Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Miércoles 29 de agosto de 2018.


Tiempo Litúrgico: Ordinario 
   Color del día: Rojo   

Santoral:
Santa Sabina, Mártir

Primera Lectura
Lectura de la segunda carta del apóstol
san Pablo a los Tesalonicenses 3, 6-10. 16-18
El que no quiera trabajar, que no coma.

Hermanos: Les mando, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que se aparten de todo hermano que viva ociosamente y no según la enseñanza que de mi recibieron. Ya saben cómo deben vivir para imitar mi ejemplo, puesto que, cuando estuve entre ustedes, supe ganarme la vida y no dependí de nadie para comer; antes bien, de día y de noche trabajé hasta agotarme para no serles gravosos. Y no porque no tuviera yo derecho a pedirles el sustento, sino para darles un ejemplo que imitar. Así, cuando estaba entre ustedes, les decía una y otra vez: 'El que no quiera trabajar, que tampoco coma'. 

Que el Señor de la paz les conceda su paz siempre y en todo. Que el Señor esté con todos ustedes. Este saludo es de mi puño y letra. Así firmo yo, Pablo, en todas mis cartas; esta es mi letra. Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con todos ustedes.

Reflexión sobre la Primera Lectura

Cuando el papa Juan Pablo II visitó Monterrey por segunda vez, en la homilía hizo énfasis no sólo a la "santificación" del trabajo, sino también en el trabajo como un modo de santificarse. En ella decía: "Jesús, el hijo de Dios, no tuvo a menos el trabajar, y por ello aprendió un oficio y lo ejerció, tanto así que la gente sorprendida se preguntaba '¿No es éste el carpintero?' (Mc 3,6)". 

El trabajo no es sólo una manera por medio de la cual Dios nos "da el pan de cada día", sino también es el lugar para encontrarse con Dios, con el Dios constructor, con el Dios que ha creado todo y que nos ha hecho "co-creadores" con él. Cuando trabajamos (sea trabajo de oficina, de taller, de fábrica, de estudio, de casa) y lo hacemos con alegría, descubriendo en nuestro trabajo esta presencia y esta acción creadora de Dios en nosotros, el trabajo se convierte también en un modo de santificar a nuestro mundo. 

De esta manera el trabajo deja de ser una obligación, para convertirse en un gozo, en una verdadera experiencia de Dios. Haz de tu trabajo diario una experiencia del amor de Dios. Conviértete, como san Pablo, en un ejemplo y un medio de evangelización para la gente que trabaja contigo; que viendo tu alegría, la gente se sienta llamada a vivir la misma experiencia que tú tienes y a dar gloria a Dios.

Salmo responsorial:
(Sal 127, 1-2. 4-5)
R/ Dichoso el que teme al Señor.  
  • Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos: comerá del fruto de su trabajo, será dichoso, le irá bien. R. 
  • Esta es la bendición del hombre que teme al Señor: "Que el Señor te bendiga desde Sión, que veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida. R.

Evangelio
† Lectura del santo Evangelio
según san Marcos (6, 17-29)
Quiero que me des ahora mismo,
en una charola, la cabeza de Juan el Bautista.

En aquel tiempo, Herodes había mandado apresar a Juan el Bautista y lo había metido y encadenado en la cárcel. Herodes se había casado con Herodías, esposa de su hermano Filipo, y Juan le decía: “No te está permitido tener por mujer a la esposa de tu hermano”. Por eso Herodes lo mandó encarcelar.

Herodías sentía por ello gran rencor contra Juan y quería quitarle la vida, pero no sabía cómo, porque Herodes miraba con respeto a Juan, pues sabía que era un hombre recto y santo, y lo tenía custodiado. Cuando lo oía hablar, quedaba desconcertado, pero le gustaba escucharlo.

La ocasión llegó cuando Herodes dio un banquete a su corte, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea, con motivo de su cumpleaños. La hija de Herodías bailó durante la fiesta y su baile les gustó mucho a Herodes y a sus invitados. El rey le dijo entonces a la joven: “Pídeme lo que quieras y yo te lo daré”. Y le juró varias veces: “Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino”.

Ella fue a preguntarle a su madre: “¿Qué le pido?” Su madre le contestó: “La cabeza de Juan el Bautista”. Volvió ella inmediatamente junto al rey y le dijo: “Quiero que me des ahora mismo, en una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista”.

El rey se puso muy triste, pero debido a su juramento y a los convidados, no quiso desairar a la joven, y enseguida mandó a un verdugo que trajera la cabeza de Juan. El verdugo fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una charola, se la entregó a la joven y ella se la entregó a su madre.

Al enterarse de esto, los discípulos de Juan fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron.

Reflexión sobre el Evangelio

Este pasaje que hemos leído, nos pone de frente a uno de los grandes problemas que tiene que afrontar el hombre: la fidelidad. 

Por un lado, tenemos a Juan el Bautista que, sin temor, se declara abiertamente en pro de la ley de Dios y denuncia con valentía el mal proceder del rey. Por otro lado, tenemos al rey, que prefiere matar a un inocente que retractarse, simplemente por el "qué dirán". Uno ofrece su vida abiertamente sin importarle la misma muerte, el otro se acobarda por una posición delante de una sociedad corrompida. 

Este caso nos invita a reflexionar y a tomar partido. Ya Jesús lo había dicho: "O estás conmigo o estás contra mi". Es decir, no podemos estar en zona neutral, pues "el que no recoge, desparrama". Es, pues, necesario hacer una opción que nos va a conducir en nuestra vida a reaccionar como Herodes o como Juan el Bautista. 

O somos cristianos de tiempo completo y tomamos partido por la justicia, la paz y el amor; o seremos cobardes que nos escondemos detrás de la ley, de las políticas de nuestra oficina, gobierno o institución, para que no se vean afectados nuestros intereses. 

Juan dio su vida por amor a la verdad que Dios reveló, ¿estarías tú dispuesto a hacer lo mismo?

Oración

Te agradezco, Señor, por el trabajo, gracias por la oportunidad de convertir el talento que me diste y mi desgaste físico e intelectual en frutos que construyan una mejor sociedad. Perdóname por todas aquellas veces que no he sido consciente de que también en mi trabajo te honro y te represento ante el mundo.

Acción

Hoy seré muy celoso de cuidar que cada minuto de mi día sea bien aprovechado, sin olvidar que mi jefe directo, no es el que dice mi empresa, sino el Señor.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de: 
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa 
Verificado en: 
Ordo Temporis Ciclo B - 2018, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

El Papa señala estos 4 elementos necesarios para llevar una vida de estilo cristiano