funcionarios, sus mujeres y sus concubinas. Bebieron y comenzaron a alabar a sus dioses de oro y plata, de bronce y de hierro, de madera y de piedra.

De repente aparecieron los dedos de una mano, que se pusieron a escribir en la pared del palacio, detrás del candelabro, y el rey veía cómo iban escribiendo los dedos. Entonces el rey se demudó, la mente se le turbó, le faltaron las fuerzas y las rodillas le empezaron a temblar. 

Trajeron a Daniel y el rey le dijo: “¿Eres tú Daniel, uno de los judíos desterrados, que mi padre Nabucodonosor trajo de Judea? Me han dicho que posees el espíritu de Dios, inteligencia, prudencia y sabiduría extraordinarias. Me han dicho que puedes interpretar los sueños y resolver los problemas.
Si logras leer estas palabras y me las interpretas, te pondrán un vestido de púrpura y un collar de oro y serás el tercero en mi reino”.

Daniel le respondió al rey: “Puedes quedarte con tus regalos y darle a otro tus obsequios. Yo te voy a leer esas palabras y te las voy a interpretar.

Tú te has rebelado contra el Señor del cielo: has mandado traer los vasos de su casa, y tú y tus funcionarios, tus mujeres y tus concubinas han bebido en ellos; has alabado a dioses de plata y de oro, de bronce y de hierro, de madera y de piedra, que no ven ni oyen ni entienden, pero no has glorificado al Dios que tiene en sus manos tu vida y tu actividad. Por eso Dios ha enviado esa mano para que escribiera.

Las palabras escritas son: ‘Contado, Pesado, Dividido’ y ésta es su interpretación. ‘Contado’: Dios ha contado los días de tu reinado y les ha puesto límite. ‘Pesado’: Dios te ha pesado en la balanza y te falta peso. ‘Dividido’: Tu reino se ha dividido y se lo entregarán a los medos y a los persas”.

Reflexión sobre la Primera Lectura

Una de las actitudes con las que a veces nos encontramos, aun en medio de los mismos cristianos, es el pensar que se puede hacer mofa de las cosas sagradas. 

No es raro encontrarnos con personas que en fiestas y reuniones hacen chistes y se burlan de las cosas y de las personas sagradas. En muchos de nuestros hermanos se nota una falta de interés y de respeto por Dios y por sus objetos y ministros, quizás porque piensan: "No pasa nada, sólo estamos jugando". Probablemente eso mismo pensaba el rey Baltasar, cuando delante de él apareció la mano de Dios, para hacerle ver que no se puede jugar con su Nombre.

No permitas que el indiferentismo del mundo y su falta de amor a Dios te contagie. Sigue el ejemplo de Daniel y anuncia a los demás la verdad del Evangelio; en tus reuniones propón la alegría cristiana, la cual no necesita ni de alcohol, ni de chistes que ensucian nuestro pensamiento y nuestro corazón.

Salmo responsorial
(Dan 3, 62-63. 64-65. 66-67)
R/  Bendito seas para siempre, Señor. 
  • Sol y luna, bendigan al Señor. Estrellas del cielo, bendigan al Señor. R. 
  • Lluvia y rocío, bendigan al Señor. Todos los vientos, bendigan al Señor. R. 
  • Fuego y calor, bendigan al Señor. Fríos y heladas, bendigan al Señor. R.

† Lectura del santo Evangelio
según san Lucas (21, 12-19)
Todos los odiarán a ustedes por causa mía. Sin
embargo, ni un cabello de su cabeza perecerá.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Los perseguirán y los apresarán, los llevarán a los tribunales y a la cárcel, y los harán comparecer ante reyes y gobernantes por causa mía. Con esto ustedes darán testimonio de mí.

Grábense bien que no tienen que preparar de antemano su defensa, porque yo les daré palabras sabias, a las que no podrá resistir ni contradecir ningún adversario de ustedes. 

Los traicionarán hasta sus padres y hermanos, sus parientes y amigos. Matarán a algunos de ustedes, y todos los odiarán por causa mía. Sin embargo, ni un cabello de su cabeza perecerá. Si se mantienen firmes, conseguirán la vida”.

Reflexión sobre el Evangelio

Siempre he creído que ser cristiano cuando las cosas caminan bien no es problema. Lo difícil es, como dice el Señor, perseverar en los momentos difíciles. 

El cristianismo, es un estilo de vida que muchas veces va en contraposición con los valores, pensamientos y actitudes del mundo: esta es la causa de los problemas. Ser Cristiano en un mundo de injusticia, de violencia, de deshonestidad no es sencillo y por lo general es la causa de la persecución o del rechazo de aquellos a los que nuestro estilo de vida incómoda.

¡Ánimo! Hoy más que nunca necesitamos ser valientes y mostrarnos al mundo como verdaderos discípulos de Jesús. Él ha prometido ayudarnos y estar con nosotros. Seamos fieles hasta el final.

Oración

Señor, quiero glorificarte con mi vida y con mi actividad, por eso te pido hoy de nuevo la luz de tu Santo Espíritu para que pueda ver y descubrir en mi ser y en mi entorno las áreas con las que todavía no te glorifico.

Acción

Evitaré que se hagan comentarios, chistes y burlas que vayan en contra de mi fe y de la Iglesia.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa
Verificado en:
Ordo Temporis Ciclo A - 2017, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

8 cosas que necesitas saber sobre la Inmaculada Concepción