Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Lunes 20 de febrero de 2017.


Tiempo Litúrgico: Ordinario
   Color del día: Verde   

Santos del día:



Primera Lectura: Libro del Eclesiástico (Sirácide) (1, 1-10)
Antes que cualquier otra cosa fue creada la sabiduría.

Toda sabiduría proviene del Señor y está con él eternamente. ¿Quién puede contar las arenas de la playa, las gotas de la lluvia o los días de los siglos? ¿Quién puede explorar la altura del cielo, la extensión de la tierra y la profundidad de los abismos?

Antes que cualquier otra cosa fue creada la sabiduría; y la luz de la inteligencia, desde la eternidad. ¿A quién se le ha revelado la fuente de la sabiduría? ¿Quién ha conocido sus recursos inagotables?

Si perdonásemos más habría menos guerras, asegura el Papa Francisco.

El Papa durante la homilía. Foto: Captura Youtube

Por Álvaro de Juana
ROMA, 19 Feb. 17 / 12:45 pm (ACI).- Durante su visita a la parroquia de Santa María Josefa de Castelverde, a las afueras de Roma, el Papa Francisco celebró una Misa en la que habló la importancia de rezar por los enemigos porque la oración es el antídoto a las guerras que “empiezan en casa”.

“Si todos los hombres y mujeres aprendiesen a perdonar, no existirían las guerras. Las guerras empiezan aquí, en la amargura, en el rencor, en el deseo de venganza, de hacerla pagar, pero esto destruye familias, amistades, barrios, destruye muchas cosas”.

Papa Francisco: La auténtica revolución cristiana es amar al enemigo.


VATICANO, 19 Feb. 17 / 06:30 am (ACI).- El Papa Francisco invitó, en el Ángelus del domingo, a no devolver mal por mal a nuestros enemigos, sino a responder con amor como Jesús enseñó, porque esta es la auténtica “revolución cristiana”.

“Los enemigos son aquellos que hablan mal de nosotros, que nos calumnian y nos tratan mal. A todos ellos estamos llamados a responder con el bien, que conlleva también sus estrategias inspiradas en el amor”, dijo el Papa.

Este pasaje del Evangelio es “una de esas páginas que mejor expresan la ‘revolución’ cristiana” porque “Jesús muestra la vía de la verdadera justicia mediante la ley del amor que supera la ley del talión, es decir, el ‘ojo por ojo y diente por diente’”.

Papa Francisco: Urge testimoniar el Evangelio porque muchos aún esperan conocer a Jesús.


Por Walter Sánchez Silva
VATICANO, 18 Feb. 17 / 07:06 am (ACI).- “Los horizontes de la evangelización y la urgente necesidad de testimoniar el mensaje evangélico a todos, sin distinciones, constituyen un vasto campo de su apostolado”, dijo este sábado el Papa Francisco a los Clérigos Marianos de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María.

En su discurso a los miembros de esta congregación nacida en Polonia en el siglo 17, a quienes recibió en audiencia en el Vaticano en el marco de su Capítulo General que se realiza hasta el 25 de febrero, el Santo Padre afirmó que “muchos esperan aún conocer a Jesús, único Redentor del hombre, y no pocas situaciones de injusticia y de malestar moral y material interpelan a los creyentes”.

Sor Lucía, última vidente de Fátima: Termina fase diocesana de causa de beatificación.

Sor Lucía dos Santos y San Juan Pablo II / Foto: Sitio web de la causa de beatificación de Sor Lucía

COIMBRA, 14 Feb. 17 / 03:58 pm (ACI).- La fase diocesana del proceso de beatificación de Sor Lucía, la última de los tres videntes de la Virgen de Fátima, concluyó este lunes 13 de febrero en Coimbra, Portugal.

La sesión solemne para la conclusión de la fase diocesana del proceso se realizó en el Carmelo de Santa Teresa de Coimbra, donde la religiosa vivió durante décadas y donde falleció en el año 2005.

Ahora, las más de 15 mil páginas de documentación pasarán al estudio de la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano.

Es hipócrita mirar al que sufre y “no tocarlo”, dice el Papa a movimientos populares.

Imagen referencial. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

VATICANO, 17 Feb. 17 / 12:15 pm (ACI).- En un mensaje con ocasión del encuentro de Movimientos Populares que se celebra en Modesto (California), el Papa Francisco advierte la hipocresía de mirar y hasta televisar “al que sufre sin tocarlo”, repitiendo discursos tolerantes sin hacer algo por cambiar su situación.

