Lecturas de la Misa del día y sus reflexiones – Miércoles 30 de enero de 2019.


Tiempo Litúrgico: Ordinario 
   Color del día: Verde   

Santoral:

Primera Lectura
Lectura de la carta a los
hebreos (10, 11-18)
Cristo hizo perfectos para siempre
a los que ha santificado.

Hermanos: En la antigua alianza los sacerdotes ofrecían en el templo, diariamente y de pie, los mismos sacrificios, que no podían perdonar los pecados. Cristo, en cambio, ofreció un solo sacrificio por los pecados y se sentó para siempre a la derecha de Dios; no le queda sino aguardar a que sus enemigos sean puestos bajo sus pies. Así, con una sola ofrenda, hizo perfectos para siempre a los que ha santificado.

Lo mismo atestigua el Espíritu Santo, que dice en un pasaje de la Escritura: La alianza que yo estableceré con ellos, cuando lleguen esos días, palabra del Señor, es ésta: Voy a poner mi ley en lo más profundo de su mente y voy a grabarla en sus corazones. Y prosigue después: Yo les perdonaré sus culpas y olvidaré para siempre sus pecados. Ahora bien, cuando los pecados han sido perdonados, ya no hacen falta más ofrendas por ellos.

Reflexión sobre la Primera Lectura

La novedad más grande del Nuevo Testamento es que la ley de Dios no es una ley escrita, sino una ley grabada en lo más íntimo de nuestro corazón. Es la inhabitación del Espíritu Santo que nos lleva con dulzura y convicción a hacer lo que agrada a Dios. 

Por ello, el cristiano no se deja llevar por sus pasiones, pues es el Espíritu quien conduce su vida, de manera que la ley del amor se manifieste en todo momento. Los mandamientos escritos por Moisés en la roca: No matarás, no robarás, no levantarás falso testimonio, quedan superados por una ley interior, que nos hace reconocer en cada persona a un hermano, el cual es sujeto de nuestro amor, por lo que no sólo no hago lo prohibido en la ley, sino que, impulsado por el amor de Dios, me siento movido incluso a perdonarlo y a buscar su bien en todo momento.

Dale más tiempo a tu oración personal, que es como el "alimento" del Espíritu, y verás cómo la ley del amor, impresa en tu corazón, comienza a desarrollarse y se manifiesta con ímpetu.

Salmo responsorial:
(Sal 109, 1. 2. 3. 4)
R/ Tú eres sacerdote para siempre. 
  • Esto ha dicho el Señor a mi Señor: “Siéntate a mi derecha; yo haré de tus contrarios el estrado donde pongas los pies”. R. 
  • Extenderá el Señor desde Sión tu cetro poderoso y tú dominarás al enemigo. R. 
  • Es tuyo el señorío; el día en que naciste, en los montes sagrados, te consagró el Señor antes del alba. R. 
  • Juró el Señor y no ha de retractarse: “Tú eres sacerdote para siempre, como Melquisedec”. R.

Evangelio
† Lectura del santo Evangelio
según san Marcos (4, 1-20)
Salió el sembrador a sembrar.

En aquel tiempo, Jesús se puso a enseñar otra vez junto al lago, y se reunió una muchedumbre tan grande, que Jesús tuvo que subir en una barca; ahí se sentó, mientras la gente estaba en tierra, junto a la orilla. Les estuvo enseñando muchas cosas con parábolas y les decía: “Escuchen. Salió el sembrador a sembrar. Cuando iba sembrando, unos granos cayeron en la vereda; vinieron los pájaros y se los comieron. Otros cayeron en terreno pedregoso, donde apenas había tierra; como la tierra no era profunda, las plantas brotaron enseguida; pero cuando salió el sol, se quemaron, y por falta de raíz, se secaron. Otros granos cayeron entre espinas; las espinas crecieron, ahogaron las plantas y no las dejaron madurar. Finalmente, los otros granos cayeron en tierra buena; las plantas fueron brotando y creciendo y produjeron el treinta, el sesenta o el ciento por uno”. Y añadió Jesús: “El que tenga oídos para oír, que oiga”.

Cuando se quedaron solos, sus acompañantes y los Doce le preguntaron qué quería decir la parábola. Entonces Jesús les dijo: “A ustedes se les ha confiado el secreto del Reino de Dios; en cambio, a los que están fuera, todo les queda oscuro; así, por más que miren, no verán; por más que oigan, no entenderán; a menos que se arrepientan y sean perdonados”.

Y les dijo a continuación: “Si no entienden esta parábola, ¿cómo van a comprender todas las demás? ‘El sembrador’ siembra la palabra.

‘Los granos de la vereda’ son aquellos en quienes se siembra la palabra, pero cuando la acaban de escuchar, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos.

‘Los que reciben la semilla en terreno pedregoso’, son los que, al escuchar la palabra, de momento la reciben con alegría; pero no tienen raíces, son inconstantes, y en cuanto surge un problema o una contrariedad por causa de la palabra, se dan por vencidos.

‘Los que reciben la semilla entre espinas’ son los que escuchan la palabra; pero por las preocupaciones de esta vida, la seducción de las riquezas y el deseo de todo lo demás, que los invade, ahogan la palabra y la hacen estéril.

Por fin, ‘los que reciben la semilla en tierra buena’ son aquellos que escuchan la palabra, la aceptan y dan una cosecha: unos, de treinta; otros, de sesenta; y otros, de ciento por uno”.

Reflexión sobre el Evangelio

Es curioso que a pesar de que Jesús ha sido muy, pero muy claro en la explicación de esta parábola, todavía después de tantos años muchos de nosotros seguimos con la actitud de sus oyentes, pues oyendo no entendemos. Si nosotros somos esa tierra fecunda, dispongámosla a la recepción de la Palabra. No cerremos nuestro corazón, ni dejemos que una vez sembrada sea ahogada por el mundo y sus seducciones.

Meditemos diariamente el mensaje que la Palabra, en sí misma, quiere darnos para nuestra vida cristiana. Vivir de acuerdo a la Palabra de Dios es nuestra única posibilidad de ser perfecta y santamente felices. Por ello, es una excelente costumbre cristiana el traer siempre consigo la Biblia. ¿Tú qué piensas?

Oración

Espíritu Santo, inhabítame y así santifícame, pues es el anhelo de mi corazón que todo mi ser, e incluso mis impulsos, estén dirigidos por tu presencia profunda en mi interior; recibe mi corazón como tu morada y hazlo como tú quieras, hazlo como Cristo. Amén.

Acción

Hoy durante el día le diré, de todo corazón y constantemente al Espíritu Santo:"Espíritu Santo, Habítame y Santifícame.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Ábrele tu corazón. 
Como María, todo por Jesús y para Jesús. 

Pbro. Ernesto María Caro 

Adaptado de: 
Evangelización Activa, La Misa de Cada Día (CECOR), Catholic.net, ACI Prensa 
Verificado en: 
Ordo Temporis Ciclo C - 2019, Conferencia Episcopal de Costa Rica

Nota destacada de la semana anterior

Vaticano se pronuncia sobre la salud del Papa Emérito Benedicto XVI