Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Miércoles 7 de noviembre de 2018.


Tiempo Litúrgico: Ordinario 
   Color del día: Verde   

Santoral:

Primera Lectura
Lectura de la carta del apóstol
san Pablo a los filipenses (2, 12-18)
Sigan trabajando por su salvación,
pues Dios es quien  les da energía interior
para que puedan querer y actuar.

Queridos hermanos míos: Así como siempre me han obedecido cuando he estado presente entre ustedes, con mayor razón obedézcanme ahora que estoy ausente. Sigan trabajando por su salvación con humildad y temor de Dios, pues él es quien les da energía interior para que puedan querer y actuar conforme a su voluntad.

Háganlo todo sin quejas ni discusiones, para que sean ustedes hijos de Dios, irreprochables, sencillos y sin mancha, en medio de los hombres malos y perversos de este tiempo. Entre ellos brillarán como antorchas en el mundo, al presentarles las palabras de la vida. Así, el día de la venida de Cristo, yo me sentiré orgulloso al comprobar que mis esfuerzos y trabajos no han sido inútiles.

Y aunque yo tuviera que derramar mi sangre para que ustedes siguieran ofreciendo a Dios la ofrenda sagrada de su vida de fe, me sentiría feliz y me regocijaría con todos ustedes. Y ustedes, por su parte,
alégrense y regocíjense conmigo.

Reflexión sobre la Primera Lectura

Seguir la voluntad de Dios nunca ha sido fácil, pues, el mismo Jesús nos mostró con su vida, que muchas veces está marcada con el signo de la cruz y la persecución. Por ello, san Pablo anima a la comunidad a continuar trabajando en la construcción del Reino, sabiendo que es el mismo Dios quien da la fuerza y la energía para hacerlo.

Si a veces te sientes cansado y sin ánimos de seguir adelante en la empresa que te habías propuesto, puede ser porque has querido hacerla depender de tu propio esfuerzo o porque ésta no era precisamente concorde al proyecto de Dios. Por ello, cuando te viene el desánimo, sea por los problemas que encuentras en tu vida, o por las dificultades a las que te tienes que enfrentar, recuerda que la fuerza nos viene de Dios. 

Él es el primer interesado en que su proyecto se cumpla en tu familia, en tu comunidad, en tu lugar de trabajo o estudio, y por ello no te negará los recursos que necesites para que el Reino se establezca y puedas verdaderamente brillar como una antorcha en medio de la oscuridad. ¡Ánimo!

Salmo responsorial:
(Sal 26, 1. 4. 13-14)
R/ El Señor es mi luz y mi salvación. 
  • El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién voy a tenerle miedo? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién podrá hacerme temblar? R. 
  • Lo único que pido, lo único que busco es vivir en la casa del Señor toda mi vida, para disfrutar las bondades del Señor y estar continuamente en su presencia. R. 
  • La bondad del Señor espero ver en esta misma vida. Ármate de valor y fortaleza y en el Señor confía. R.

Evangelio
† Lectura del santo Evangelio
según san Lucas (14, 25-33)
El que no renuncie a todos sus bienes
no puede ser mi discípulo.

En aquel tiempo, caminaba con Jesús una gran muchedumbre y él, volviéndose a sus discípulos, les dijo: “Si alguno quiere seguirme y no me prefiere a su padre y a su madre, a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, más aún, a sí mismo, no puede ser mi discípulo. Y el que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo.

Porque, ¿quién de ustedes, si quiere construir una torre, no se pone primero a calcular el costo, para ver si tiene con qué terminarla? No sea que, después de haber echado los cimientos, no pueda acabarla y todos los que se enteren comiencen a burlarse de él, diciendo: ‘Este hombre comenzó a construir y no pudo terminar’.

¿O qué rey que va a combatir a otro rey, no se pone primero a considerar si será capaz de salir con diez mil soldados al encuentro del que viene contra él con veinte mil? Porque si no, cuando el otro esté aún lejos, le enviará una embajada para proponerle las condiciones de paz.

Así pues, cualquiera de ustedes que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo”.

Reflexión sobre el Evangelio

Este pasaje de la Escritura con frecuencia es mal entendido, pues parecería que el mismo Jesús está en contra de la ley de Dios que dice: "honrarás a tu padre y a tu madre", ¿cómo es que ahora nos pone como condición para seguirlo el aborrecerlos?

Para ello, basta leer con detenimiento el versículo 25, pues, Jesús nos está hablando de una "preferencia". Esto quiere decir que el Reino tiene precedencia incluso, sobre los valores que podríamos considerar más nobles como es el padre y la madre e incluso la misma vida. 

Por ello, al entrar en conflicto los valores del Reino con cualquier otro valor "incluido el de la familia", ha de tener prioridad el Reino, aun cuando esto pueda ser sumamente doloroso, pues exige renuncia y supone la cruz. Jesús nos invita a tenerlo como el valor central de nuestra vida. La pregunta que surge es: ¿Está realmente Jesús al centro de tu vida y de tus valores?

Oración

Señor, enséñame a hacer todo sin quejas ni discusiones para que sea, ante ti, irreprochable, sencillo y sin mancha. Hazme una antorcha brillante en el mundo, al presentar tus palabras de vida. Además de todo, Señor, enséñame a alegrarme y a regocijarme.

Acción

Hoy le diré directamente a Dios que se haga cargo de aquella cosa que tanto me he esforzado por solucionar o concluir y aún no he podido; con fe le pediré que me ayude con su gracia.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro

Adaptado de:
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa
Verificado en:
Ordo Temporis Ciclo B - 2018, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

Papa Francisco recuerda por qué es importante ir a Misa los domingos