Santo Padre Pio de Pietrelcina

Hoy vamos a conversar un poco acerca de la vida y milagros de un santo que es la inspiración de muchas personas en la actualidad, el Padre Pio de Pietrelcina. Su fiesta se celebra el 23 de setiembre fecha en que se recuerda su muerte en el pueblo de San Giovanni Rotondo. Fue Beatificado por el Papa Juan Pablo II el 2 de mayo de 1999 y posteriormente Canonizado por el mismo pontífice el 16 de junio del 2002.

Su vida inició en el pequeño pueblo de Pietrelcina en Italia, el día 25 de mayo de 1887. Su papá se llamó Grazio Forgione y la mamá Maria Giuseppa Di Nunzio.
Desde pequeño Francisco Forgione (su nombre de nacimiento) sintió un gran deseo de consagrarse al Señor, incluso al punto de alejarse de otros niños de su edad porque blasfemaban o tenían actitudes contrarias a lo que debe ser la vida de un cristiano. Desde niño experimentó visiones y estados de éxtasis con frecuencia.

Francisco comenzó su camino ala consagración el día 6 de enero de 1903, cuando a los  dieciséis años, entró como clérigo en la orden de los Capuchinos.  Luego fue ordenado sacerdote en la Catedral de Benevento, el 10 de agosto de 1910. Por motivos de su delicada salud tuvo que trasladarse a varios conventos hasta que el 4 de setiembre de 1916 llegó al convento de San Giovanni Rotondo, en donde se quedó hasta su muerte.

Su vida fue dedicada a la oración, la eucaristía y la confesión, por medio de la cual salvó el alma de gran cantidad de personas que se convirtieron gracias a sus consejos y milagros.

Entre sus aportes más maravillosos a la causa de evangelización está la fundación de las Casas de Oración que en la actualidad se encuentran por todo el mundo y la creación de un hospital llamado Casa de Alivio al Sufrimiento.
Sus carismas
Una de las características que más se recuerdan del Padre Pío, es que se convirtió en el primer sacerdote en recibir el regalo de los estigmas, el 20 de setiembre de 1918, cuando oraba frente al crucifijo. Las heridas, que recuerdan las del Señor Jesucristo en la cruz, quedaron frescas y sangrantes, lo que llamó la atención de científicos, prensa y fieles.

Los perfumes del Padre Pío, también lo caracterizaron y dejaron gran cantidad de testigos quienes afirmaron que fuertes y olores florales podían ser sentidos en algunas ocasiones cuando se confesaban con el santo o en la eucaristía.

Muchos tipos de milagros fueron atribuidos al santo durante su vida, les transcribimos uno pero pueden encontrar muchos más en los vínculos abajo mencionados:
“Testimonio de una madre: “Mi primera hija, nació en 1953; el Padre Pío, le salvó la vida en forma repentina y milagrosa, hacen 18 meses. En la mañana del 6 de enero de 1955 mi marido y yo estábamos en la iglesia para asistir a la Santa Misa y nuestra hija estaba en casa con su abuelo. Repentinamente aconteció un accidente, y nuestra hija se quemó con una olla de agua caliente. La quemadura era tan grande como grave; le abarcaba desde el estómago hasta la parte de atrás. El doctor recomendó hospitalizarla inmediatamente; porque podía morirse debido a su estado de suma gravedad... Por esta razón él no nos dio ninguna medicina. Desesperada al ver moribunda a mi hija, en lo que el doctor se fue; invoqué fuertemente al Padre Pío, que interviniera urgentemente, mientras me preparaba para llevarla al hospital, ya casi era la hora del medio día; cuando de pronto la niña que estaba sola en su cuarto me llamó “Mamá, mamá, ya no tengo ninguna herida”. ¿Y quién ha desaparecido tus heridas, pregunté asustada y con gran curiosidad? Ella contestó. “mamá el Padre Pío vino, él sanó mis heridas poniendo sus manos llagadas sobre mi quemadura”. Para asombro de todos, realmente no había ninguna seña ni marca de que hubiera alguna quemada; el cuerpo de mi hija estaba completamente sano, y pensar que unos minutos antes el medico la desahució.”
La bilocación es la capacidad de una persona de estar en dos lugares al mismo tiempo, y múltiples testimonios indican que el fraile capuchino podía hacer este tipo de milagros como el que se indica a continuación:
“El Padre Alberto, a quien el Padre Pío conoció en 1917, contó: "Vi hablar al Padre Pío mientras se encontraba de pie cerca de la ventana con la mirada fija sobre la montaña. Me acerqué a èl para besarle la mano pero él no se dio cuenta de mi presencia y tuve la sensación de que su mano estaba entumecida. En aquel entonces lo escuché que con voz muy clara, en el momento en que dio la absolución a alguien. Después de un instante el padre se sacudió como si se se despertara. Volteándose hacia mí, me dijo: - ¿Estáis aquí?, no me enteré de ello -. Algún día después llegó de Turín un telegrama de agradecimiento al Padre Superior por haber mandado al Padre Pío a asistir a un moribundo. Del telegrama se pudo intuir que el moribundo estaba muriendo en el momento en que el Padre Pio en San Giovanni Rotondo, pronunció las palabras de absolución. Obviamente el Superior no envió al Padre Pío al moribundo, sino que el Padre Pío lo visitó en bilocación”.
La clarividencia es un don que han tenido muchos santos, entre ellos el Padre Pio, era capaz de ver cosas en lo profundo del alma de las personas antes que se las contaran e incluso presagiar algunos hechos futuros, veamos un ejemplo:
“El padre Guardián del convento de San Giovanni Rotondo contó: - "El otro día, un comerciante de Pisa ha venido a preguntarle al Padre Pío acerca de la curación de una hija. El padre lo mira y dice: "Tú estás más enfermo que tu hija. Yo te veo muerto". "Pero no, pero no, yo estoy muy bien"... - ¡"Desdichado"! Gritó el Padre Pío - ¡"Desgraciado”! ¿Cómo puedes decir que estás bien con tantos pecados sobre la conciencia? ¡“Veo de ellos al menos treinta y dos"! Imagináis el estupor del comerciante. Después de la confesión él contó a todo el que quisiera escucharlo: ¡"Él ya sabía todo y me ha dicho todo"
Estas y muchas otras cosas hizo el Padre Pio como intercesor ante Jesús y la Virgen María, cosas que salvaron almas y que persisten en convertir personas para que sean verdaderos seguidores de Cristo.
Pidamos al santo Padre Pio de Pietrelcina que interceda por nosotros ante Jesús, para que nos proteja del mal, del pecado y de la tentación y nos lleve por caminos de paz.

El cuerpo incorrupto del santo permanece expuesto en el santuario Santa María de la Gracia, 43 años después de la muerte del Padre Pio, cual si estuviera tomando la siesta de la tarde.
Fuentes de información:
http://www.padrepio.catholicwebservices.com/ESPANOL/ESPANOL_index.htm
http://www.corazones.org/santos/pio_padre.htm

Nota destacada de la semana anterior

Ubican árbol que habría plantado San Martín de Porres hace unos 400 años en Perú