Mensaje del Vaticano en el Día Mundial del Autismo: Acojamos y demos esperanza


VATICANO, 02 Abr. 16 / 07:53 am (ACI).- Con ocasión de la Jornada Mundial del Autismo que se celebra este 2 de abril, el Presidente del Pontificio Consejo para los Operadores Sanitarios, Mons. Zygmunt Zimowski, ha hecho público un mensaje en el que pide que sean acogidos y acompañados para ayudarlos también en el crecimiento espiritual y se les de esperanza.

“Muchas veces el cansancio diario, la desilusión, la pérdida, la soledad, el ansia por el futuro pueden tener ventaja sobre la esperanza, que siempre debería animar a las familias, los operadores sanitarios y las asociaciones científicas y de búsqueda, las instituciones escolares, los voluntarios y todos aquellos que, a título diverso están junto a las personas con problemas de autismo”.

El prelado recuerda la importancia de “estimular el compromiso en este sector para mejorar los servicios” y “estar junto a las personas autistas y sus familiares”.

El mensaje señala que existe esperanza, que para un cristiano es “espera ferviente, apasionada del cumplimiento del último y definitivo misterio, el misterio del amor de Dios”. Por ello, “estamos llamados a guardar nuestra fidelidad a Dios”.

“Dios es, en efecto, bondad y benevolencia sin límites que toma cuidado de sus hijos y no abandonará jamás a aquellos que ha llamado a entrar en su comunión, cualesquiera que sean las dificultades”.

“La sensibilidad ante este problema neurológico y de comportamiento, que hasta hace poco tiempo era considerado un estigma social, afortunadamente cada vez tiene más consideración en el campo del diagnóstico y de la búsqueda, como en la asistencia, de la inserción en la escuela y en el trabajo, así como en el crecimiento espiritual”.

El Presidente explica que “esto constituye un signo de esperanza” y se debe animar el compromiso “de favorecer la acogida, el encuentro, la solidaridad, en una obra concreta de ayuda y de renovada promoción de la esperanza, teniendo en cuenta sobre todo que el que es autista lo es por toda la vida”.

Para esto es importante el compromiso de los trabajadores de la educación, la sanidad y el ámbito social, que ayudarán a “promover políticas eficaces y eficientes”.

Tomando de ejemplo el Jubileo de la Misericordia, el mensaje pide estimular a creyentes y no creyentes a “redescubrir la actitud de acogida y de fraterna solidaridad”.

Fuente:

Nota destacada de la semana anterior

3 pedidos del Papa Francisco por los 100 años de las apariciones de la Virgen de Fátima