Bienaventurados los niños

Los niños son el presente del mundo, la sal que le da sabor a la humanidad, y lo son porque son como ángeles que en su inocencia nos llenan de alegría.

Recordemos que el mismo Jesús dijo que quienes sean como niños son loa que recibirán el reino de los cielos y no es mentira.

Es lindo ver la sonrisa de los niños, su abrazo tierno y su calidez de alma, es triste ver la enfermedad apagando la luz de los niños.

Aunque la enfermedad es una situación normal y humana, no deja de llenarnos de angusti y de pesar. Pidamos a Dios para que sea su propia mano quien cure a los niños enfermos en todo el mundo.

Nota destacada de la semana anterior

Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía como encuentro con Dios