Vaticano desmiente “entrevista” de La Repubblica al Papa Francisco

VATICANO, 14 Jul. 14 / 09:55 am (ACI/EWTN Noticias).- El Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, desmintió rotundamente que se haya realizado una nueva “entrevista” al Papa Francisco por parte del director del diario de izquierda italiano La Repubblica, Eugenio Scalfari -publicada este 13 de julio- en la que se atribuye al Santo Padre afirmaciones como que el dos por ciento de los sacerdotes son pedófilos y que entre ellos habrían obispos y cardenales.

"No se puede y no se debe por lo tanto hablar de modo alguno de una entrevista en el sentido habitual del término, como si se reportara una serie de preguntas y de respuesta que reflejan con fidelidad y certidumbre el pensamiento preciso del interlocutor", dijo el P. Lombardi en una declaración dada a conocer tras la publicación de la nota ayer.

Como se recuerda, Scalfari, un importante periodista de 90 años que se declara ateo, conversó el pasado 24 de septiembre con el Santo Padre y publicó una nota al respecto el 1 de octubre. Este texto provocó malinterpretaciones en la prensa internacional, por lo que el P. Lombardí tuvo que advertir que en ese encuentro el periodista “no grabó su entrevista con el Papa Francisco ni tampoco tomó notas, por lo que el texto ha sido una reconstrucción después de los hechos".

En efecto, un mes después de esa publicación y en un evento de la prensa extranjera en Roma, Scalfari explicó que “es de verdad posible” que algunas de las palabras que adjudicó al Papa “no fueran compartidas por el Pontífice mismo”. Explicó además que, en general, no graba sus entrevistas ni toma notas: “trato de entender a la persona que estoy entrevistado y luego escribo sus respuestas con mis propias palabras”.

En ese sentido, sobre la “entrevista” publicada ayer, Scalfari recuerda que es la tercera vez que se encuentra con el Papa y afirma que “nuestros encuentros los ha querido el Papa Francisco porque, entre las muchas personas de toda condición social, de toda fe, de toda edad que encuentra en su apostolado cotidiano, deseaba también intercambiar ideas y sentimientos con un no creyente. El Papa considera que un coloquio con un no creyente así puede ser recíprocamente estimulante y por eso quiere continuarlo. Lo digo porque es él quien me lo ha dicho. El hecho de que yo sea periodista no le interesa en absoluto, podría ser ingeniero, maestro u obrero".

En la nota publicada ayer en La Repubblica, Scalfari escribe que el Santo Padre le habría dicho que está decidido a encontrar "soluciones" al problema del celibato sacerdotal y que "hay obispos y cardenalesentre el 2 por ciento de pederastas que son sacerdotes".

Al respecto, el P. Lombardi señala que "como ya ocurrió en una circunstancia similar, hay que destacar que lo que Scalfari atribuye al Papa, refiriendo entre comillas sus palabras, es fruto de su memoria de experto periodista, pero no de una transcripción precisa de una grabación y aún menos de una revisión de parte del interesado, a quien se le atribuyen afirmaciones".

"Hay dos afirmaciones que han llamado mucho la atención y que no pueden ser atribuidas al Papa. Decir que entre los pederastas haya cardenales, y que el Papa haya afirmado con seguridad, con respecto al celibato, que encontrará las soluciones", precisa el P. Lombardi.

La nota publicada ayer lleva como título “Come Gesú, useró il bastone contro i preti pedofili (Como Jesús, usaré el bastón contra los sacerdotes pedófilos)”, una frase que no se encuentra en ningún lugar de la “entrevista” sino que Scalfari habría “deducido” a partir de una afirmación del Papa en la que habría dicho que va a enfrentar la “lepra de la pedofilia en la Iglesia” y que "Jesús amaba a todos, incluso a los pecadores a quienes quería redimir mediante el perdón y la misericordia, pero cuando usaba el bastón, lo empuñaba para sacudirle al demonio que se había apoderado de esa alma".

El P. Lombardi cuestiona además que en algunas afirmaciones referidas al celibato, "curiosamente se abren las comillas, pero luego no se cierran. Simplemente faltan las comillas de cierre. ¿Olvido o explícito reconocimiento de que se está haciendo una manipulación para lectores ingenuos?"

