Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Lunes 28 de setiembre de 2015


Tiempo Litúrgico: Ordinario
Color: Verde

Santoral:



Primera Lectura: Zacarías 8, 1-8
"Yo libertaré a mi pueblo del país de oriente y de occidente"

En aquellos días, vino la palabra del Señor de los ejércitos: "Así dice el Señor de los ejércitos: Siento gran celo por Sion, gran cólera en favor de ella. Así dice el Señor: Volveré a Sion y habitaré en medio de Jerusalén. Jerusalén se llamará Ciudad Fiel, y el monte del Señor de los ejércitos, Monte Santo. Así dice el Señor de los ejércitos: De nuevo se sentarán en las calles de Jerusalén ancianos y ancianas, hombres que, de viejos, se apoyan en bastones. Las calles de Jerusalén se llenarán de muchachos y muchachas que jugarán en la calle. 

Así dice el Señor de los ejércitos: Si el resto del pueblo lo encuentra imposible aquel día, ¿será también imposible a mis ojos? -oráculo del Señor de los ejércitos-. Así dice el Señor de los ejércitos: Yo libertaré a mi pueblo del país de oriente y del país de occidente, y los traeré para que habiten en medio de Jerusalén. Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios con verdad y con justicia."

Salmo Responsorial: 101, 16-18, 19-21, 29 y 22-23
"El Señor reconstruyó Sion, y apareció en su gloria."
  • Los gentiles temerán tu nombre, los reyes del mundo, tu gloria. Cuando el Señor reconstruya Sion, y aparezca en su gloria, y se vuelva a las súplicas de los indefensos, y no desprecie sus peticiones.
  • Quede esto escrito para la generación futura, y el pueblo que será creado alabará al Señor. Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario, desde el cielo se ha fijado en la tierra, para escuchar los gemidos de los cautivos y librar a los condenados a muerte.
  • Los hijos de tus siervos vivirán seguros, su linaje durará en tu presencia, para anunciar en Sion el nombre del Señor, y su alabanza en Jerusalén, cuando se reúnan unánimes los pueblos y los reyes para dar culto al Señor.

Evangelio: Lucas 9, 46-50
"El más pequeño de vosotros es el más importante"

En aquel tiempo, los discípulos se pusieron a discutir quién era el más importante. Jesús, adivinando lo que pensaban, cogió de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: "El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante." 

Juan tomó la palabra y dijo: "Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir." Jesús le respondió: "No se lo impidáis; el que no está contra vosotros, está a favor vuestro."

Reflexión sobre la Primera Lectura

Marcado por un fuerte contexto mesiánico, el profeta invita a retomar la confianza en el Dios que salva, en el Dios que hace prodigios insuperables e increíbles, en el Dios que ha hecho alianza con su pueblo para llevarlo a la felicidad y a la paz perfecta.

En medio de nuestros tiempos de incertidumbre económica y a veces política, en donde podemos en ocasiones vernos presos de la angustia, desconfianza y desesperación, la palabra de Dios "siempre viva y eficaz" nos recuerda, como lo hizo con el pueblo del AT, que hoy más que nunca nuestro Dios es un Dios cercano, que ha puesto su tienda no únicamente entre nosotros sino en nosotros mismos. Jesús está y estará con nosotros siempre para asistirnos en nuestras necesidades y para hacer de nuestra vida una experiencia de amor vivida en la paz y el gozo del Espíritu.

La palabra de Dios hoy nos recuerda que por más que esto nos parezca imposible, Dios lo realiza y lo realizará siempre en nuestra vida. El pasaje termina con la frase preferida de Dios en la cual recuerda cuál es nuestra relación con él: "Yo soy tu Dios y tú eres mi pueblo". Ojalá y que nunca olvides esto, que tú eres no sólo parte de su pueblo sino su hijo amado y que él es tu Dios al que puedes recurrir siempre con confianza.

Reflexión sobre el Evangelio

Uno de los elementos más importantes del evangelio es el ir adoptando los criterios de Jesús. 

Mientras que nuestra vida, mediante todos sus "maestros", busca aleccionarnos sobre los criterios que se deben tomar para llegar a ser felices, Jesús, único maestro del cristiano, nos muestra en su evangelio lo que verdaderamente puede llevar al hombre a la felicidad. Hoy ilumina el área de nuestras aspiraciones y de nuestro trato con él. Y así, mientras que el mundo nos insiste en el poder, estatus, sabiduría, etc., Jesús cambia el criterio y presenta a un niño, que en la comunidad judaica no tenía ningún valor, era el elemento más pequeño en la escala social, que necesita de todos en todos los sentidos, el más indefenso, y afirma que para él será verdaderamente grande quien se siente necesitado como un niño y se deja amar y abrazar por él. 

Será también grande quien es capaz de renunciar a los "privilegios" que puede tener, con el fin de servir a los necesitados, a los que no tienen voz, a los marginados, a los que son como niños en la comunidad. Queda así claro cuáles son sus preferencias y por lo tanto, cuáles deben ser las preferencias de los discípulos. ¿Cómo cuadran estas preferencias de Jesús con tu vida?

Oración

Señor, qué hermoso es sabernos hijos tuyos, que una vez que nos has reconstruido el templo por medio de la reconciliación, en nuestra vida se empiezan a sentir y a notar los frutos de la vida de la gracia: este pueblo vuelve a ser habitado y nos haces tuyos.

Acción

Hoy comenzaré a vivir como ciudadano del pueblo de Dios, buscando cumplir los Diez Mandamientos.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelización Activa
Verificado en:
Ordo Temporis 2015 Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

Papa Francisco: "Ante tus pecados, ¿te dejas ‘misericordiar’ por el Señor?"