Papa a Camino Neocatecumenal: Mantengan ansia evangelizadora de Carmen Hernández


MADRID, 21 Jul. 16 / 11:46 am (ACI).- El Papa Francisco envió un mensaje con motivo del funeral de Carmen Hernández, co-iniciadora del Camino Neocatecumenal fallecida el 19 de julio y cuya ansia evangelizadora –afirmó el Pontífice–, debe ser mantenida por quienes la conocieron y forman parte de este movimiento.

El mensaje del Santo Padre fue leído durante la Misa presidida este jueves por el Arzobispo de Madrid, Mons. Carlos Osoro, en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena y a la que asistió el fundador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello.

En el texto, el Pontífice señaló que recibió “con emoción la noticia de la muerte de la Sra. Carmen Hernández”, que falleció “después de una larga existencia marcada por su amor a Jesús y por un gran entusiasmo misionero”.

Francisco expresó su cercanía a los familiares y miembros de este movimiento “en esta hora de dolorosa separación”, así como “a cuantos han apreciado su ardor apostólico concretizado sobre todo al indicar un itinerario de redescubrimiento del bautismo y de educación permanente en la fe”.

“Doy gracias al Señor por el testimonio de esta mujer, animada por un sincero amor a la Iglesia, que ha gastado suvida en el anuncio de la Buena Noticia en cada lugar, también aquellos más alejados, no olvidando a las personas más marginadas”, expresó el Papa.

“Confío su alma a la Divina Bondad para que la acoja en el gozo de la Pascua eterna y anime a aquellos que la han conocido y a cuantos son parte del Camino Neocatecumenal a mantener viva su ansia evangelizadora, en una comunión activa con los obispos y sacerdotes y ejercitando la paciencia y la misericordia con todos”, alentó.

Antes de culminar su mensaje, el Papa invocó “la intercesión materna de la Virgen María e imparto a cuantos están presentes en el rito de exequias la bendición apostólica”.

Un deseo misionero irresistible

Por su parte, en su homilía Mons. Osoro recordó pasajes del inicio del Camino Neocatecumenal y destacó el ardor misionero de Carmen Hernández.

El Prelado recordó que fue en Madrid donde Hernández experimentó “la gracia transformadora de la Palabra de Dios, cuando se encontró con Kiko entre los pobres”.

“Palabra, liturgia y comunidad –afirmó Mons. Osoro– serán la base de un nuevo camino de encuentro con Cristo y con su Iglesia, de una nueva manera que fascina hoy a un millón y medio de cristianos que, repartidos en 30.000 comunidades, anuncian a Jesucristo”.

Asimismo, afirmó que “creer en la Resurrección de Jesucristo provocó en Carmen un deseo misionero irresistible”, que la llevó a vivir “con un testimonio sincero y valiente” y a amar la Iglesia y al Sucesor de Pedro.

Finalmente, el Arzobispo de Madrid invitó a “poner en manos del Señor la vida de nuestra hermana y pedirle que perdone todas sus faltas, a quien quiso vivir con las convicciones que el apóstol san Pablo nos manifiesta: ‘Si vivimos, vivimos para Dios, si morimos, morimos para Dios, en la vida y en la muerte somos de Dios’”.

“La Virgen María nos acompaña siempre en este encuentro definitivo con Dios, así lo ha querido el Señor; nos la dio como Madre, para que viviésemos en la misma confianza del Señor que lo acompaño hasta el final, Ella escuchó a Jesús decir: ‘Padre, a tus manos encomiendo mi vida’. Descanse en paz Carmen, iniciadora con Kiko del Camino Neocatecumenal. Y a nosotros nos dé el descanso de saber que el triunfo del hombre es el triunfo de Cristo”, culminó.

Fuente:

Nota destacada de la semana anterior

Papa Francisco: "Ante tus pecados, ¿te dejas ‘misericordiar’ por el Señor?"