Olimpiadas Río 2016: Matrimonio de atletas católicos testimonia el amor a Dios


RÍO DE JANEIRO, 11 Ago. 16 / 04:14 pm (ACI).- Marilson Gomes dos Santos y Juliana Paula dos Santos son una pareja de esposos atletas católicos que en el 2007 fueron medallistas en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro y que volverán a competir en su país en las Olimpiadas Río 2016.

Marilson quedó quinto en las Olimpiadas Londres 2012, ganó la maratón de Nueva York, cuenta con una medalla de oro en Panamericanos y disputará sus terceros olímpicos este año; mientras que Juliana cuenta con dos medallas de oro en Panamericanos y será su primera participación en las Olimpiadas.

En Río 2007 la pareja demostró que su afinidad va más allá de atletismo al animarse siempre el uno al otro y confiar en Dios. En aquella competencia, Marilson ganó la plata en los 10.000 metros justo antes de que Juliana se imponga con el oro en los 1.500 metros.

"Le pedí a Dios que si alguno podía ganar medalla de oro, que fuera ella", dijo el atleta en el aquel momento.

La mujer, por su parte, respondió: "Esta medalla es de Marilson también. Él es fundamental para mí, me transmite confianza y determinación; y controla mi parte emocional. Después de ver que luchó tanto y estuvo tan cerca quedar primero, pensé que no podía salir de la pista sin el oro, que finalmente valió para los dos”.

El mayor logro de Juliana fue ganar el oro en los 1500 metros de los Panamericanos Río 2007, y además, mostrar al mundo su devoción a la Virgen por primera vez, llevando un rosario en la mano al recibir la medalla en el podio. Este gesto se repitió en el 2015 cuando la atleta ganó en los 5.000 metros en los Panamericanos de Toronto (Canadá).

“Mi victoria vino de la gracia de Dios y de mi entrega al Señor”, comentó en aquel momento a ACI Prensa la atleta católica y madre de familia, y añadió que “Dios está en medio de nosotros. Es difícil atreverse a expresar nuestra fe, pero no podemos tener miedo. Es Él quien nos da la victoria”.

Juliana y Marilson son padres del pequeño Michael de 5 años. Después de la victoria en Toronto 2015, la atleta dejó claro que no es fácil "ser madre y volver a ser un atleta en este nivel (…). Hemos dicho que vamos a ser buenos atletas, pero vamos a ser buenos padres también".

Juliana dijo a ACI Prensa que “si estoy aquí hoy, es porque Dios lo permitió. Voy a continuar en este deporte si Él lo permite, sino me dedicaré a ser madre”.

El testimonio de la familia, el amor a Dios y la devoción mariana también se expresa a través de las redes sociales, donde la atleta generalmente hace publicaciones dando gracias al Señor por sus logros, por su esposo y su hijo.

En una de sus últimas publicaciones, el 6 de agosto, saludó a su esposo por el día de su cumpleaños: “solo tengo que agradecer a Dios por tu viday por todo lo que ha hecho por nosotros. Gracias por ser ese compañero, atleta, amigo, padre. Te amamos más de lo te imaginas”.

En otra publicación, agradeció a Dios por la victoria en los 3000 metros en el Campeonato Iberoamericano de Atletismo. No solo publicó fotos de la competencia y el estadio, sino también una imagen de un espacio preparado especialmente a la Virgen María, la Biblia y una medalla.


En los Juegos Olímpicos Río 2016, Juliana competirá el 13 de agosto en la carrera de obstáculos de 3.000 metros, y Marilson competirá el 21 de agosto en la maratón.

Fuente:

Nota destacada de la semana anterior

Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía como encuentro con Dios