Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Jueves 28 de julio de 2016.


Tiempo Litúrgico: Ordinario
 Color del día: Verde 

Santos del día:


Primera Lectura: Libro del profeta Jeremías (18, 1-6)
Como está el barro en las manos del alfarero, así ustedes están en mis manos

Esto es lo que el Señor me dijo: “Jeremías, ve a la casa del alfarero y ahí te haré oír mis palabras”.

Fui, pues, a la casa del alfarero y lo hallé trabajando en su torno. Cuando se le estropeaba la vasija que estaba modelando, volvía a hacer otra con el mismo barro, como mejor le parecía.

Entonces el Señor me dijo: “¿Acaso no puedo hacer yo con ustedes, casa de Israel, lo mismo que hace este alfarero? Como está el barro en las manos del alfarero, así ustedes, casa de Israel, están en mis manos”.

Reflexión sobre la Primera Lectura

Una de las cosas más difíciles en nuestra relación con Dios es la dependencia total. Tendemos, de forma natural, a buscar hacer las cosas por nuestra propia iniciativa y en total independencia. Dios quiere, como lo vemos en el texto de hoy, tener total control de nuestra vida y hacer de ella como hace el alfarero: cambiarla y adecuarla al modo como él lo considere mejor. 

Esto explica por qué, en ocasiones, nuestros planes, a pesar de que todo parecía estar en orden y conforme a lo que nosotros pensábamos era voluntad de Dios, se ven frustrados, haciéndonos pensar que ha sido todo un fracaso. Pues no forzosamente, ya que es muy posible que Dios esté reconstruyendo el "vaso" y adecuándolo a su proyecto. 

Esto, como es lógico, no sucede sin dolor. Es por ello que Jesús, al invitar a sus discípulos a seguirlo, les pedía como primera condición el "negarse a sí mismos", es decir, estar dispuestos a ser moldeados totalmente por Dios, sin importar que para ello, todos nuestros proyectos se vean cambiados, y diríamos, destruidos para dar paso a una nueva vida. Por eso, el apóstol Pablo dice que somos "nuevas creaturas en Cristo". No te rebeles a la acción de Dios que busca que nuestra vida sea cada día más conforme a Jesús. Renuncia a ti mismo y déjate modelar por la mano de Dios.

Salmo responsorial (145, 2abc. 2d-4. 5-6)
R/ Dichoso el que espera en el Señor. 
  • Alaba, alma mía, al Señor; alabaré al Señor toda mi vida; tocaré y cantaré para mi Dios, mientras yo exista. R. 
  • No pongas tu confianza en los que mandan ni en el mortal, que no puede salvarte; pues cuando mueren, se convierten en polvo y ese mismo día se acaban sus proyectos. R. 
  • Dichoso aquel que es auxiliado por el Dios de Jacob y pone su esperanza en el Señor, su Dios, que hizo el cielo y la tierra, el mar y cuanto el mar encierra. R.

† Lectura del santo Evangelio según san Mateo (13, 47-53)
Los pecadores ponen los pescados buenos en canastos y tiran los malos

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “El Reino de los cielos se parece también a la red que los pescadores echan en el mar y recoge toda clase de peces. Cuando se llena la red, los pescadores la sacan a la playa y se sientan a escoger los pescados; ponen los buenos en canastos y tiran los malos. Lo mismo sucederá al final de los tiempos: vendrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los arrojarán al horno encendido. Allí será el llanto y la desesperación.

¿Han entendido todo esto?”. Ellos le contestaron: “Sí”. Entonces él les dijo: “Por eso, todo escriba instruido en las cosas del Reino de los cielos es semejante al padre de familia, que va sacando de su tesoro cosas nuevas y cosas antiguas”. Y cuando acabó de decir estas parábolas, Jesús se marchó de allí.

Reflexión sobre el Evangelio

Jesús termina esta sección de parábolas recordándonos la importancia de vivir de acuerdo con lo que él mismo nos ha ido instruyendo, pues, si bien es cierto que no sabemos cuándo llegará el final del tiempo para toda la humanidad, sabemos con certeza que éste llega para cada uno de nosotros, el día en que el Señor nos llama. 

En ese día no habrá excusas, solo resultados; separará a los que vivieron de acuerdo con los valores del Evangelio de quienes se negaron y rechazaron la vida evangélica. Cada día es una nueva oportunidad que Dios nos da para amar, para perdonar, para servir a los demás, para hacer de nuestra vida un instrumento de su gracia y, sobre todo, para dejar que su amor y su infinita misericordia nos inunden y transformen. 

El único día que tenemos es el de hoy; ayer ya pasó y el mañana aún está en las manos de Dios; vivamos el hoy con entusiasmo y apertura al Espíritu Santo.

Oración

Señor, quiero ser como el barro en tus manos, maleable, moldeable, dócil; pues confío en tus manos para hacer la mejor vasija, la vasija perfecta. Cuando algo falle en mi vida, Señor, cuando esté tomando una forma que no es la que pensaste, deshazme y hazme de nuevo cada vez hasta ser, Dios mío, según el modelo de tu corazón.

Acción

Hoy meditaré en cuáles son las manos que Dios está usando para moldearme en este momento y seré dócil a ellas.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa
Verificado en:
Ordo Temporis 2016, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía como encuentro con Dios