Una de estas afirmaciones, atribuidas al Pontífice, dice así: “Muchos de mis colaboradores que luchan conmigo me aseguran con datos fiables que valoran la pedofilia dentro de la Iglesia al nivel del 2 por ciento. Este dato debería tranquilizarme, pero debo decirle que no me tranquiliza en absoluto. Lo considero más bien gravísimo. Ese 2 por ciento de pedófilos son sacerdotes e incluso obispos y cardenales. Y otros, aún más numerosos, saben pero callan, castigan pero sin decirme el motivo. Encuentro insostenible este estado de cosas y es mi intención afrontarlo con la severidad que requiere…

Otra de las afirmaciones sin comillas de cierre es la siguiente: “quizá usted no sabe que el celibato fue establecido en el siglo X, es decir, novecientos años después de la muerte de Nuestro Señor. La Iglesia católica oriental permite hasta ahora que sus presbíteros se casen. El problema ciertamente existe, pero no es de gran entidad. Hace falta tiempo, pero existen soluciones y las encontraré…

Cuando Scalfari pregunta si puede haber misericordia para quien se arrepiente en el último momento tras una vida de pecado, el Papa habría respondido que "es verdad, esa es nuestra doctrina y es la vía que Cristo nos ha enseñado". Ante la repregunta del periodista sobre si el arrepentimiento es sólo interesado, ante el temor a lo que pueda esperarle al pecador, el Santo Padre habría señalado que "nosotros no juzgamos, es el Señor quien sabe y juzga. Su misericordia es infinita, pero nunca caerá en un engaño. Si el arrepentimiento no es auténtico, la misericordia no puede ejercer su papel de redención".

Scalfari escribe luego que el Papa Francisco se refiere a lo que debería ser la familia y actualmente no es: “la familia debería ser el sagrario donde el niño y luego el muchacho y el adolescente son amorosamente educados en el bien, animados en un crecimiento estimulado para construir la propia personalidad y encontrarse con la de sus compañeros. Jugar juntos, estudiar juntos, conocer el mundo y la vida juntos. Esto, con sus compañeros. Pero con sus padres, que lo han traído al mundo o le han visto llegar al mundo, la relación es como la de cultivar una flor, un jardín de flores, protegiéndolo cuando hay mal tiempo, desinfectándolo de parásitos, contándoles las fábulas de la vida y, a medida que el tiempo pasa, su realidad".

"Las familias parecen haber desertado de la educación tal como nosotros la entendemos. Cada cual se dedica a sus intereses personales, a menudo para asegurar a la familia un nivel de vida soportable, a veces para perseguir el éxito personal, otras veces por amistades y amores alternativos. La educación como la principal tarea con los hijos parece haber huido de los hogares. Este fenómeno es una gravísima omisión", prosigue.

La mafia

La conversación a la que se refiere Scalfari también se refiere al tema de la mafia. El Papa habría cuestionado a la mayoría de las esposas, madres o hermanas de mafiosos que frecuentan la iglesia: "¿Piensan esas mujeres que Dios perdonará los horribles crímenes de sus parientes?".

El Santo Padre habría comentado asimismo que “en Argentina hay muchos criminales, ladrones, asesinos pero no mafias. Quiero profundizar más en este tema y quiero leer los muchos libros escritos sobre este asunto y los testigos”.

Francisco habría lamentado luego la actitud de algunos sacerdotes, que "tienden a pasar por alto el fenómeno mafioso. Naturalmente condenan los delitos concretos, honran a las víctimas, ayudan como pueden a sus familias... pero la denuncia pública y constantes de las mafias es rara".

En la “entrevista” se recuerda luego el reciente caso de una procesión en la región italiana de Calabria, donde los que portaban una imagen de la Virgen se inclinaron en reverencia al pasar por la casa de un mafioso local, lo que generó la indignación posterior del Obispo de Oppido Mamertina-Palmi, Mons. Francesco Milito, que decidió suspender todas las procesiones como reacción a la complacencia de la cofradía y el clero local.

"Todo esto está cambiando y cambiará. Nuestra denuncia de las mafias no se hará de vez en cuando, sino que será constante. Pedofilia, mafia: la Iglesia, el pueblo de Dios, los sacerdotes, las comunidades, tendrán entre otras tareas estas dos principalísimas cuestiones", habría dicho el Papa en la “entrevista” con el periodista italiano Scalfari, desmentida formalmente por el Vaticano.

Fuente:

Nota destacada de la semana anterior

El Papa denuncia los intentos de suprimir niños antes de nacer por tener deformaciones