El Papa anima a seguir estos 3 ejemplos del Padre Pío, “apóstol del confesionario”

El Papa reza ante el cuerpo del Padre Pío
en San Giovanni Rotondo. Foto: Vatican Media
Redacción ACI Prensa
17 de marzo de 2018 6:15 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN HOY 7:08 am

El Papa Francisco finalizó su visita apostólica a Pietrelcina y a San Giovanni Rotondo con una Misa celebrada en la iglesia de San Pío de Pietrelcina en la que puso al Padre Pío, “apóstol del confesionario”, como referencia de oración, pequeñez y sabiduría.

En su homilía, el Santo Padre reflexionó sobre estos tres conceptos a partir de las lecturas del día.

Oración

Francisco llamó la atención sobre la naturalidad y la espontaneidad con la que Jesús rezaba. Para Él, la oración no era algo opcional, “acostumbraba a retirarse a lugares desérticos a rezar. El diálogo con el Padre se encontraba en el primer lugar”.

“Si queremos imitar a Jesús, comencemos también por donde Él comenzaba, es decir, con la oración”, señaló.

A continuación, preguntó: “Nosotros cristianos, ¿rezamos bastante? Con frecuencia, en el momento de rezar, nos vienen a la mente muchas escusas, muchas cosas urgentes que debemos hacer… Entonces dejamos de lado la oración”.

En este sentido, afirmó que “San Pío, cincuenta años después de su subida al Cielo, nos ayuda porque ha querido dejarnos en herencia la oración. Recomendaba: ‘Rezad mucho, hijos míos, rezad siempre, sin cansaros’”.

Francisco insistió en la importancia de la oración: “No se conoce al Padre sin abrirse a la alabanza, sin dedicarle tiempo a Él sólo, sin adorar. Es el contacto personal de tú a tú. Estar en silencio delante del Señor es el secreto para entrar cada vez más en comunión con Él”.

También preguntó: “¿Nuestra oración se parece a la de Jesús o se reduce a ocasionales llamadas de emergencia? ¿O recurrimos a ella como tranquilizantes que deben tomarse en dosis regulares para aliviar un poco el estrés?”.

“No, la oración es un gesto de amor, es estar con Dios y llevarlo a la vida del mundo. Es una indispensable obra de misericordia espiritual. Y si nosotros con confiamos nuestros hermanos, las situaciones al Señor, ¿quién lo hará? ¿Quién intercederá, quién se preocupará de llamar al corazón de Dios para abrir la puerta de la misericordia a la humanidad necesitada?”.

Por este motivo, aseguró, “el Padre Pío nos ha dejado los Grupos de Oración”, que él mismo fundó tras la Segunda Guerra Mundial.

Pequeñez

Sobre este segundo concepto, el Papa Francisco recuerda la alabanza de Jesús a Dios porque ha revelado los misterios de su Reino a los pequeños. “¿Quiénes son estos pequeños que saben acoger los secretos de Dios?”, se preguntó.

“Los pequeños son aquellos que tienen necesidad de los grandes, que no son autosuficientes, que no creen que se puedan bastar por sí mismos. Los pequeños son aquellos que tienen el corazón humilde y abierto, pobre y necesitado, que perciben la necesidad de rezar, de confiar y de dejarse acompañar”.

De forma gráfica, explicó que “el corazón de estos pequeños es como una antena que capta la señal de Dios. Porque Dios busca el contacto con todos, mientras que el que se hace grande crea una enrome interferencia: cuando se está lleno de uno mismo, ya no queda lugar para Dios”.

Por ese motivo, “Él se dirige a los pequeños, se revela a ellos, y la vía para encontrarlo es la de abajarse, de encogerse dentro, de reconocerse necesitado. El misterio de Jesús, como vemos en la Hostia en cada Misa, es el misterio de la pequeñez, del amor humilde, y sólo se puede captar haciéndose pequeño y frecuentando a los pequeños”.

“Quien cuida a los pequeños está de parte de Dios y vence a la cultura del descarte que, por el contrario, prefiere a los poderosos y considera inútiles a los pobres. Quien prefiere a los pequeños, proclama una profecía de vida contra los profetas de la muerte de todos los tiempos”.

Sabiduría

“La verdadera sabiduría no reside en tener grandes habilidades y la verdadera fuerza no está en el poder”, aseguró el Papa Francisco en la homilía. “No es sabio el que se muestra fuerte, y no es fuerte el que responde al mal con el mal”.

Afirmó que “la única arma sabia e invencible es la caridad animada por la fe, porque tiene el poder de desarmar las fuerzas del mal”.

Recordó que “San Pío combatió el mal durante toda su vida, y lo combatió sabiamente, como el Señor: con humidad, con obediencia, con la cruz, ofreciendo el dolor por amor”.

“Y todo ello es admirado, pero pocos hacen lo mismo”, lamentó. Por el contrario, la verdadera vía de la sabiduría consiste en buscar al Señor, “y el medio decisivo para encontrarlo es la Confesión, el sacramento de la Reconciliación. Allí comienza y recomienza una vida sabia, amada y perdonada, allí inicia la sanación del corazón”.

Por ese motivo, el Padre Pío es llamado “un apóstol del confesionario”, y como tal, “también hoy nos invita al confesionario: ‘Ven, el Señor te espera. Con valentía, no hay ningún motivo tan grave que te excluya de su misericordia’”.

Fuente:
https://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-anima-a-seguir-estos-3-ejemplos-del-padre-pio-apostol-del-confesionario-12069

Nota destacada de la semana anterior

El Papa señala estos 4 elementos necesarios para llevar una vida de estilo cristiano