El Pontífice advierte que “en la sociedad globalizada, existe un estilo elegante de mirar para otro lado que se practica recurrentemente: bajo el ropaje de lo políticamente correcto o las modas ideológicas, se mira al que sufre sin tocarlo, se lo televisa en directo, incluso se adopta un discurso en apariencia tolerante y repleto de eufemismos, pero no se hace nada sistemático para sanar las heridas sociales ni enfrentar las estructuras que dejan a tantos hermanos tirados en el camino”.

Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Viernes 17 de febrero de 2017.


Tiempo Litúrgico: Ordinario
   Color del día: Verde   

Santos del día:


Primera Lectura: Libro del Génesis (11, 1-9)
Se llamó Babel, porque ahí confundió el Señor
las lenguas de todos los hombres.

En aquel tiempo, toda la tierra tenía una sola lengua y unas mismas palabras. Al emigrar los hombres desde el oriente, encontraron una llanura en la región de Sinaar y allí se establecieron.

Entonces se dijeron unos a otros: “Vamos a fabricar ladrillos y a cocerlos”. Utilizaron, pues, ladrillos en vez de piedras, y asfalto en vez de mezcla. Luego dijeron: “Construyamos una ciudad y una torre que llegue hasta el cielo, para hacernos famosos, antes de dispersarnos por la tierra”.

Papa Francisco: La guerra empieza en el corazón y Dios nos pedirá cuentas a todos.

 cathopic_1487175119645309

VATICANO, 16 Feb. 17 / 06:25 am (ACI).- El Papa Francisco centró la homilía de la Misa que celebró hoy en la Casa Santa Marta en la guerra, que no solo se da entre poderosos y países, sino que empieza en el corazón de cada uno, en las familias o el trabajo y aseguró que Dios pedirá cuentas a todos los hombres.

"La guerra empieza en el corazón del hombre, comienza en casa, en las familias, entre amigos y después va más allá, a todo el mundo", explicó.

“La Palabra del Señor es clara: ‘De la sangre vuestra, o sea de vuestra vida, yo pediré cuentas; pediré cuentas a cada ser viviente y pediré cuentas de la vida del hombre al hombre, a cada uno de su hermano’. También a nosotros, que parece que estamos en paz, aquí, el Señor nos pedirá cuentas de la sangre de nuestros hermanos y hermanas que sufren la guerra”. 

Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Jueves 16 de febrero de 2017.


Tiempo Litúrgico: Ordinario
   Color del día: Verde   

Santo del día:



Primera Lectura: Libro del Génesis (9, 1-13)
Pondré mi arco iris en el cielo,
como señal de mi alianza con la tierra.

En aquel tiempo, Dios bendijo a Noé y a sus hijos, diciéndoles: “Crezcan y multiplíquense y llenen la tierra. Todos los animales los temerán y los respetarán a ustedes; las aves del cielo, los reptiles de la tierra, los peces del mar están sujetos a ustedes. Todo lo que vive y se mueve les servirá a ustedes de alimento; se lo entrego a ustedes, lo mismo que los vegetales.

Pero no coman carne con sangre, pues en la sangre está la vida. Por eso yo pediré cuentas de la sangre de ustedes, que es su vida; se las pediré a cualquier animal; y al hombre también le pediré cuentas de la vida de su hermano. Si alguien derrama la sangre de un hombre, otro derramará la suya; porque Dios hizo al hombre a su imagen. Ustedes crezcan y multiplíquense, extiéndanse por la tierra y domínenla”.

Catequesis del Papa Francisco sobre la esperanza cristiana que no defrauda.

La audiencia general del 15 de febrero de 2017

VATICANO, 15 Feb. 17 / 07:20 am (ACI).- El Papa Francisco meditó en su catequesis de hoy sobre la esperanza cristiana que no defrauda porque está fundada en Dios mismo que es amor.

A continuación y gracias a Radio Vaticano, el texto completo de su meditación de hoy en el Aula Pablo VI

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Desde pequeños nos enseñan que no es bueno vanagloriarse. En mi tierra, a quienes presumen los llaman ‘pavos’. Y es justo, porque presumir de aquello que se es o de aquello que se tiene, además de ser soberbia, expresa también una falta de respeto en relación a los demás, especialmente con aquellos que son menos afortunados que nosotros.