Papa Francisco: Chipre y Grecia, viaje a las fuentes de la fraternidad y la humanidad


27 noviembre 2021, 12:00
Isabella Piro - Ciudad del Vaticano | Vatican News

"Una peregrinación a las fuentes": así define el Papa Francisco su próximo viaje apostólico internacional que, del 2 al 6 de diciembre, lo llevará a Chipre y Grecia. Sus palabras resuenan en un videomensaje dirigido a los habitantes de ambos países, "a todos -subraya el Pontífice- no sólo los católicos".

A ellos, el Papa les comunica "la alegría" de visitar estas "magníficas tierras, bendecidas por la historia, la cultura y el Evangelio", tras las huellas de "grandes misioneros", como "los apóstoles Pablo y Bernabé".

El camino sinodal y el estímulo a los católicos

La primera fuente de la que el Pontífice podrá saciar su sed es la de la fraternidad, "tan preciosa" sobre todo en el contexto del viaje sinodal:

Hay una "gracia sinodal", una fraternidad apostólica que deseo tanto y con gran respeto: es la expectativa de visitar a los queridos beatos Crisóstomos y Ieronymos, Jefes de las Iglesias Ortodoxas locales. Como hermano en la fe, tendré la gracia de ser recibido por ustedes y de encontrarme con ustedes en el nombre del Señor de la Paz.

Y el abrazo fraterno será también con "las hermanas y hermanos católicos" que, en esas tierras, representan "pequeños rebaños" amados por el Señor: a ellos, el Papa llevará "con afecto el aliento de toda la Iglesia católica".

Puertos abiertos y acogida de migrantes, refugiados y desplazados

La segunda fuente indicada por el Pontífice, sin embargo, es "la fuente antigua de Europa": Chipre, de hecho, representa "una rama de Tierra Santa en el continente", mientras que "Grecia es el hogar de la cultura clásica". Europa, por tanto, subraya Francisco, "no puede prescindir del Mediterráneo, un mar que ha visto la difusión del Evangelio" y el desarrollo de grandes civilizaciones:

“El mare nostrum, que conecta tantas tierras, nos invita a navegar juntos, a no dividirnos yendo cada uno por su lado, especialmente en este periodo en el que la lucha contra la pandemia sigue exigiendo mucho compromiso y la crisis climática se cierne sobre nosotros. El mar, que acoge a muchos pueblos, con sus puertos abiertos nos recuerda que las fuentes de la convivencia están en la acogida”

No explotar a los que huyen de la guerra y la pobreza

De ahí el fuerte llamamiento del Papa a no olvidar a los migrantes, a los refugiados:

“Pienso en los que, en los últimos años y todavía hoy, huyen de las guerras y la pobreza, que desembarcan en las costas del continente y en otros lugares, y no encuentran hospitalidad, sino hostilidad e incluso son instrumentalizados. Son nuestros hermanos y hermanas. ¡Cuántos han perdido la vida en el mar! Hoy, el Mare Nostrum, el Mediterráneo, es un gran cementerio”

Fraternidad e integración, fuentes de convivencia común

La tercera fuente del viaje, por tanto, será la de la humanidad: estará representada concretamente por la parada en Mitilene - Lesbos, donde el Papa irá en la mañana del 5 de diciembre para encontrarse con los refugiados. Igual que lo hizo hace cinco años en la misma isla:

"Peregrino en la fuente de la humanidad, iré de nuevo a Lesbos, con la convicción de que las fuentes de la vida en común sólo volverán a florecer en la fraternidad y la integración: juntos. No hay otro camino, y con esta ilusión voy hacia ustedes".

35º viaje internacional de Francisco

Por último, el Papa invoca la bendición del Señor sobre todos los habitantes de Chipre y Grecia, llevando en su corazón sus "expectativas, preocupaciones y esperanzas". Cabe recordar que la próxima visita será el 35º viaje apostólico internacional del Pontífice, el tercero en este 2021, tras la histórica visita a Iraq en marzo y la peregrinación a Budapest y Eslovaquia el pasado septiembre.

En concreto, Francisco será el segundo Papa que visita Chipre y Grecia: Benedicto XVI, de hecho, visitó la isla del Mediterráneo oriental en 2010, mientras que San Juan Pablo II hizo una parada en el país heleno en 2001.

Fuente:

Entrada destacada

Las 12 promesas de Jesús a los devotos de su Sagrado Corazón