Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Viernes 25 de noviembre de 2016.


Tiempo Litúrgico: Ordinario
   Color del día: Rojo   

Santo del día:



Primera Lectura: Apocalipsis del apóstol San Juan (20, 1-4. 11—21, 2)
Todos fueron juzgados según sus obras.
Vi la nueva Jerusalén, que descendía del cielo.

Yo, Juan, vi un ángel que bajaba del cielo, con la llave del abismo y una gran cadena en la mano. El ángel sujetó al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo o Satanás, y lo encadenó durante mil años. Lo arrojó al abismo, lo encerró y puso un sello, para que ya no pudiera engañar a los pueblos hasta que pasaran mil años. Después de esto, es necesario que lo suelten un poco de tiempo.

Vi también unos tronos, donde se sentaron los encargados de juzgar. Vi, además, vivos a los que habían sido sacrificados por dar testimonio de Jesús y proclamar la palabra de Dios, y a todos los que no adoraron a la bestia ni a su estatua, y no se dejaron poner su marca en la frente ni en la mano. Estos revivieron y reinaron con Cristo durante mil años.

Vi después un trono brillante y magnífico, y al que estaba sentado en él. El cielo y la tierra desaparecieron de su presencia sin dejar rastro. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono. Fueron abiertos unos libros y también el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados conforme a sus obras, que estaban escritas en esos libros.

El mar devolvió sus muertos; la muerte y el abismo devolvieron los muertos que guardaban en su seno. Cada uno fue juzgado según sus obras. La muerte y el abismo fueron arrojados al lago de fuego; este lago es la muerte definitiva. Y a todo el que no estaba escrito en el libro de la vida lo arrojaron al lago de fuego.

Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido y el mar ya no existía.

También vi que descendía del cielo, desde donde está Dios, la ciudad santa, la nueva Jerusalén, engalanada como una novia que va a desposarse con su prometido.

Reflexión sobre la Primera Lectura

Los dos últimos capítulos del Apocalipsis son de alguna manera el resumen y la síntesis de toda la historia de la lucha de Satanás y de sus aliados por destruir la obra de Dios; pues de esto el apóstol ha hablado a lo largo de todo el libro, y proclama con certeza la esperanza del cristiano, en la cual sustenta su fe: la resurrección final en donde todas las cosas serán nuevas, en donde ni la muerte ni el dolor reinarán más en la humanidad, resurrección que lo unirá definitiva y eternamente con Dios.

Contra todas las apariencias que se presentan en nuestro mundo, en donde parece que es el mal el que reina, que la paz y la justicia son utopías cristianas, donde no parece posible la Vida en Abundancia proclamada por Jesús, san Juan anuncia proféticamente el triunfo de Dios y de sus elegidos. Dios no defrauda, las promesas hechas por Jesús son realidad en la vida de aquellos que saben permanecer fieles, de aquellos que han decidido con todo su corazón abrazar la vida evangélica, de aquellos que, aun a pesar de sus propias vidas, han sido capaces de mostrar un estilo de vida marcado por el amor y la justicia.

Así, al terminar nuestro ciclo litúrgico, reavivamos nuestra esperanza y retomamos fuerzas para reiniciar nuestro camino, el cual terminará un día en los brazos del Padre, inundado del gozo del Espíritu Santo, en el Reino de Cristo y en compañía de María Santísima y de todos los que como ella han sabido decir hasta el final de sus días: "Hágase en mí según tu palabra". Amén.

Salmo responsorial (83,3.4.5-6a.8a)
R/ Dichosos los que viven en tu casa. 
  • Anhelando los atrios del Señor se consume mi alma. Todo mi ser de gozo se estremece y el Dios vivo es la causa. R. 
  • Hasta el gorrión encuentra casa y la golondrina un lugar para su nido, cerca de tus altares, Señor de los ejércitos, Dios mío. R. Dichosos los que viven en tu casa, te alabarán para siempre; dichosos los que encuentran en ti su fuerza, pues caminarán cada vez con más vigor. R.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas (21, 29-33)
Cuando veáis que suceden estas cosas,
sabed que está cerca el reino de Dios.

En aquel tiempo, Jesús propuso a sus discípulos esta comparación: “Fíjense en la higuera y en los demás árboles. Cuando ven que empiezan a dar fruto, saben que ya está cerca el verano. Así también, cuando vean que suceden las cosas que les he dicho, sepan que el Reino de Dios está cerca. 

Yo les aseguro que antes de que esta generación muera, todo esto se cumplirá. Podrán dejar de existir el cielo y la tierra, pero mis palabras no dejarán de cumplirse”.

Reflexión sobre el Evangelio

Al terminar nuestro ciclo litúrgico, la Iglesia nos trae a la memoria la palabra de Jesús: "El tiempo pasará pero mis palabras no pasarán". Han pasado casi dos mil años desde que Jesús anunció esto a sus discípulos y podemos ver cuán estable es la Palabra de Dios, pues todavía sigue siendo la luz de los corazones que se dejan iluminar por ella.

El Reino está realmente cerca, pero esta cercanía no se refiere únicamente a la cuestión cronológica, sino a la vecindad que hay entre éste y nosotros. Basta dejarse llenar de esta luz de Dios, luz que viene de la Revelación, para que se abra ante nosotros el panorama del Reino. 

Dios está con nosotros y nos acompañará hasta el final de los siglos. Estemos atentos a las manifestaciones de Dios en nuestra vida y dejemos que esta Palabra que no pasa, sea siempre nuestra fuente de sabiduría y manjar del corazón.

Oración

Tú, Señor, que todo lo recreas y lo haces nuevo, hazme una nueva persona. Que así como tu misericordia es nueva cada mañana, lo sea también mi amor y fidelidad a ti; quiero contribuir con la obra maravillosa de crear un cielo nuevo y una tierra nueva, haz de mí, Señor, un instrumento de tu amor.

Acción

Hoy frente a la injusticia y desesperanza de las noticias diarias en nuestro mundo, pensaré en cómo sería cada situación si Dios estuviera en ella, y pondré mi granito de arena para llevarlo a los eventos cotidianos.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelización Activa, Catholic.net, ACI Prensa, Archidiócesis de Madrid

Nota destacada de la semana anterior

Hallazgo arqueológico en Tierra Santa corrobora episodio narrado en la Biblia (video)