San Antonio de Padua

Hoy la Iglesia Católica celebra la fiesta de San Antonio de Padua.
San Antonio recibió de parte de Dios un carisma poco usual = ¡San Antonio podía memorizar pasajes de las Sagradas Escrituras y analizarlos!

Una vez había un incendio en el monasterio donde vivía San Antonio y los monjes corrían gritando "¡Salven las Sagradas Escrituras! ¡Salven la Biblia!".
El monje superior gritó = "¡NO! ¡Salven a Antonio! ¡Él puede escribir la Biblia de memoria!".

San Antonio tenía una costumbre que a algunos curas se les ha olvidado = San Antonio daba sus sermones basados en el Evangelio del Señor Jesús.
Los sermones de San Antonio NO eran basados en la política, NO eran basados en la economía, NO eran basados en los goles de la Eurocopa.
El centro de la predicación de San Antonio era = El Señor Jesús.

San Antonio en su juventud fue una persona muy sensual. San Antonio le pidió al Señor Jesús poder vencer la sensualidad y tener la inocencia de un niño.
San Antonio vivió en una época en donde la sociedad era muy sinvergüenza.
¡Gracias a Dios que hoy en día vivimos en una sociedad muy moral, que respeta la inocencia de las niñas adolescentes! ¿Verdad que si?

San Antonio pensaba que para vencer la sensualidad, era necesario tener la inocencia de un niño. En medio de una increíble visión, el Señor Jesús se le apareció a San Antonio en forma de un niño y le dijo = "¡Antonio! ¿Quieres tener el alma inocente? ¡Imítame a Mí!".

¡Por eso es que en la estampita de San Antonio, el santo aparece cargando al Señor Jesús en forma de un niño! San Antonio les recuerda a los católicos que tienen que vencer la sensualidad imitando la inocencia del Señor Jesús, en medio de una sociedad descarada.

San Antonio de Padua, ruega por nosotros.
¡Un saludo!
---------------------------------------------------------------------
Visite el sitio de los Padres de la Iglesia en: http://www.patristica.info
Escúchenos en Radio Negrita, viernes 9am en:
http://www.radiocatolicalanegrita.com/

Nota destacada de la semana anterior

Ubican árbol que habría plantado San Martín de Porres hace unos 400 años en Perú