¿Qué es y qué hace la Limosnería Apostólica del Vaticano?

Foto Daniel Ibáñez / ACI Prensa
24 de agosto de 2018 1:21 pm
Redacción ACI Prensa

La Limosnería Apostólica es el organismo vaticano que se encarga de ejercer “a nombre del Santo Padre el servicio de asistencia a los pobres y depende directamente de él”.

El Limosnero de Su Santidad, el Cardenal polaco Konrad Krajewski, también es delegado por el Papa para conceder las bendiciones apostólicas por medio de un diploma en pergamino.

La historia de la Limosnería se remonta al pontificado del Papa Inocencio III, que guió a la Iglesia entre los años 1198 y 1216. En una de sus bulas ya se le menciona como algo que ya existía previamente.

Fue el Beato Gregorio X, Papa entre 1271 y 1276, quien estableció las responsabilidades del Limosnero; y fue Alejandro V quien en 1409 reguló las formalidades y las normas de la Limosnería.

El Papa León XIII fue quien, en el marco de la recaudación de fondos para las obras de caridad, delegó al Limosnero la facultad de conceder las bendiciones apostólicas.

Con el dinero que se recauda de las bendiciones se ayuda a distintas personas como indigentes, pobres o a quienes lo necesiten.

El Limosnero Apostólico tiene la dignidad de Arzobispo y hace parte de la Familia Pontificia. Como tal hace parte de las celebraciones litúrgicas y en las audiencias oficiales del Santo Padre.

El Papa Francisco decidió crear cardenal al actual Arzobispo Limosnero para subrayar aún más la misión que tiene y la importancia que el Santo Padre da a la labor que realiza.

Por medio del Limosnero, el Pontífice ha colocado baños y duchas para los sin techo en la Plaza de San Pedro, ha llevado a miles de pobres al circo, ha compartido comidas con los más necesitados de Roma; entre muchas otras obras de caridad.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en ACI Stampa.

Fuente:
https://www.aciprensa.com/noticias/que-es-y-que-hace-la-limosneria-apostolica-del-vaticano-28095

Nota destacada de la semana anterior

El Papa pide evitar la ostentación religiosa y anima a los cristianos a ser humildes