Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Martes 8 de noviembre de 2016.


Tiempo Litúrgico: Ordinario
   Color del día: Verde   

Santo del día:



Primera Lectura: Carta del apóstol san Pablo a Tito (2, 1-8. 11-14)
Vivamos de una manera justa y fiel, en espera de la gloriosa
venida de Jesucristo, nuestro Dios y Salvador.

Querido hermano: Enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina: que los ancianos  sean sobrios, respetables, sensatos, bien cimentados en la fe, en el amor y la paciencia.

Que las ancianas, así mismo, sean respetables en su comportamiento, que se abstengan de murmurar y de tomar mucho vino; que, con su buen ejemplo, enseñen a las jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser sensatas, castas, sobrias, a cuidar bien de su hogar, a ser bondadosas y obedientes a sus maridos, para que nadie pueda hablar mal del Evangelio.

Exhorta igualmente a los jóvenes a ser sensatos en todo y dales tú mismo buen ejemplo. Cuando enseñes, hazlo con autenticidad y dignidad, con un lenguaje sano e irreprochable, para que los adversarios tengan que retirarse, al no poder decir nada malo de nosotros.

Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvar a todos los hombres y nos ha enseñado a renunciar a la irreligiosidad y a los deseos mundanos, para que vivamos, ya desde ahora, de una manera sobria, justa y fiel a Dios, en espera de la gloriosa venida del gran Dios y salvador, Cristo Jesús, nuestra esperanza.  El se entregó por nosotros para redimirnos de todo pecado y purificarnos, a fin de convertirnos en pueblo suyo, fervorosamente entregado a practicar el bien.

Reflexión sobre la Primera Lectura

Esta serie de consejos que nos da san Pablo en el inicio de su carta nos hacen ver que la vida cristiana es precisamente eso: Un estilo de vida, una forma concreta de pensar y de relacionarse con los demás. Por ello, cuando el cristiano no vive de acuerdo a este estilo de vida, que sin lugar a dudas es producido e impulsado por el Espíritu Santo, puede dar pie a que los que no conocen o no aman a Jesús, murmuren, no solo contra nosotros, sino contra la eficacia del poder y del amor de Dios.

Ya en otros pasajes la Escritura nos ha dicho, cómo por causa de nuestro mal testimonio, es despreciado el nombre de nuestro Dios. Hombres, mujeres, niños, sacerdotes, en fin todo aquel que ha aceptado ser cristiano, debe buscar vivir de acuerdo al Evangelio. Su vida debe manifestar aquello en lo que cree.

Sabemos que esto no es fácil, de hecho como lo vemos en esta carta, nunca lo ha sido. Por ello, Dios nos ha dado su gracia y su poder por medio del Espíritu Santo, para que seamos testigos de su amor. Deja que Dios crezca dentro de ti y verás cómo los que te rodean se darán cuenta que Dios vive dentro de ti.

Salmo responsorial (36, 3-4. 18 y 23.27 y 29)
R/ Dios es nuestro Salvador. 
  • Pon tu esperanza en Dios, practica el bien y vivirás tranquilo en esta tierra. Busca en él tu alegría y te dará el Señor cuanto deseas. R. 
  • Cuida el Señor la vida de los buenos y su herencia perdura; porque aprueba el camino de los justos y asegura el Señor todos sus pasos. R. 
  • Apártate del mal, practica el bien y tendrás una casa eternamente; porque los justos heredarán la tierra y la habitarán para siempre. R.

† Lectura del santo Evangelio según san Lucas (17, 7-10)
No somos más que siervos, sólo hemos hecho lo que teníamos que hacer.

En aquel tiempo, Jesús dijoa sus apóstoles: “¿Quién de ustedes, si tiene un siervo que labra la tierra o pastorea los rebaños, le dice cuando éste regresa del campo: ‘Entra enseguida y ponte a comer’? ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame de comer y disponte a servirme, para que yo coma y beba; después comerás y beberás tú’? ¿Tendrá acaso que mostrarse agradecido con el siervo, porque éste cumplió con su obligación?

Así también ustedes, cuando hayan cumplido todo lo que se les mandó, digan: ‘No somos más que siervos; sólo hemos hecho lo que teníamos que hacer’ ”.

Reflexión sobre el Evangelio

A cada uno de nosotros Dios lo ha puesto en un lugar particular para que sirva a la construcción del Reino. 

Algunos como profesionistas, otros como empleados, otros más como padres de familia, como hijos. En cada una de nuestras actividades, estamos obligados por nuestro bautismo a construir el Reino que, de acuerdo a san Pablo, es "justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo". 

Pues bien, una vez que hayamos hecho crecer la justicia en nuestros lugares de trabajo o estudio, que hayamos sido un vehículo para fomentar la paz y la concordia en nuestras familias y con los vecinos, y cuando hayamos sembrado la semilla de la alegría en todo nuestro alrededor, lo único que podremos decir será: "No he hecho sino lo que era mi obligación hacer como discípulo de Cristo".

Oración

Señor, instrúyeme con tu gracia para tener una vida intachable; fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, para poder desarmar al adversario y que nadie pueda reprochar nada de mi testimonio de ti en el mundo. Quiero ser fervoroso en hacer el bien y anunciar tu Reino.

Acción

Hoy reflexionaré en las cosas que la gente más critica de mi persona y meditaré realmente: es porque te sigo y ellos no quieren escucharte o si es porque hay cosas en mí que debo arreglar.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro 

Adaptado de: 
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa 
Verificado en: 
Ordo Temporis 2016, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Entrada destacada

¿Coincidencia divina? Milagros eucarísticos revelarían tipo de sangre de Jesús

Foto referencial / Crédito: Wikipedia (Dominio público) Por Church POP REDACCIÓN CENTRAL, 16 Jun. 17 / 10:18 am ( ACI ).- La ciencia ...