Papa Francisco: Un pontificado en camino alrededor del mundo

Viajes del Papa Francisco 2019.  (Vatican Media)

23 diciembre 2019, 13:11
Alessandro Gisotti – Ciudad del Vaticano  |  Vatican News

"Les confieso algo: no me gusta viajar". Estas son las palabras aparentemente sorprendentes que el Papa pronunció el 8 de junio pasado dirigiéndose a un grupo de jóvenes recibidos en el Vaticano como parte de la iniciativa del Tren de los Niños. De hecho, es bien sabido que, cuando era arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio rara vez dejaba su diócesis.

Pocos viajes internacionales, principalmente por América Latina o Roma para Sínodos y Consistorios. Sin embargo, Francisco siempre mantuvo vivo el espíritu del viajero, un espíritu misionero, que desde joven le hizo soñar con ir a Japón siguiendo los pasos de San Francisco Javier.

Un deseo que, de manera impredecible para el joven jesuita argentino, Bergoglio pudo cumplir este año como Papa al visitar la Tierra del Sol Naciente. A decir verdad, en su diócesis, la inmensa Buenos Aires, el futuro Papa nunca había estado quieto. De hecho, la recorrió por todas partes y casi siempre viajando en transporte público.

Una "cosa normal" para el obispo y luego cardenal argentino y que, sin embargo, despertó una gran sensación cuando, inmediatamente después de su elección para la Catedra de Pedro, se difundieron algunas fotos del nuevo Papa en clergyman como un viajero común en autobús en la capital argentina.

Por lo tanto, un obispo "en camino", callejero, en medio del pueblo y que prefería pasar tiempo en las Villas Miserias, en las "periferias existenciales" de la metrópoli, en lugar de en el centro de la ciudad. Un obispo, por lo tanto, siempre viajando dentro de su diócesis. Y así, cuando se convirtió en pastor de la Iglesia Universal, Francisco inmediatamente sintió que su diócesis era ahora el mundo y que tenía que partir de nuevo, con el mismo espíritu que lo había animado hasta ahora, pero en un espacio mucho más grande.

Además, en la misma audiencia con el Tren de los Niños, Francisco dijo a propósito de los viajes: “A mí me paso lo mismo que le pasa a los niños caprichosos: ¿no te gusta la sopa? ¡Dos platos! ¿No te gusta viajar? Harás salidas... Es cierto que en los viajes siempre encuentras personas, buenas personas y por tanto aprendes mucho".

En esta respuesta, tan simple y directa, encontramos el objetivo de los viajes del Papa Francisco: conocer gente, conocer los contextos. De alguna manera, como el Washington Post también señaló recientemente en un artículo de Chico Harlan, el Papa usa los viajes apostólicos para "reformar la Iglesia" poniendo al centro las periferias de las cuales extrae la savia para comenzar nuevos procesos de evangelización.

Un pontificado "itinerante", "sinodal", como se ve de manera sorprendente en este 2019, un año récord para los viajes apostólicos internacionales. Francisco ha realizado 7 viajes en los que ha visitado 11 países en 4 continentes. Necesitamos volver a 1982 y a San Juan Pablo II para registrar el mismo número de visitas que el Sucesor de Pedro más allá de las fronteras italianas.

 Por otro lado, es significativo que este año tan lleno de viajes internacionales coincida con el centenario de Maximum Illud de Benedicto XV sobre la actividad misionera en el mundo. Con sus viajes, Francisco subraya precisamente la dimensión intrínsecamente misionera del discípulo del Señor, llamado a ser "en salida" para anunciar la Buena Nueva en todo el mundo, porque ninguna tierra está lejos y ninguna persona es ajena a la Palabra de Dios.

Al "releer" los siete viajes de este año, también se pueden encontrar los grandes puntos de la acción pastoral de Bergoglio: los jóvenes, en el viaje a Panamá para la JMJ; el diálogo interreligioso, en los viajes a los Emiratos Árabes Unidos y Marruecos; el diálogo ecuménico, en sus visitas a Bulgaria y Macedonia del Norte y luego a Rumania.

Además de la defensa del medio ambiente y la atención a los pobres en su viaje a Mozambique, Madagascar y Mauricio; y finalmente la paz y la promoción de los derechos de las mujeres y los niños fueron los puntos clave de su viaje asiático de dos etapas a Tailandia y Japón.

Al saludar a los periodistas en el vuelo a Tailandia, el Papa observó que "es muy bueno que la gente esté informada y también que conozca las culturas que están lejos de Occidente". Con sus viajes, Francisco realmente trae luz a los rincones del mundo donde los medios de comunicación nunca irían, pero que gracias a su presencia se vuelven "visibles" para la comunidad internacional, llamados a ocuparse de pueblos y tierras que de otro modo serían olvidados.

La "cultura del encuentro" también se está abriendo camino a través de sus viajes. Viajes que duran mucho más allá del momento en que el Papa se sube al avión para regresar a Roma. No solo por las personas sino también por él, quien, en una entrevista, le confió que llevaría a las personas que conoció mientras viajaba en su corazón, para rezar "por ellos, por las situaciones dolorosas y difíciles", "para que se reduzcan las desigualdades que he visto".

Fuente:
https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2019-12/papa-francisco-viajes-apostolicos-2019-pontificado-resumen-paz.html

Nota destacada de la semana anterior

La Iglesia concede la indulgencia plenaria a enfermos de coronavirus, médicos y familiares