Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Jueves 7 de enero de 2016.


Tiempo Litúrgico: Navidad
Color: Blanco

Santoral



Primera Lectura: 1 Juan 4, 19-5, 4
“El que ama a Dios, que ame también a su hermano"

Queridos hijos: Amamos a Dios, porque él nos amó primero. Si alguno dice: “Amo a Dios" y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve. Además, Jesús nos ha dado este mandamiento: “El que ama a Dios, que ame también a su hermano".

Todo el que cree que Jesús es el Mesías, ha nacido de Dios. Todo el que ama a un padre, ama también a los hijos de éste. Conocemos que amamos a los hijos de Dios, en que amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos. Pues el amor de Dios consiste en que cumplamos sus preceptos. Y sus mandamientos no son pesados, porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Y nuestra fe es la que nos ha dado la victoria sobre el mundo.

Salmo Responsorial: 71
R. Que te adoren, Señor, todos los pueblos.
  • Comunica, Señor, al rey tu juicio y tu justicia, al que es hijo de reyes; así tu siervo saldrá en defensa de tus pobres y regirá a tu pueblo justamente. R. 
  • De la opresión rescatará a los pobres, pues estima su vida muy valiosa. Por eso rogarán por él sin tregua y lo bendecirán a todas horas. R. 
  • Que bendigan al Señor eternamente y tanto como el sol, viva su nombre. Que sea la bendición del mundo entero y lo aclamen dichoso las naciones. R.

Evangelio según Lucas 4, 14-22
"El Espíritu del Señor está sobre mí"

En aquel tiempo, con la fuerza del Espíritu, Jesús volvió a Galilea. Iba enseñando en las sinagogas; todos lo alababan y su fama se extendió por toda la región. Fue también a Nazaret, donde se había criado. Entró en la sinagoga, como era su costumbre hacerlo los sábados, y se levantó para hacer la lectura. Se le dio el volumen del profeta Isaías, lo desenrolló y encontró el pasaje en que estaba escrito:

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar a los pobres la buena nueva, para anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor.

Enrolló el volumen, lo devolvió al encargado y se sentó. Los ojos de todos los asistentes a la sinagoga estaban fijos en él. Entonces comenzó a hablar, diciendo: "Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír". Todos le daban su aprobación y admiraban la sabiduría de las palabras que salían de sus labios.

Reflexión sobre la Primera Lectura

Mucha gente tiene la idea de que el cristianismo es una doctrina de la “negación“, de la restricción y esto los desanima a participar activamente de ella. Sin embargo, esto es falso, al contrario, es la religión del amor, del “sí" total, de la apertura a la libertad. Los mandamientos, como nos lo dice hoy san Juan, “no son pesados" porque en ellos descubrimos, no una medida restrictiva, sino una protección para nuestra felicidad.

Cada uno de los mandamientos asegura nuestra felicidad y la paz en el alma. Sin embargo, para el mundano, para el que, sin importar las consecuencias, desea hacer siempre lo que le viene en gana, lo que sus pasiones le inspiran, por supuesto que encontrará en el cristianismo una religión que lo restringe, que no le permite hacer lo que sus pasiones querrían. Es necesario entrar en el misterio de Dios, y desde ahí, comprender que cada uno de los mandamientos de la Ley expresan el amor de un Padre que ama a su hijo y busca por todas las formas, protegerlo contra lo más destructor que hay en él: sus pasiones. 

Quien inicia una vida en Cristo, poco a poco, el Espíritu Santo le irá dando la libertad que le hará ver el pecado como lo que realmente es: una trampa mortal para nuestra vida en la tierra y en la futura; desde ahí descubrirá el amor que Dios ha tenido al prevenirnos sobre todo aquello que nos perjudica. Realmente para el hombre nuevo, nacido del Espíritu, la ley no es pesada, es una hermosa herramienta que nos ayuda a discernir las áreas de peligro para alejarnos de ellas.

Reflexión sobre el Evangelio

Qué importante es iniciar nuestro año con la seguridad de que la misión de Jesús ha sido ya realizada, por lo que, como lo hemos escuchado hoy en el evangelio, somos libres de todas nuestras ataduras, de nuestros temores, de nuestras inseguridades; que ahora somos capaces de ver que, el mundo creado por Dios, es bueno y que nos necesita para que en él se instaure el Reino. 

Y que éste, como todos los años vividos en el Señorío de Cristo, son años de verdadera gracia, en los que el amor y la paz nos salen al paso a cada momento. Vivamos, pues, este año como un verdadero año de gracia en el Señorío de Cristo.

Oración

Señor, te pido que me enseñes a concretar ese amor en dos cosas específicas, la primera, en aprender a descubrirte en las personas: hazme verte en ellas y actuar en consecuencia; y la segunda es que me des una convicción absoluta de amar y cumplir tus mandamientos, pues sé que son vida y verdad, y sobre todo, sé que son la única verdadera demostración de mi amor y confianza en ti.

Acción

Hoy repasaré los mandamientos y pasaré tiempo de calidad con las personas que convivo a diario, especialmente con aquellas que normalmente rehúyo.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro 

Adaptado de: 
Evangelización Activa, Evangelio del Día, Catholic.net 
Verificado en: 
Ordo Temporis 2016, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

Ubican árbol que habría plantado San Martín de Porres hace unos 400 años en Perú